Aprobada una nueva línea de financiación para la internacionalización de empresas

El Fondo se enmarca en el Plan de Recuperación para el periodo 2021-2023

línea de financiación

El Gobierno ha aprobado una nueva línea de financiación de 50 millones de euros para promover la internacionalización de las empresas. El Fondo se enmarca dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para el periodo 2021-2023.

La línea aprobada en Consejo de Ministros ofrece financiación a las empresas para que puedan realizar estudios de viabilidad, asistencias técnicas, planes sectoriales, consultorías, ingenierías y otros estudios para mejorar proyectos que tengan que ver con la internacionalización de las empresas.

Los agentes públicos serán los principales beneficiarios de estas ayudas. Excepcionalmente, se podrán beneficiar de las mismas las entidades privadas. En estos casos, se deberá justificar la necesidad de conceder esta ayuda. Asimismo, se priorizarán aquellos estudios que se ejecuten en África y Asia.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, considera que la internacionalización de las empresas es “un activo” que refuerza la competitividad española en el exterior y su capacidad de resiliencia. Para ello, se prima la diversificación geográfica y sectorial.

Refuerzo internacional

Reyes Maroto recuerda que el Plan de Recuperación prevé medidas que ayuden a reforzar a las empresas y las apoyen de cara a la exportación de sus productos y a su internacionalización e inversión en el exterior. “Entre estos programas, se encuentra esta Línea de financiación no reembolsable de Estudios para estudios de viabilidad y modernización sectorial e institucional con cargo al FIEM, un nuevo instrumento para mejorar la exportación de elevado valor añadido”, ha expuesto la ministra.

Por otro lado, con la financiación de los estudios de viabilidad, consultorías y asistencias técnicas las empresas podrán detectar y descubrir proyectos nuevos y podría suponer una oportunidad para que las compañías lleguen a ejecutarlos. Estos, además, facilitan la exportación de bienes y servicios de elevado valor añadido. “El arrastre exportador es inmediato para la propia empresa de consultoría que ejecuta el contrato”, indican desde el Gobierno, donde detallan que de esta acción derivan otros efectos indirectos como la posibilidad de ejecutar nuevos contratos.

Normas
Entra en El País para participar