Los gasistas advierten de que el Gobierno puede incurrir en un déficit tarifario estructural

Pide también rebaja fiscales como las aplicadas a la electricidad

Joan Batalla, presidente de Sedigás.
Joan Batalla, presidente de Sedigás.

La Asociación Española del Gas, Sedigás, ha criticado que en las medidas establecidas por el Gobierno para amortiguar la subida del precio de la electricidad no se rebaje la fiscalidad que afecta a los consumidores de gas.

De este modo, la patronal lamenta que el Ministerio para la Transición Ecológica no utilice los mismos criterios para todas las energías a la hora de proteger a los consumidores vulnerables.En su opinión, lo más apropiado es que el gas se beneficie también de la rebaja del IVA y del Impuesto Especial de Hidrocarburos para que tenga un tratamiento equilibrado con la electricidad.

La asociación gasista recuerda que el gas va a ser uno de los escasos suministros básicos de los hogares que mantendrán el IVA en un tipo del 21%, frente al agua o la electricidad, con un 10%. Además, señala que el gas natural soportará en su integridad el tipo vigente del Impuesto Especial de Hidrocarburos (0,234 céntimos el kilovatio hora).

Por eso, insta al Gobierno a que extienda las rebajas fiscales a la electricidad al resto de fuentes de energía, que en el caso del gas afecta a 8 millones de consumidores. También asegura que el Ministerio no ha proporcionado la información mínima necesaria para valorar el mecanismo de atenuación inmediato del incremento del coste de la materia prima incluido en la tarifa de último recurso (TUR) y cómo se verá recuperado en las futuras revisiones a partir del segundo trimestre de 2022.

En este sentido, explica que esperará a conocer los detalles técnicos del mecanismo que deberá desarrollar Transición Ecológica para hacer una valoración ante la posibilidad de que se pueda incurrir en un déficit tarifario estructural para el sistema gasita, que pudiera poner en riesgo su sostenibilidad económico-financiera y cuestionar el proceso de liberalización del sector que se emprendió hace más de dos décadas.

La patronal gasista ha aprovechado para volver a criticar la propuesta de creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), que dice que supondrá una fuerte discriminación geográfica para los consumidores de fuentes de energía no eléctricas, al sacar los gastos de la factura de la electricidad para hacerlos recaer sobre el resto de fuentes de energía, entre ellos el gas.

Según Sedigas, las zonas despobladas, que están en zonas climáticas continentales con temperaturas más bajas y que utilizan menos la electricidad, se verán afectadas en mayor medida por la subida que originará la contribución que los comercializadores de hidrocarburos tendrán que hacer a ese fondo, destinado a cubrir parte de los costes fijos de la factura eléctrica para sufragar gastos del sistema.

Normas
Entra en El País para participar