¿En qué consiste el fondo que plantea el Gobierno para costear las energías renovables?

Tiene el objetivo de rebajar un 13% la factura de la luz en cinco años tras sacar del recibo el coste de las primas a las energías renovables

FNSSE fondo

Los consumidores, ya sean particulares o empresas, son los que cargan actualmente con los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore) bajo el sistema energético actual. Pues esto parece que dejará de ser así. El Gobierno plantea la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE).

¿De qué se trata el FNSSE?

El fondo pretende asumir los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore), que ascienden a unos 7.000 millones de euros al año, correspondientes a las inversiones hechas en la primera parte del siglo.

¿Cuál es su objetivo?

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico señala que la creación del fondo tiene un triple objetivo: evitar subidas en el precio de la electricidad, dar señales claras de electrificación de la economía y aportar certidumbre, sostenibilidad y equilibrio al sistema que permita la movilización de las inversiones necesarias en los próximos años. En definitiva, aspira a rebajar un 13% la factura de la luz en cinco años tras sacar del recibo el coste de las primas a las energías renovables

¿Cuándo se implantará?

El fondo, que estará gestionado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), será un nuevo ingreso del sistema eléctrico que sustituirá gradualmente, en un periodo de cinco años, los cargos fijos del sistema eléctrico del Recore incluidos actualmente en los peajes de acceso de la factura eléctrica. El objetivo es que ese trasvase del importe de la retribución a las renovables sea proporcional, siendo el primer año del 20%, para el segundo alcanzar el 40% y el tercero el 60%, hasta alcanzar el 100% al quinto ejercicio.

¿Quién lo asumirá?

Las compañías petroleras, entre las que destacan Repsol, Cepsa o BP, son las que más sufrirán las consecuencias. Según la memoria económica que acompaña al anteproyecto de ley impulsado por el Gobierno, las petroleras cargarán con la financiación del 43,7% de las primas a las energías renovables para 2025, lo que supone unos 2.085 millones de euros (ver gráfico). En total, en 2021, los comercializadores de todos los sectores energéticos deberían aportar al fondo 954 millones de euros, el 20% de las primas previstas para dicho año.

La memoria económica también recoge que el Ejecutivo barajó la posibilidad de financiar las renovables mediante los Presupuestos Generales del Estado, pero quedó descartada debido a la coyuntura actual desde el punto de vista de ingresos y gastos públicos.

La industria, en contra

La Alianza para la Competitividad de la Industria Española advierte al Gobierno de que el fondo supondrá un coste energético adicional a la industria de 2.650 millones de euros y que, por tanto, se pone en peligro su "competitividad".

La alianza -constituida por las patronales Anfac (automoción), AOP (refino), Aspapel (papel), Feique (química y farmacia), FIAB (alimentación y bebidas), Oficemen (cemento) y Unesid (siderurgia)-asegura que la creación del FNSSE, pendiente del dictamen del Consejo de Estado, puede "agravar la situación de la industria española y poner en riesgo su futuro", después de que haya perdido, desde la crisis económica de 2008, casi un 30% del tejido productivo y un 20% del empleo, y en una situación en la que se ha registrado un "extraordinario" incremento de los costes del gas y la electricidad en España.

Normas
Entra en El País para participar