Infraestructuras

Globalvía toma el control de dos autopistas en Santiago de Chile por unos 340 millones

Compra a Brookfield el 34% de Autopista Vespucio Norte y Túnel de San Cristóbal

Auropista Américo Vespucio Norte, en Santiago de Chile.
Auropista Américo Vespucio Norte, en Santiago de Chile.

La concesionaria española Globalvía vuelve a invertir al otro lado del Atlántico. Lo ha hecho en Chile, donde ha alcanzado un acuerdo con el fondo Brookfield para hacerse con el 34% de Autopista Vespucio Norte y Túnel de San Cristóbal, ambas ubicadas en Santiago de Chile. Esa participación ofrece el control efectivo y está valorada, según fuentes del mercado, en unos 340 millones de euros.

Las compañías han eludido ofrecer el importe de la operación, y la española que dirige Javier Pérez Fortea se limita a comentar que este nuevo movimiento forma parte del plan de crecimiento respaldado por sus accionistas, los fondos de pensiones OPTrust (Canadá), PGGM (Países Bajos) y USS (UK).

Globalvía se refuerza en el maduro mercado chileno de concesiones, donde ya contaba con tres activos bajo gestión (Autopista del Itata, Autopista del Aconcagua, y Autopista Costa Arauco) y sumará 430 kilómetros en concesión.

Qué ha comprado la española

La Vespucio Norte, de 29 kilómetros de longitud, tiene 17 pórticos para detectar el paso de vehículos sin necesidad de realizar paradas. Se trata de una infraestructura de circunvalación clave en Santiago al atender a ocho comunas de la capital (Huechuraba, Recoleta, Conchalí, Quilicura, Renca, Cerro Navia, Pudahuel y Maipú) con alta densidad de población y desarrollo tanto industrial como comercial.

Su plazo de explotación es de 35 años a partir de la constitución de la concesionaria en julio de 2002. El año pasado su tráfico descendió un 23% por el efecto de la pandemia, registrándose un total de 230 millones de transacciones (85% de vehículos ligeros y 15% pesados). Los ingresos superaban los 110 millones de euros antes de la crisis sanitaria, bajando a 91 millones de euros en 2020 (según el cambio actual).

La anterior autopista urbana se conecta con Providencia, Vitacura, Las Condes, Santiago Centro y Ñuñoa a través del Túnel San Cristóbal. La autopista, de 4 kilómetros, incluye dos túneles paralelos de 1,8 kilómetros y dos carriles cada uno. Constituida en julio de 2005, la concesionaria tiene 35 años de plazo de explotación.

La intensidad media de vehículos en Túnel San Cristóbal fue de 37.721 diarios en 2020, un 38% por debajo del volumen de 2019. El volumen de transacciones fue de 13,8 millones, el 93,4% derivadas del tráfico ligero. Los ingresos el año pasado fueron de 8,6 millones de euros tras un desplome del 31%.

Banco Santander, E&Y, VTM, Typsa, AON, y Munita & Olivarría han prestado asesoramiento a la compradora, que también se ha apoyado en el consejo jurídico de Barros & Errázuriz. La operación está supeditada al visto bueno de los financiadores de las concesionarias.

La canadiense Brookfield contaba con el 34% de ambos activos vendidos a Globalvía a través de Brookfield Americas Infrastructure. Otro 33% queda en manos de Apoquindo (CMB Prime y Ardian al 50%), que entró en febrero del año pasado comprando a la propia Brookfield, e Infraestructura Alpha (Frontal Trust un 70% y Banchile el 30%) es titular del 33% restante.

Al margen de su presencia en Chile, Globalvía tiene concesiones en España, Portugal, Irlanda, México, Costa Rica y EE UU.

Normas
Entra en El País para participar