Deporte

LaLiga se alía con Sorare para impulsar su negocio global a través del ‘blockchain’

Firma por cinco años con la empresa participada por Piqué y Griezmann

LaLiga se alía con Sorare para impulsar su negocio global a través del ‘blockchain’

LaLiga abre nuevas vías de patrocinio para ampliar su relevancia internacional y reducir la dependencia de los derechos audiovisuales. Lo hace con su primera incursión en la economía digital, territorio hasta ahora inexplorado por la patronal y que gana peso en el mundo financiero, a través de herramientas como las criptomonedas o los tokens.

LaLiga ha firmado un acuerdo de cinco años de duración con Sorare, la compañía de fútbol fantasy en la que han invertido futbolistas como Gerard Piqué o Griezmann, y que en su última ronda de financiación captó 50 millones de euros.

Esta plataforma, que se convierte en uno de los principales socios del torneo, permite a sus usuarios competir entre ellos en ligas para las que confeccionan sus propias plantillas de futbolistas. Pero, sobre todo, permite coleccionar tarjetas digitales de estos. Estas, como si fuesen acciones, se revalorizan o deprecian según su rendimiento.

“Lanzamos el juego hace 18 meses y ya tenemos medio millón de usuarios sin hacer marketing específico. El acuerdo con LaLiga va a ser un gran impulso”, comenta a CincoDías el consejero delegado y cofundador de Sorare, Nicolas Julia. Este estima en 2.000 millones de euros el valor de las transacciones que se van a generar en la plataforma durante este año.

Una cifra que se explica por la exclusividad de las tarjetas. Estas se lanzan como tokens no fungibles, o NFT por sus siglas en inglés. A diferencia de una criptomoneda, son activos digitales únicos y escasos, lo que les convierte en objeto de coleccionistas. Otros sectores, como el artístico, también han entrado de lleno en este ámbito, que se asienta sobre la tecnología blockchain, lo que permite su trazabilidad y su verificación continua como activos de alto valor.

El acuerdo, el primero que Sorare sella con una liga de fútbol, permite que todos los jugadores de LaLiga tengan su tarjeta. “Hace 18 meses creamos un equipo específico para el mundo blockchain. No queríamos acuerdos oportunistas. Los NFT son una buena forma de empezar, y con Sorare sabemos quiénes están detrás. Estamos abordando cómo aproximarnos a este mundo y este es el primer resultado”, dice el director general de LaLiga, Óscar Mayo.

Este descarta patrocinios con plataformas de criptodivisas u otros activos financieros digitales. “Son operaciones para gente experta. Si lo promocionamos como algo mayoritario puede ser un problema”, dice Mayo. “Otra cosa es que bajo tecnología blockchain hagamos licencias para juegos específicos u otro tipo de verticales asociados a la competición”, aclara.

En lo básico, el acuerdo con Sorare es una forma de explotación de las licencias de LaLiga, como ya hace con Panini con los cromos o con EA Sports y su FIFA con los videojuegos. En este caso, la novedad es la “propiedad” de los jugadores por parte del usuario. “Es una manera de estar más cerca de la competición. La industria del gaming se ha construido de tal manera que los aficionados gastan dinero en los juegos, pero no poseen nada. Queremos que nuestros usuarios sean también coleccionistas”, dice Nicolas Julia. Este cifra en un 40% el negocio de Sorare que se genera en Europa. El otro 60% se reparte entre Reino Unido, EE UU y Asia.

Promoción internacional

El alcance internacional de Sorare, que llega a 150 países, es un punto clave del acuerdo. Los equipos podrán acceder a un programa de marketing dentro de la plataforma para aprovechar su carácter global, accediendo a datos como las regiones en las que sus jugadores son más solicitados o tienen una mayor demanda, con el objetivo de focalizar en ellas sus esfuerzos de promoción.

“Vemos el acuerdo como una ambición para crecer a nivel internacional, que es lo que debemos hacer para seguir compitiendo. Sorare tienen un plan de crecimiento en América y Asia que nos puede ayudar”, dice Óscar Mayo.

Este es ambicioso respecto a la capacidad de LaLiga para generar nuevos patrocinios, que llegarán a 120 millones esta temporada. Para Mayo, en cuatro años se deberían pasar “cómodamente” los 200 millones, un horizonte que hace poco más de un año se fijaba para un máximo de siete años.

La alianza con CVC, que será propietario de un 10% de estos activos, ayudará en el proceso. “Ese objetivo está fijado en el acuerdo. Hemos hecho un despliegue internacional potente, ahora el 50% de los ingresos vienen de fuera. Hemos tenido un gran crecimiento estos años y ahora la idea es seguir generando líneas de negocio, como el tema de las licencias a través del blockchain”, resume Mayo.

Por su parte, Sorare quiere firmar acuerdos similares con las 20 principales ligas de fútbol, y se prepara para dar el salto a otros deportes. “Todos los grandes deportes con potencial para nuestro fantasy los estamos estudiando”, dice Julia.

Normas
Entra en El País para participar