Indra se adjudica un contrato para modernizar los radares del Ejército del Aire por 120 millones

Gracias a su tecnología, estos radares despejarán el camino para el despliegue completo de la red 5G en España

Sede de Indra, en Madrid.
Sede de Indra, en Madrid.

Indra se ha hecho con un contrato por 120 millones para modernizar la red de vigilancia aérea del Ejército del Aire. En concreto Indra dotará al Ejército del Aire con el Lanza 3D, uno de los radares más avanzados, preparado para detectar una gran diversidad de blancos, incluidos los cazas de quinta generación.

Con esta operación se completará el despliegue de este radar en todos los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVAs) del Ejército del Aire, lo que convertirá a España en uno de los países con una defensa aérea más sólida. Los nuevos radares Lanza 3D se suministrarán en versión fija
y desplegable y son un elemento central del Sistema Integrado de Defensa Aérea y Antimisil de la OTAN (Natinamds).

Estos sistemas destacan por su elevada capacidad de detección a larga distancia de todo tipo de aeronaves en vuelo, incluyendo los cazas de quinta generación que incorporan las tecnologías de baja detectabilidad (stealth). También localiza con precisión aeronaves remotamente tripuladas y misiles balísticos tácticos, garantizando la necesaria alerta temprana del sistema de defensa en los entornos operativos más demandantes (por ejemplo, a muy baja cota y en presencia de perturbaciones y contramedidas electrónicas).

Impulso a la red 5G

Por otra parte, los nuevos radares fijos desarrollados por Indra facilitarán el despliegue de la red de comunicaciones 5G en España. Los Lanza 3D, gracias a su tecnología, despejarán el camino para el despliegue completo y sin limitaciones de un servicio que multiplicará por diez la velocidad de las comunicaciones, al sustituir a otros radares de tecnología no nacional, en fase final de su vida y que en este momento están operando en una banda de frecuencia que interfiere con este tipo de comunicaciones.

El Ejército del Aire recibió en la primera década de 2000 los diez primeros radares de Indra, que fueron desplegados en los EVAs, por entonces conocidos como el Sistema de Mando y Control Aéreo. Desde entonces, estos sistemas no han dejado de evolucionar y perfeccionarse hasta convertirse en uno de los más avanzados del mercado.

Indra desarrolla proyectos críticos para la defensa nacional de los países para los que trabaja, participa en los grandes programas europeos y en el marco de la OTAN.  Y es que, la compañía es uno de los principales fabricantes de radares del mundo. La protección del espacio aéreo europeo, la supervivencia del Eurofighter y de los buques de varias Armadas e incluso la protección de satélites en órbita dependen del dominio que la compañía española tiene de esta tecnología. Indra ha ganado todas las licitaciones abiertas por la Alianza en los últimos quince años para hacerse con este tipo de sistema.

En San Fernando de Henares, Indra cuenta además con una de las mayores factorías de radares de Europa con más de 7.000 metros cuadrados y 200 profesionales especializados. Los ingenieros de la compañía están detrás del diseño del Captor, el radar que aporta su superioridad al Eurofighter y le permite 'ver sin ser visto'.  También ha desarrollado radares que protegen fragatas, buques y submarinos de varias Armadas de todo el mundo.

Normas
Entra en El País para participar