La “prosperidad común” de Xi es una caja negra financiera

Los inversores no saben en qué se emplearán las grandes sumas altruistas que aportarán Alibaba o Tencent

Logo de Alibaba.
Logo de Alibaba. reuters

La “prosperidad común” del presidente Xi Jinping se está convirtiendo en una caja negra financiera. Alibaba y Tencent han prometido 100.000 millones de yuanes (13.000 millones de euros) cada una a la causa del presidente chino para aliviar la desigualdad. Sin embargo, los inversores no saben cómo se emplearán estas enormes sumas.

Alibaba, de 400.000 millones de euros, se convirtió el viernes en la última en subirse al carro del altruismo. Tras anuncios similares de sus compatriotas Tencent, Pinduoduo y otros, el gigante del comercio electrónico destinará para 2025 100.000 millones de yuanes, aproximadamente dos tercios de los beneficios del grupo en el último año fiscal, a 10 iniciativas que incluyen la ayuda a las pequeñas empresas, la mejora de las infraestructuras tecnológicas y sanitarias en las zonas menos desarrolladas y la protección de los trabajadores de la economía colaborativa.

La medida marca una lista de buenas acciones corporativas que debería de complacer a Pekín. Además de las medidas regulatorias en los sectores tecnológico, inmobiliario y otros sectores privados que antes iban por libre, los funcionarios, preocupados por las bajas tasas de natalidad, han puesto la mira en los ingresos “excesivamente altos”, las caras tasas de matrículas educativas, los altos precios de la vivienda y otros males de la sociedad.

La responsabilidad social de las empresas es bienvenida. El problema es que las personas ajenas a las compañías tienen una visibilidad limitada de cómo se utilizarán las ganancias de los accionistas. Las iniciativas de Alibaba, que según la empresa serán gestionadas por un comité de trabajo dirigido por el jefe Daniel Zhang, parecen una mezcla de costes de investigación y desarrollo, aumento de los gastos generales, nuevos negocios y subvenciones adicionales, además de las tradicionales donaciones benéficas y filantrópicas. Los márgenes de ebitda ajustados ya han disminuido, hasta el 24% en los tres meses hasta junio desde el 33% del año anterior, debido a las inversiones en “áreas estratégicas clave”.

El mayor riesgo es que estas promesas no son costes únicos. Las autoridades podrían revocar pronto el trato fiscal preferente para muchas empresas que antes se consideraban de alta tecnología. Los analistas de Citi calculan que la aplicación del tipo mixto estándar del 25% al fabricante de videojuegos Tencent a partir del segundo trimestre de este año le restaría aproximadamente un 9% de los beneficios anuales ajustados tanto en 2022 como en 2023.
El aumento de las multas por infracciones antimonopolio y de otros tipos, así como una serie de nuevos requisitos sobre la privacidad de los datos y los consumidores, también reducirán los márgenes de beneficio. El coste de hacer negocios en la República Popular no solo está subiendo, sino que está dando un cambio radical.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías