La luz baja este viernes por primera vez en una semana, pero aún marca su segundo máximo

Se situará en 137,7 euros el megavatio hora

La ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera. EFE

El precio de la electricidad en el mercado mayorista bajará este viernes por primera vez en una semana y tras registrar cuatro récords consecutivos, aunque continúa en su segundo máximo histórico. Se situará en 137,7 euros el megavatio hora (MWh), según previsiones del operador del mercado Omie.

De este modo, la tregua es pequeña y tan solo supone un 1,84% menos, es decir, 2,53 euros, en comparación con el máximo histórico 140,23 €/MWh fijados para el jueves. La electricidad se moverá así este viernes en una horquilla de entre 147,57 y 119,42 euros el megavatio hora. El pico máximo tendrá lugar a las 22.00 horas, mientras que el menor coste se producirá a las 17.00 horas.

En estos tres primeros días de septiembre se han registrado así los tres precios más altos jamás vistos en el mercado mayorista. Hasta ahora, agosto ha sido el mes más caro de la historia, después de registrar ocho récords consecutivos y cerrar con un precio medio de 105,94 euros.

Entre otros factores, el mercado mayorista está marcado por el incremento de los precios de los derechos de emisión de CO2 y del gas, a los que se ha unido el incremento de la demanda por las altas temperaturas y una menor contribución de las renovables.

De hecho, el gas continúa su escalada y el precio medio del hub español hasta el 27 de agosto se situó en 44,21 €/MWh, un 21,2% superior a julio y un 381,2% mayor frente a agosto de 2020, según el último boletín de precios de mercados de GasIndustrial. Por su parte, la tonelada de CO2 superó los 56 euros en agosto, mientras que en los tres días que van de septiembre alcanza ya los 60,05 euros [33,43 euros en enero], según datos de SendeCO2.

Cambios en la tarifa regulada

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, mostró a principios de agosto su predisposición a modificar la tarifa regulada con el objetivo de reducir su dependencia del mercado mayorista y estabilizar el recibo eléctrico, y así lo confirmó este lunes en el Congreso de los Diputados.

Según explicó Ribera, una de las líneas de trabajo para limitar la variabilidad de la PVPC pasa por "integrar en parte una cesta de indicadores más estables" que permitan mantener horquillas de precios más estables. Advirtió de que "esta mayor seguridad" supondrá que se interiorice parte de la prima de riesgo de reducción de la volatilidad. "Hay que ser cautos con respecto a cuáles son los indicadores a los que se indexa y en qué momento se produce esta indexación", dijo.

Otra de las líneas en las que trabaja Transición Ecológica consiste en reducir el volumen de la energía que participa en el mercado mayorista, de modo que este se convierta en "en un mercado de ajustes".

Ribera también recalcó que existen otros sistemas para "achicar" el mercado mayorista, como son la contratación bilateral, el autoconsumo, las comunidades energéticas locales, el fomento de la eficiencia energética, las subastas de renovables o la regulación de los mercados de capacidad y almacenamiento. "Hay que evitar que, como ocurre hasta ahora, las centrales de ciclo combinado de gas vendan a precios de escasez", denunció.

Control a las hidroeléctricas

La vicepresidenta tercera tildó de "escandalosa" la reducción de volúmenes de agua embalsada que están realizando algunas compañías y afirmó El Gobierno trabaja ya en la aplicación del artículo 55 de la Ley de Aguas para “tener orden” en este tipo de concesiones. Este artículo recoge el control de los embalses y las facultades de las confederaciones hidrográficas para la gestión de estas centrales.

Ribera apuntó directamente a la generación hidroeléctrica, y no al gas natural, como responsable del incremento disparatado de la electricidad, acusando a las empresas eléctricas que gestionan centrales hidroeléctricas de no mostrar “ninguna empatía social”.

La energía hidroeléctrica, y no las centrales de ciclo combinado, ha marcado el precio en el mercado mayorista en el 65% de las horas de junio, en el 64% de las de julio y en el 59% de las de agosto. En buena parte de estas horas los precios han sido varias veces los registrados el año anterior, a pesar de que los embalses son los mismos y de que la generación eléctrica depende de algo tan sencillo como abrir o cerrar una compuerta.

Esta generación no supone coste variable alguno, pero sí el llamado coste de oportunidad: gracias al embalse, la central tiene la posibilidad de ofertar la energía en el momento que quiera, por lo que puede maximizar sus ingresos teniendo en cuenta el agua embalsada, las previsiones de lluvias y las previsiones de precio de venta de electricidad a futuro.

Montero garantiza una fiscalidad a la baja

La ministra de Hacienda y Política Territorial, María Jesús Montero, ha garantizado el mantenimiento de una política fiscal favorable mientras que continúe la cronoescalada del precio de la energía y afecte a la factura del recibo de la luz, recordando que hasta final de año se mantendrá el IVA en el 10% frente al 21% previo y suspendido el impuesto del 7% a la generación. Según el Ejecutivo, la aplicación de ambas medidas fiscales tiene un impacto del 12% en los hogares.

El Gobierno también ha aprobado el suministro mínimo vital y su entrada en vigor aportará una protección adicional a los consumidores vulnerables, al impedir que se les corte el suministro eléctrico de un modo temporal -cuatro meses adicionales a los cuatro meses ya contemplados en la normativa vigente en caso de impago- y de acuerdo con los servicios sociales.

Normas
Entra en El País para participar