La llegada de viajeros extranjeros en julio no llegó ni a la mitad de los niveles prepandemia

Baleares fue la gran beneficiada, con un 30% de los viajeros, y Francia y Alemania superaron a Reino Unido como grandes mercados emisores

Turismo julio 2021 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Julio de 2021 no fue el primer mes de la temporada alta de la salida de la crisis turística. En ese mes llegaron a los principales destinos de España 4,39 millones de viajeros extranjeros, casi el doble de los recibidos en el mismo mes de 2020 (2,46 millones), pero menos de la mitad de los que llegaron en un ejercicio prepandemia (9,8 millones). Una recuperación menor de la esperada que se vió compensada solo parcialmente por el turismo nacional, que recuperó niveles prepandemia en el número de pernoctaciones y llegadas.

“Estos datos reflejan la gradual recuperación del turismo internacional y muestran que España ha conseguido ser percibida como un destino seguro por millones de viajeros. La confianza de los turistas internacionales en nuestro país se debe al eficaz avance del proceso de vacunación, que nos sitúa a la cabeza de las potencias mundiales, unido al liderazgo demostrado por el sector turístico español en el desarrollo y despliegue de estrictos protocolos de seguridad”, destacó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Los datos hechos públicos por el INE esta mañana constatan que las restricciones al movimiento en algunos mercados emisores, la obligatoriedad de pruebas diagnósticas como PCR que encarecieron los viajes a las familias y el temor a contagiarse pesaron más en la decisión del turista extranjero, que optó mayoritariamente por hacer vacaciones en su país o no viajar el pasado verano.

El ajuste más grande se produjo en Reino Unido, el mayor mercado emisor de España hasta la pandemia. En julio de 2019 envió 2,1 millones de viajeros a España; doce meses después la cifra se desplomó hasta los 379.039 y en julio de 2021 apenas ha avanzado hasta los 555.183. De este modo, Reino Unido, muy castigada por el coronavirus y con múltiples restricciones a los viajes, solo envió en julio a España uno de cada cuatro turistas que mandaba antes de la pandemia. Eso ha hecho que perdiera el liderazgo como mercado emisor, superado por Francia (874.189) y Alemania (707.331), ambos también muy por debajo de los niveles prepandemia.

El mayor incremento se produjo en los Países Nórdicos, que se situaron como el cuarto mercado más relevante, con casi 299.000 viajeros, con un alza del 216%, lo que podría ser un avance del impacto positivo en Canarias, que empieza en octubre su temporada alta, en la que Suecia, Noruega y Finlandia juegan un papel muy relevante.

Por comunidades autónomas, la más beneficiada fue Baleares, que recibió 1,32 millones de turistas extranjeros, el 30% del total, gracias al tirón del mercado alemán, espoleado por las pruebas piloto realizadas antes del verano. En segundo lugar figura Barcelona, con 814.310 viajeros y un alza del 86,3%, también beneficiada por la eclosión del turismo francés, beneficiado por el hecho de que los desplazamientos evitan el viaje en avión. También experimento un fuerte crecimiento Madrid, con un alza anual del 187,2%, gracias a la buena evolucion del mercado americano, que concentró una de cada tres llegadas. Otro dato llamativo de la encuesta y que refleja los cambios que la pandemia ha provocado en los mercados emisores es que Países Nórdicos fue el primer mercado emisor de Andalucía, incluso por encima de Francia.

El patrón se repite en el gasto

Los datos de la llegada de viajeros extranjeros casan casi perfectamente con los de gasto en julio. El desembolso realizado por los turistas extranjeros más que se duplicó, pasando de 2.458 millones en julio de 2020 a 5.231 millones doce meses después. Pese a ese importante crecimiento, el gasto representa menos de la mitad de los registros prepandemia, en torno a 12.000 millones de euros, en línea con lo sucedido con la llegada de viajeros. Francia y Alemania fueron los grandes mercados emisores, a mucha distancia del resto, y Baleares fue la autonomía más beneficiada, con un 31,2% del desembolso (1.632 millones).

Normas
Entra en El País para participar