Energía

Ribera reconoce que la luz subirá un 25% este año y avanza cambios en la tarifa regulada

Descarta fijar precios en el mercado mayorista

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido que la factura de la luz se va a disparar un 25% este año frente a 2020 y que se situará en un promedio de 644 euros [512 euros el año pasado].

Ribera, que comparece a petición propia en el Congreso de los Diputados para explicar, entre otros asuntos, la subida del precio de la electricidad y la situación ambiental del Mar Menor (Murcia), ha descartado una intervención pública para fijar precios máximos o mínimos a cualquier tipo de energía en el mercado mayorista y ha avanzado cambios en la tarifa regulada (PVPC) para tratar de estabilizar el recibo eléctrico.

En este sentido, ha destacado que existe una "prohibición expresa" en el derecho comunitario para fijar precios en los mercados mayoristas. "Este Gobierno jamás va a impulsar la adopción de medidas que sepamos de antemano que son frontalmente contrarias al derecho comunitario", ha resaltado haciendo alusión a la petición de Unidas Podemos.

"Es lo peor que se puede hacer. No hay nada más perjudicial para los ciudadanos y el tejido productivo de un país que adoptar medidas frontalmente contrarias al marco comunitario; eso acaba convirtiéndose en pérdida de confianza en el país y en multas y sanciones más intereses, a veces en ámbito comunitario, o como recientemente ha ocurrido con el canon hidráulico (modificado en la etapa de gobierno del PP por el ministro José Manuel Soria en 2012), con sentencias que nos obligan a devolver 1.400 millones a las hidroeléctricas", ha advertido.

En todo caso, ha asegurado que el Gobierno dará "batalla política" en Bruselas para lograr mecanismos con los que rebajar el recibo eléctrico a los consumidores, aún a costa de los beneficios de las compañías.

Es en este ámbito donde ha encuadrado el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) y los mecanismos aprobados para rebajar los llamados 'beneficios caídos del cielo'. Ambas medidas se están tramitando en el Congreso.

La titular de Transición Ecológica ha arrancado explicando que la subida de precios es a nivel europeo y ha indicado que "es un asunto que trasciende" de las fronteras españolas. Además, ha indicado que el Gobierno quiere que la factura de la luz se vea lo "menos afectada posible" por la volatilidad del mercado mayorista y que es necesario "revisar la fiscalidad de la energía". La semana pasada ya adelantó que Hacienda "está revisando" los datos de la recaudación asociada a las distintas figuras fiscales de la electricidad.

"Somos sensibles a una demanda planteada por las asociaciones de los consumidores, regular de nuevo la tarifa PVPC reduciendo la volatilidad e incluyendo una cesta de indicadores que nos permitan mantenernos en horquillas de precios más estables", ha apuntado.

La vicepresidenta tercera ha insistido en que el Ejecutivo aspira a alcanzar un sistema energético con "precios razonables y asequibles", en línea con la descarbonización económica y que no incurra en costes sociales y ambientales.

En lo que va de agosto, el pool ha pulverizado todos los récords vistos hasta ahora, apuntando a un precio medio para el mes por encima de los 100 euros/MWh. Del 9 al 13 de agosto ya marcó una cifra máxima tras otra. Esta semana incluso está superando los registros de hace dos semanas, que coincidió con la ola de calor de este verano, y se han tocado tres de los cinco máximos diarios de la serie histórica entre el miércoles y el viernes.

Ribera ha apoyado la propuesta de crear una comisión en el Congreso para estudiar las causas de las constantes subidas del precio de la luz, una idea que hace una semana plantearon Más País-Equo, Compromís y Nueva Canarias.

Por otro lado, ha acusado a las empresas eléctricas que gestionan centrales hidroeléctricas de no mostrar "ninguna empatía social". En su opinión, la gestión de estas ha propiciado el precio más alto de la electricidad de más de la mitad de las horas durante los últimos meses.

Ribera ha recordado que esta tecnología no se ve afectada por el encarecimiento del gas ni tampoco por los derechos de emisión de CO2, factores más señalados para explicar el encarecimiento de la electricidad. Sin embargo, ha sido la generación de electricidad hidroeléctrica, y no las centrales de ciclo combinado (que recurre al gas natural), la más cara y la que ha marcado el precio en el mercado mayorista en el 65% de las horas de junio, en el 64% de las de julio y en el 59% de las de agosto.

Para este martes, cuando se prevé un nuevo récord histórico en el precio de la electricidad, más de 130 euros por megavatio/hora, esta tecnología marcará el precio en 17 de las 24 horas del día.

"Aunque suena a broma, la empatía cotiza en Bolsa", ha dicho Ribera, afirmando que el Gobierno "está trabajando ya" en la aplicación del artículo 55 de la Ley de Aguas para "tener orden" en este tipo de concesiones. Este artículo recoge el control de los embalses y las facultades de las confederaciones hidrográficas para la gestión de estas centrales.

Gestha: "España podría recaudar 3.200 millones más por fiscalidad energética"

Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) han advertido de que la recaudación tributaria sobre la energía en España, excluidos los tributos de combustible de transporte, presenta un diferencial negativo de 0,26 puntos porcentuales del PIB respecto a la media europea, con lo que cuenta con margen para recaudar 3.200 millones de euros más.

Según las cifras recogidas por Gestha a partir de datos de Eurostat correspondiente al año 2019, España tiene un déficit recaudatorio en este componente de unos 3.200 millones de euros respecto a la media europea. Para el conjunto de la energía, España tiene un déficit recaudatorio de unos 4.841 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar