Los apaños en los viajes de negocios pueden dejar la recuperación en tierra

El sector se enfrenta a un futuro sombrío a medida que empresas como HSBC recortan sus presupuestos

Los apaños en los viajes de negocios pueden dejar la recuperación en tierra

Los viajes de negocios tienen un billete de solo ida hacia la indigencia. Los directivos del sector, que mueve 1,4 billones de dólares, calculan que podría pasar una década antes de que las empresas vuelvan a gastar como antes de la pandemia en asientos de avión y suites de hotel. Las soluciones rápidas como subir los precios a quienes viajan por placer a lo mejor protegen los márgenes de beneficio, pero entrañan el riesgo de impedir que la recuperación despegue.

Tras la crisis financiera de 2008, en Estados Unidos los viajes de negocios internacionales tardaron cinco años en recuperar la forma; esta vez podría ser más difícil. El teletrabajo y las conferencias virtuales han mantenido a las empresas en funcionamiento por una fracción del coste. Los directores financieros no van a querer renunciar a ese ahorro. HSBC, por ejemplo, está reduciendo su presupuesto de viajes a la mitad, y los jefes del banco valorado en 111.000 millones de dólares están pidiendo a la plantilla que sustituya los viajes cortos por videollamadas.

Son malas noticias para el sector de la hostelería en general. Las aerolíneas y los hoteles dependen de grandes corporaciones dispuestas a gastar en asientos de clase superior o tarifas reembolsables. Aun cuando los viajeros de negocios solo representen el 10% de los pasajeros, pueden generar entre el 55% y el 75% de los beneficios de las aerolíneas punteras, según McKinsey.

Las compañías aéreas tienen pocas palancas de las que tirar. Los analistas de HSBC creen que compañías como British Airways, propiedad de IAG, pueden animar a los viajeros de clase económica a pagar más a base de ampliar su oferta de clase superior y reducir el espacio en la más selecta parte delantera del avión. Los márgenes de explotación de la clase económica premium de IAG superan el 35%, según HSBC, lo que la hace más rentable incluso que la clase business. Esto proporciona un generoso margen de mejora a las compañías con menores beneficios, como Deutsche Lufthansa o Air France-KLM.

Los hoteles también se afanan por adaptarse. Los viajes de negocios representan el 70% de los ingresos de Marriott International y Hilton Worldwide, según The New York Times. La respuesta de su rival francés, Accor, es ampliar su división de estilo de vida, fagocitando a grupos como Ennismore, propietario del legendario hotel Gleneagles de Escocia, para luego ofrecer sus servicios de restauración y otros complementos de lujo a turistas nacionales pudientes.

Pero está el peligro de que subir los costes frene la incipiente recuperación de los viajes. Es probable que los pasajeros se muestren reacios al aumento de las tarifas de las aerolíneas, además de las pruebas Covid-19 previas al vuelo y la subida general del coste de la vida. Por otro lado, es poco probable que las grandes compañías se dejen engatusar por asientos y habitaciones algo más baratos cuando las alternativas virtuales eliminan los costes de raíz. Los viajes de negocios están lejos de volver a alzar el vuelo.