Geir Karlsen, un experto en el control del gasto para Norwegian

Aumentar la rentabilidad de las operaciones de bajo coste y atraer clientes nuevos y existentes están entre sus principales prioridades

Geir Karlsen, un experto en el control del gasto para Norwegian

Norwegian mueve ficha en España. La pandemia hizo que cancelase todas sus rutas internacionales y replegase alas hacia su país de origen, Noruega. Tres meses y medio duró su hibernación, ya que en julio de 2020 incorporó a sus rutas cinco aeropuertos españoles: Málaga, Alicante, Palma de Mallorca, Barcelona y Gran Canaria. Ahora, acaba de anunciar que para la temporada de verano de 2022, que comenzará el próximo 27 de marzo y se extenderá hasta el 29 de octubre, lo harán cuatro destinos más: Madrid, Ibiza, Bilbao y Murcia.

La planificación de las rutas españolas es el primer movimiento que Geir Karlsen realiza en España tras su nombramiento como CEO de la compañía el 21 de junio de este mismo año. Los dos principales aeropuertos españoles para Norwegian seguirán siendo los de Málaga y Alicante, en los que ha planificado diez rutas. El tercer punto con mayor actividad para la compañía en este país será el aeropuerto de Palma de Mallorca, con siete destinos. Barcelona – El Prat contará con seis rutas, mientras que Gran Canaria y Murcia con dos, y Madrid, Bilbao e Ibiza con una única a Oslo. A mediados de junio, la compañía anunció que reducirá su plantilla en España entre 817 y 975 trabajadores, según las distintas cifras que manejan empresa y sindicatos, tras alcanzar un acuerdo con los representantes de los trabajadores.

Karlsen ha remarcado a través de un comunicado la decisión de la aerolínea de enfocarse en Noruega y en los países del entorno. Por otro lado, asegura que Norwegian está preparada para encarar el próximo ejercicio gracias a una gran flexibilidad en el uso de los aviones y, tras la reestructuración, tiene una menor deuda y una flota y una organización adaptadas, y ha recibido nuevo capital. Además, Karlsen afirma que Norwegian es ahora “más fuerte que antes de la pandemia”.

Nacido en 1965, es licenciado en Administración de Empresas por BI Norwegian Business School, donde, además, realizó un master de gestión. Llegó a la aerolínea del morro rojo en abril de 2018 para ocupar el cargo de director financiero. De julio a diciembre de 2019 fue, además, consejero delegado en funciones de la compañía. Antes, su experiencia se centró en empresas cotizadas en las industrias naviera y de la perforación submarina. Primero, entre agosto de 2010 y noviembre de 2013 en Songa Offshore, contratista europeo de perforación en alta mar fundado en 2005. Después, entre 2014 y 2018, se trasladó a Londres para trabajar en Navig8 Group, el proveedor integrado de gestión de envíos, siempre como director financiero. Previamente, entre 2000 y 2005 trabajó como coordinador de grupo en Frontline Management, compañía especializada en la atención médica y vivienda para la tercera edad. Entre enero de 2005 y julio de 2010 ocupó el cargo de director financiero en Golden Ocean Group Limited, una compañía dedicada a envíos a granel seco, registrada en Bermudas, y con sede en Noruega.

En el momento de su nombramiento, Karlsen aseguró que una de sus principales prioridades será aumentar la rentabilidad de las operaciones de bajo costo de la compañía y atraer clientes nuevos y existentes en todos los mercados clave. Norwegian era una de las compañías que más prometían en España, donde la introducción de sus viajes de larga distancia a bajo coste hizo reaccionar a IAG con la creación de Level, pero antes del inicio de la pandemia no pasaba por su mejor momento. La crisis por la prohibición temporal de vuelo de los 737-MAX, los problemas con los motores Rolls Royce, y las pérdidas acumuladas por una política de expansión durante los últimos años que diferentes analistas tildaron como demasiado optimistas, unido a las pérdidas por el por Covid-19, hizo hundirse a la compañía. La caída de viajeros supuso un 81% en 2020, desde los 36,19 millones atendidos en 2019 a los 6,87 millones.

Desde el estallido de la pandemia, la aerolínea ha sido respaldada económicamente en varias fases. Primero, en mayo de 2020, logró el apoyo de sus acreedores y accionistas en un plan para convertir 1.163 millones de euros de deuda en capital. Una operación con la que tuvo acceso a una ayuda estatal de 275 millones de euros, insuficiente a la vista de la duración de la pandemia. Por ello, en enero de 2021 consiguió, de nuevo, la confianza del gobierno de Noruega para reducir su deuda hasta los 20.000 millones de coronas noruegas (unos 1.937 millones de euros) tras recaudar entre 4.000 y 5.000 millones de coronas en capital nuevo (entre 387 y 484 millones de euros).

Sin duda, Geir Karlsen tendrá que demostrar su experiencia en gestión y control de gasto para dejar atrás los números rojos , y ascender a lo más alto. En España, en concreto, tiene un largo camino por recorrer. Si el pasado julio movió 110.000 viajeros hacia o desde el país ibérico, en el mismo mes de 2019 registró casi 900.000.

 

Negocio

Facturación. La compañias perdió 23.040 millones de coronas noruegas (2.180 millones de euros con el cambio actual) el año pasado por las restricciones de viajes provocadas por la pandemia de coronavirus, lo que multiplica por 14 la pérdida neta de hace un año.

Ingresos. Se redujeron un 79% interanual hasta 888 millones de euros en 2020. La pérdida neta de explotación (ebit) ascendió a 2.320 millones de euros, frente a un beneficio de 84 millones en 2019.