Covid-19

GSK y CureVac logran resultados positivos en su vacuna

Obtienen alta eficacia en preclínica en el primer producto de la alianza, que iniciará el ensayo a fin de año

Un empleado de Curevac.
Un empleado de Curevac.

La alianza entre la farmacéutica británica GSK y la biotecnológica alemana CureVac para desarrollar vacunas frente al Covid-19 comienza a avanzar. Las compañías informaron ayer que la que llaman vacuna de segunda generación ­CV2CoV ha dado buenos resultados en pruebas con animales y que pretenden llevarla a ensayos clínicos con humanos en el cuarto trimestre de este año.

CureVac obtuvo malos resultados de eficacia en humanos con su primera vacuna de ARN mensajero, que solo demostró proteger al 48% de los participantes en el estudio. Desde entonces, las acciones del laboratorio alemán han estado a un precio de menos de la mitad de su máximo marcado en junio. Las empresas aseguraron que el nuevo producto es aplicable al virus original SARS-CoV-2 y a las variantes beta, delta y lambda.

GSK y CureVac se unieron en febrero en un acuerdo de 150 millones de euros para desarrollar la vacuna de próxima generación a partir del próximo año, en un intento de abordar varias variantes con una sola inyección. El laboratorio británico, uno de los grandes fabricantes de vacunas del mundo, se ha quedado excluido en esta carrera del Covid y no dispone de ninguna en comercialización. A pesar de los resultados poco prometedores de su primera alternativa, CureVac va a solicitar la autorización en Europa de su vacuna original CVnCoV, afirmó ayer su consejero delegado, Franz-Werner Haas, recoge Efe, coincidiendo con la presentación de resultados del primer semestre.

La compañía biofarmacéutica tuvo una pérdida operativa de 263,7 millones de euros hasta junio, un 898,9 más elevada que hace un año (pérdida de 26,4 millones de euros), debido a unos gastos de investigación y desarrollo más altos. La biotec informó de que este aumento se debe a unos costes más elevados de investigación y desarrollo.

La facturación bajó entre enero y junio hasta 32,4 millones, un 14% menos, porque en el segundo trimestre del año pasado tuvo un ingreso extraordinario por un pago tras terminar el acuerdo de licencia y colaboración con Eli Lilly.

El aumento de los ingresos por la colaboración con GlaxoSmithKline (GSK), desde julio de 2020, compensó parcialmente la caída. También tuvo ingresos operativos extraordinarios de las ayudas públicas del Estado alemán.

Normas
Entra en El País para participar