Inmobiliario

Madrid y Barcelona duplicarán su capacidad en ‘data centers’ para 2023

CBRE ve a España como destino mundial de estas instalaciones. Los nuevos cables intercontinentales benefician a Bilbao y Barcelona

Madrid y Barcelona duplicarán su capacidad en ‘data centers’ para 2023

España comienza a ganar peso en el negocio de los data centers, los lugares físicos donde alojar la infraestructura necesaria para almacenar datos vinculados al auge de la nube y del 5G. Fundamentalmente Madrid, y también Barcelona en menor medida, están atrayendo las miradas de los inversores y operadores de este tipo de instalaciones y de las inmobiliarias, que ven a este tipo de propiedad como el activo de moda a impulsar. Como consecuencia, la consultora CBRE prevé que en España se duplique la capacidad hasta 2023.

“La actividad de desarrollo de centros de datos de colocación en España durante 2020 ya ha alcanzado niveles sin precedentes, con nuevos proyectos en Madrid y Barcelona que prometen añadir una capacidad de 70 MW en los próximos 24 meses, duplicando la capacidad de colocación existente”, asegura CBRE en un informe sobre centro de datos en el país. Actualmente, las ubicaciones preferidas de este tipo de instalaciones son Fráncfort, Londres, Ámsterdam y París (denominados mercados FLAP), que representaban casi 2.000 MW en conjunto en el primer trimestre. El nudo principal es Londres, con 711MW. Dentro de los emergentes, CBRE pone a Madrid como la principal ubicación (70MW) tras los FLAP y por delante de Milán o Viena.

A diferencia de otros activos inmobiliarios, el tamaño de los centros de datos se mide en megavatios (MW) en vez de en metros cuadrados, aunque, por tratarse de edificaciones, se hace también referencia a la superficie. Estas infraestructuras, propiedad generalmente de los gigantes de internet, tienden a ocupar unos 10.000 m².

Cables submarinos

Para CBRE, la Península Ibérica está adquiriendo una creciente importancia como destino mundial de centros de datos gracias a los desarrollos de cable submarino intercontinental. El proyecto Marea –completado en 2018 por Facebook, Microsoft y Telxius, conectó Virginia (EE UU) con Bilbao. En 2021 se prevé terminar el Ella Link desde Brasil a Lisboa y Madrid. Igualmente, en 2022, Google prevé finalizar la iniciativa Grace Hopper de cable óptico entre Nueva York y Europa, con punto de conexión en Bilbao. Por último, 2Africa, será un cable que en 2023 conecte 23 países con Barcelona.

Madrid es el mayor mercado en España, pero CBRE espera ver “algún crecimiento en ubicaciones más pequeñas, como Barcelona o Bilbao, como resultado del desarrollo de grandes cables submarinos”, se indica en el informe. Igualmente, esta consultora explica en el documento que los proveedores de la nube buscan cada vez más prestar servicios a los mercados locales desde el propio país, en lugar de hacerlo a nivel continental, lo que está provocando un crecimiento en los mercados más allá de Fráncfort, Londres, Ámsterdam y París. “Madrid, por ejemplo, tiene cuatro nuevos proyectos de centros de datos en marcha”, se avanza en el informe.

Roger Assink, director general el operador Interxion, opina en el informe de CBRE que España se ha beneficiado de su localización geográfica de España en el caso de los cables submarinos. “En cuanto al mercado de inversión, el capital viene principalmente de los grandes operadores de centros de datos, empresas cotizadas, si bien cada vez son más el número de fondos independientes con marcas nuevas que también invierten en este sector”, afirma Assink.

Entre los inconvenientes en España, la consultora destaca que la disponibilidad de parcelas donde construir estos activos en Madrid y Barcelona cerca de grandes cantidades de energía de alta tensión y de rutas de fibra “es extremadamente limitada”.

Para elegir la ubicación de estos activos inmobiliarios se debe tener en cuenta la capacidad de fibra instalada en la zona y la de energía. El tipo de construcción es similar al de una nave logística o industrial, pero más sofisticada por las altas necesidades de “refrigeración, aislamiento, en materia de sismos y de seguridad.

Proyectos en España

Merlin. La socimi cuenta con un acuerdo con el operador Edged Energy (subsidiaria de Endeavour) para crear un joint venture en España. Desarrollará este tipo de activos en parcelas seleccionadas en Madrid (para 20MW) y Barcelona (16MW), además en futuro en Álava (capacidad entre 22 y 100 MW) y Lisboa (entre 24 y 100 MW).

CyrusOne. La socimi estadounidense anunció la pasada semana la adquisición de un terreno en Alcobendas (Madrid) de 20.000 m2 para construir una instalación de 21 MW.

Otras iniciativas. La compañía nipona de telecomunicaciones NTT anunció a finales de 2020 la construcción de su primer centro en España. Por su parte, Telefónica está ultimando un acuerdo con el fondo Asterion Industrial Partners para desprenderse de cuatro activos (dos en España y dos en Latinoamérica) a cambio de la entrada en Nabiax (la división de centros de datos de Asterion) entre el 15% y el 25%.

Normas
Entra en El País para participar