Terra de Asorei, el sueño de seis familias que creyeron en un proyecto común

Constituyeron la primera agrupación de interés económico del sector del vino en 2015

Decidieron compaginar el arte de producir albariños de calidad con el mundo de la empresa

Vendimia albariño
Vendimia de la variedad albariño.

Albariños con personalidad, auténticos, elaborados siguiendo la tradición del valle del Salnés y buscando la mejor calidad a precios razonables. Así define Xosé Ramón Durán, presidente y consejero delegado de Terra de Asorei, los vinos de esta bodega gallega fruto de la unión de seis familias que, a principios de los años 2000, decidieron compaginar el arte de hacer vino con el mundo de la empresa, a la vez que apostaban de forma decidida por la internacionalización y la profesionalización, un reto más difícil de abordar en solitario.

“Cuando se aprobó la DO Rías Baixas, a principios de los años ochenta del siglo pasado, fue un gran avance y apostamos y crecimos con ella. Entonces hubo quienes optaron por el cooperativismo, que respetamos, pero nosotros decidimos unir fuerzas y seguir como una empresa familiar”, resalta Durán.

Aquello cristalizó después en un modelo inusual e innovador porque, entre otras cosas, se unieron pero manteniendo sus marcas originales. “Y seguimos siendo fieles a la tierra, pero adaptándonos como empresa a un mundo abierto y en constante transformación”, relata el promotor de esta iniciativa empresarial.

Corría el año 2001 cuando se presentaron ante las Administraciones con una fórmula novedosa: querían unirse y trabajar en red para poder crecer; buscaban la unión de sus pequeñas empresas familiares.

Xosé Ramón Durán
Xosé Ramón Durán, presidente y consejero delegado de Terra de Asorei.

Seis años después, formaron la primera agrupación de interés económico (AIE) del sector del vino, un modelo que aún se estudia en las escuelas de negocios y universidades gallegas. Lo hicieron sin ayudas de ningún tipo y con una estrategia que denominaron a pan de millo, es decir, aprovechando al máximo los recursos que tenían.

En 2015, la agrupación de interés económico dio un paso más y se transformó en Terra de Asorei SL. “No dejamos de ser viticultores, pero ahora también somos miembros de un consejo de administración”, observa Xosé Ramón Durán.

Hoy, Terra de Asorei se encuentra entre las doce primeras bodegas de la denominación Rías Baixas, exporta a 20 países –Estados Unidos, Japón, Inglaterra, Holanda, Noruega, Suecia, Rusia o Brasil, entre otros–, tienen más de 60 hectáreas de viñedo propio y una nueva bodega, adquirida en 2015, en la que producen más de 300.000 botellas, con tres líneas de albariño: Terra de Asorei, Nai y Pazo Torrado 1953, que se elaboran con uva 100% albariño del valle del Salnés, en su mayoría de pequeñas plantaciones de Cambados. También hacen elaboraciones especiales.

Queremos que nuestros vinos sean un producto gourmet y que transmitan la esencia de Galicia por todo el mundo

Xosé Ramón Durán, presidente y consejero delegado de Terra de Asorei

“Queremos que nuestros vinos sean un producto gourmet, que transmitan la esencia de Galicia por todo el mundo”, comenta Durán. Asimismo, asegura, cultivan sus propios viñedos y practican una viticultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente: “Esto significa controlar la calidad de nuestro albariño desde el principio, la tierra, las cepas y la uva, su cuidado durante todo el año, la vendimia manual, la elaboración en nuestra bodega, y, finalmente, su comercialización”, detalla el presidente de la compañía salnesiana.

Este proceso se gestiona con un software que controla la trazabilidad de todos los procesos, desde el viñedo hasta que las botellas salen de la bodega. Los vinos presumen del sello Galicia Calidade y de varias certificaciones ISO.

Terra de Asorei
Botellas de las distintas líneas que comercializa la bodega.

Hoy, Terra de Asorei busca ser “una bodega 4.0”, dice su presidente. Quieren seguir creciendo, pero poco a poco y siempre con los pies en la tierra. Facturan un millón de euros y quieren llegar a producir 600.000 botellas.

Su logo, compuesto por seis aes mayúsculas, es un pequeño homenaje a las seis familias del valle del Salnés que, con una larga tradición enológica –que se remonta a 1953, cuando se inició la Fiesta del Albariño en Cambados–, se embarcaron en un proyecto común. La imagen de marca resume su filosofía: “Las seis A simbolizan la fuerza de la hermandad de nuestra bodega: Adega, Albariño, Auténtico, Arte, Atlántica, con Amor”, resume Xosé Ramón Durán.

Bodega 4.0

Bodega Terra de Ansorei
Bodega Terra de Asorei.

Enoturismo. “Hemos pasado de una bodega tradicional a una 4.0. Tenemos un proyecto de enoturismo, un poco paralizado por la pandemia, que hemos llamado A Eira de Asorei, un espacio en el que queremos organizar todo tipo de actividades, desde mercadillos hasta catas y conciertos, y que vamos a poner en marcha muy pronto”, afirma Xosé Ramón Durán.

En la bodega trabajan seis mujeres; en el viñedo, un mínimo de 12-15 personas todos los días y, en momentos puntuales, hasta 30. “Somos felices y queremos compartir nuestra felicidad con la gente que pruebe nuestros vinos”. Terra de Asorei forma parte de la Ruta del Vino de las Rías Baixas.

La bodega se encuentra entre las rías de Arosa y Pontevedra, a la entrada del valle del Salnés, en San Martiño, en la salida número 7 de la autovía del Salnés.

Normas
Entra en El País para participar