Qué es Hipra, el laboratorio veterinario de la vacuna española del Covid-19

La intención del laboratorio es comercializar el producto a inicios del año que viene

Hipra vacuna España
Técnico de Hipra trabajando con bioreactores.

El sector privado ha tomado la delantera a la investigación pública en la carrera por una vacuna española del Covid-19. Y además ha sido un laboratorio dedicado a la veterinaria el que ha dado con la tecla. ¿Pero qué es Hipra? Esta compañía, fuera del radar de la gran industria farmacéutica española, fue fundada en 1954 en Girona y pertenece a la familia Nogareda. Su presidente ejecutivo es David Nogareda. La firma ocupa el sexto lugar en el ranking mundial de vacunas para la salud animal, según los datos ofrecidos por la empresa, y ha lanzado en los últimos 10 años 22 vacunas veterinarias.

Ayer recibió de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) la autorización para iniciar los ensayos clínicos con humanos de su producto de inmunización frente al SARS-CoV-2. De esta forma, se convierte en la primera entidad española en llevar a pruebas con humanos esta vacuna, adelantándose a sendos equipos del CSIC liderados por Mariano Esteban y Luis Enjuanes.

Hipra cuenta con dos fábricas, una en la localidad gerundense de Amer –Girona tradicionalmente ha tenido una importante industria ligada al porcino– y otra en Brasil. En la actualidad, su plantilla está formada por más de 2.000 personas.

El grupo ganó 48,7 millones el pasado año, según se desprende de sus cuentas presentadas en el Registro, un 21,4% más que en 2019. Además, la farmacéutica cerró con una cifra de negocio de 319 millones de euros (un 15,2% más que un año antes). El 84% de la facturación proviene de la exportación. Para este 2021, la farmacéutica prevé un crecimiento del 13,5% respecto al ejercicio anterior.

Según las proyecciones actuales de Hipra, está previsto que la empresa produzca 400 millones de dosis durante el año 2022. Para el 2023 se podrían alcanzar los 1.200 millones de dosis. La intención es comercializar el producto a inicios del año que viene. La compañía no ha explicado cómo va a financiar esa investigación ni la producción. Tampoco si necesitará de algún socio para el escalado industrial.

La compañía dedica el 10% de la facturación anual a la investigación y desarrollo de nuevas vacunas. Actualmente tiene 39 filiales y 11 centros de diagnóstico repartidos por todo el mundo y comercializa sus productos en más de 100 países. Su negocio está basado en vacunas, fármacos y kits de diagnóstico fundamentalmente para animales de producción.

El director de la división de salud humana de la compañía, Toni Maneu, explica que la empresa trabaja con la estrategia de que sirva como dosis de recuerdo, una tercera dosis para los que ya tienen la pauta completa. Así, la opción de Hipra, denominada PHH-1V, se adaptaría a "gente que ha recibido otras o que ha pasado la covid", indica Maneu, aunque también se ensayará una inmunización completa como la realizada hasta ahora para mercados fuera de Europa que la requieran, informa Efe.

Tras la autorización por parte de la Aemps, el próximo lunes comenzará la selección de voluntarios en los hospitales Trueta de Girona y Clínic de Barcelona. En un mes y medio aproximadamente está previsto que finalice esta fase y que comience la siguiente, en la que se involucraran otros centros sanitarios de España y, posiblemente, también de Italia y Portugal. Las decenas de voluntarios a seleccionar a partir de este lunes servirán para determinar la dosis adecuada para humanos de su alternativa.

El objetivo es llegar a la comercialización en el primer trimestre de 2022 si el escenario es el más positivo o, según Maneu, "en el segundo con uno más realista".

Diana Morant, ministra de Ciencia, detalló en una entrevista en la SER que aunque se trata de una vacuna desarrollada por una farmacéutica privada líder en vacunas veterinarias y con una alta capacidad de producción, la I+D ha contado con el apoyo del Gobierno desde las etapas más precoces. "La conversión de esta compañía, de lo veterinario a lo humano, ha necesitado un asesoramiento y una capacitación, y ahí ha estado el Gobierno de España dando la ayuda necesaria", aseveró.

"El proyecto no se ha retrasado por falta de financiación, tanto por parte del Gobierno como de la Comisión Europea. Esta vacuna ha despertado bastante interés en Europa y tenemos bastante esperanzas depositadas en ella", apostilló Morant.

 La vacuna de Hipra permitirá el logro de que España tenga una en ensayos clínicos después de que el país se quedará rezagado ante otras grandes potencias mundiales, ya que la Organización Mundial de la Salud recoge que actualmente hay 108 vacunas del Covid-19 en estudios clínicos, aparte de la veintena ya aprobadas en diversos países.

Esta alternativa experimental tendrá que ir superando las distintas fases de los ensayos clínicos antes de ser autorizada. Primero, esta etapa I/II donde debe demostrar seguridad y más tarde la fase III con miles de voluntarios para demostrar eficacia, antes de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA), pueda dar su visto bueno. Después de eso llegaría la labor comercial de convencer a Gobiernos de que compren esta vacuna por delante de las ya autorizadas en Europa como Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca o Johnson & Johnson.

Normas
Entra en El País para participar