Aire Limpio, filtros potentes para eliminar el coronavirus

La empresa madrileña ha reforzado los sistemas de purificación del aire en 45 edificios de toda España

Utiliza la tecnología de fotocatálisis para destruir en minutos el SARS-CoV-2 suspendido en el aire interior

App móvil de Aire Limpio con los valores medidos por sus sensores.

Hace 20 años poco se oía hablar en España acerca de la calidad del aire dentro de los edificios y de la salud de las infraestructuras. Pero, tras 18 meses de una convivencia impuesta con la pandemia de Covid-19, la salubridad del aire y del entorno ya no es opcional.

En una solución para garantizarlo ya habían trabajado durante las últimas dos décadas Tomás Higuero y Policarpo González, consejero delegado y director general, respectivamente, de Aire Limpio, una empresa madrileña especializada en sistemas de purificación del aire.

Su experiencia les permitió estar un paso por delante en cuanto irrumpió la crisis sanitaria del coronavirus. Sus soluciones ya utilizaban tecnologías para garantizar la mejor calidad de aire interior, como la fotocatálisis o la polarización activa, para filtrar mejor las partículas y reducir así los contaminantes químicos. Así que cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que el SARS-CoV-2 se transmitía por vía aérea, pusieron en marcha un nuevo prototipo para llevar a otro nivel sus sistemas de filtración.

En ese proceso de mejora continua, la compañía introdujo dos nuevas variantes. Utilizó el proceso de fotocatálisis –una tecnología de origen militar empleada en guerras antimicrobianas– para desactivar el ARN del coronavirus en los aerosoles. Esta fotorreacción permite aumentar la capacidad germicida de la lámpara, que en este caso utiliza luz ultravioleta, y descomponer así una amplia familia de contaminantes químicos, gaseosos y biológicos, como el Covid-19.

Además, incorporaron un sistema de monitorización pionero en España para reducir el riesgo de propagación del virus en los espacios cerrados. Su algoritmo SMoCAI mide y analiza datos en tiempo real de los niveles de dióxido de carbono, pequeñas partículas, temperatura y humedad de una sala, o cualquier estancia de una oficina u hospital, para ofrecer el índice de calidad del aire, cuyos valores se pueden consultar en las pantallas dispuestas en las propias oficinas o desde la aplicación móvil de forma remota.

Aire Limpio
Pantalla con datos del nivel de CO2, partículas, temperatura o humedad en una sala. Cinco Días

Con estos datos, el sistema puede tomar decisiones de forma predictiva para incrementar o mantener la ventilación, climatización y purificación, dependiendo de la cantidad de personas que ocupan un espacio durante un tiempo determinado.

En el frente de la batalla

“La relación entre una mala calidad del aire y la propagación del Covid-19 es una evidencia”, insiste Higuero. Según los cálculos de Aire Limpio, el incremento de un microgramo de material particulado respirable fino (PM2.5) –uno de los valores medidos por los sensores– por metro cúbico está asociado con un aumento del 8% en la tasa de muerte por coronavirus.

El prototipo desarrollado por esta empresa, en colaboración con el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), convirtió a la firma en una de las compañías de referencia en la investigación y búsqueda de soluciones para hacer frente al Covid-19 en España.

La cifra

Aire Limpio
Cinco Días

3.000 equipos han sido instalados en unos 780 edificios. La pyme espera facturar en 2021 unos 12 millones de euros, superando los buenos resultados registrados en 2020.

De hecho, el proyecto fue uno de los nueve elegidos por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), entre más de 700 iniciativas presentadas, para abordar la emergencia sanitaria.
En concreto, la propuesta de Aire Limpio buscó implementar su tecnología de fotocatálisis para destruir los aerosoles contaminados por el SARS-CoV-2 en hospitales y residencias.

Una de las aplicaciones más retadoras para probar el prototipo se presentó con la construcción del Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal en plena pandemia. Para este, la compañía desarrolló una propuesta de ventilación y tratamiento del aire, junto a JG Ingenieros, siguiendo las recomendaciones de la OMS para los entornos hospitalarios.

Así lo explica Policarpo González, quien detalla que el proyecto planteó una alta tasa de ventilación para el Zendal, con 12 renovaciones por hora. Para ello, según González, se buscaron los sistemas de filtración y purificación más eficientes, que, además de aportar una óptima calidad de aire interior, permitieran disminuir el consumo energético.

Regreso seguro a la oficina

La aceleración en la campaña de vacunación contra el Covid-19 ha permitido recuperar en los últimos meses la normalidad en la mayoría de las actividades diarias. Pero la vuelta a las oficinas sigue siendo un terreno incierto por la logística que demanda el garantizar la seguridad de los empleados y evitar un repunte de los contagios.

“Las empresas quieren fomentar la corriente de confianza del trabajador y lograr que el regreso a las oficinas sea lo más fluido posible”, asegura Higuero, quien comenta que las tendencias de sostenibilidad, bienestar y salud en las oficinas ya se estaba experimentando antes de la pandemia en el sector inmobiliario internacional y español. “La crisis sanitaria ha intensificado esta tendencia y ha generado una corriente de opinión de que los edificios deben tener una propuesta de salud mucho más potente”, agrega.

En este sentido, Aire Limpio ha reforzado desde marzo del año pasado los sistemas de calidad de aire y filtración en 45 inmuebles de grandes compañías a escala nacional, pertenecientes al sector inmobiliario, bancario, hospitalario y educativo. Así, la purificación de dos millones de metros cúbicos de aire se ha traducido en la vuelta segura de más de 70.000 personas a sus puestos de trabajo.

La empresa madrileña prevé que entre julio y septiembre de este año gestionará la calidad del aire en otros 30 edificios, lo que elevará sus cifras a 1,2 millones de metros cuadrados, con sistemas de climatización reforzados que brindarán a 110.000 personas la seguridad de respirar, desde sus lugares de trabajo, un aire incluso más limpio del que encontrarán ventanas afuera, afirman los directivos de la compañía.

Datos clave

Socios Aire Limpio
Policarpo González y Tomás Higuero, socios fundadores de Aire Limpio. Cinco Días

Instalaciones. Más de 3.000 sistemas de filtración de Aire Limpio ya están instalados en 240 colegios, 140 hospitales en toda España y 200 entornos aislados, como UCI, habitaciones de aislamiento o laboratorios. Además, la empresa ha gestionado la calidad del aire en unos 200 grandes edificios de oficinas, a los que espera sumar los 75 inmuebles al cierre de 2021, con un total de 1,2 millones de metros cuadrados de aire purificado. De acuerdo con Higuero y González, cada una de las actualizaciones que se desarrollen, como la tecnología de fotocatálisis para destruir el SARS-CoV-2 suspendido en el aire, podrán ser incorporadas a los equipos de purificación existentes.

Innovación en tres frentes. La pyme madrileña está formada por tres empresas: Aire Limpio (1999), para las soluciones de filtración, ventilación y purificación del aire; Ambisalud (2006), el ala para la consultoría de calidad ambiental para edificios y hospitales, y, la más reciente adquisición, en febrero de 2021, Commtech, para ampliar su actividad para la puesta en marcha y auditoría de los sistemas e instalaciones en todo tipo de edificios y entornos.

Plantilla. La empresa reúne a 70 profesionales que se distribuyen entre las tres ramas del negocio, aunque antes de la última incorporación en Aire Limpio y Ambisalud ya trabajaban unas 35 personas.

Facturación. Tras cerrar 2020 con una facturación de 8,9 millones de euros, Higuero y González son optimistas con las previsiones de este año y esperan ingresar unos 12 millones de euros con la actividad de las tres compañías.

Precios. Tanto la producción como el coste de los sistemas de purificación varían en cada proyecto, según González, pero explica que un equipo HEPA puede rondar un precio de entre 3.000 y 5.000 euros, asegurando una vida útil de hasta 15 años.

Normas
Entra en El País para participar