El Senado de EE UU aprueba el plan de infraestructuras de Biden por 1,2 billones de dólares

La propuesta impulsada por el demócrata para "hacer crecer la economía y crear trabajos bien pagados" sale adelante con 69 votos

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, en Washington.
Joe Biden, presidente de Estados Unidos, en Washington. AP

El Senado de Estados Unidos ha aprobado este martes el plan de infraestructuras impulsado por el presidente Joe Biden, que destinará 1,2 billones de dólares (casi un billón de euros) a obras públicas en el país, la mayor inyección dedicada a estos proyectos en los últimos diez años.

Tras meses de negociaciones entre demócratas y republicanos, el proyecto de ley salió adelante en la Cámara Alta con una ajustada mayoría demócrata, con 69 votos a favor y 30 en contra. El paquete, sustancialmente inferior a los 2,25 billones de dólares previstos inicialmente por Biden, regresará en otoño a la Cámara de Representantes, donde en las últimas semanas han surgido voces críticas del Partido Demócrata, por considerar que el plan de infraestructuras se queda corto.

En concreto, el paquete propone más de 110.000 millones de dólares para reparar carreteras, puentes y autopistas, y 66.000 millones de dólares para impulsar el ferrocarril de pasajeros y mercancías (la mayor aportación de fondos en la red de ferrocarriles del país en medio siglo).

También destina 55.000 millones de dólares para abordar los problemas en el suministro de agua, como el reemplazo de todas las tuberías de plomo, y contempla 65.000 millones de dólares para modernizar la red eléctrica. Para la reforma de aeropuertos y la expansión del acceso a la banda ancha, se apartan otros miles de millones de dólares.

Además, la propuesta pone su atención en la lucha contra el cambio climático, una agenda retomada por Biden tras el negacionismo abanderado por el expresidente Donald Trump. Así, este plan dedica 7.500 millones de dólares para crear una red de estaciones de recarga de vehículos eléctricos en EE UU.

En este apartado, aporta 47.000 millones de dólares para responder a sequías, la erosión de la costa, las olas de calor, e incendios. Una partida que se asoma justo cuando California registra el segundo mayor incendio de toda su historia, con más de 2.000 kilómetros cuadrados de áreas devastadas.

Biden, que había reclamado que siendo Estados Unidos la economía número uno del mundo tuviera una infraestructura en la décimo tercera posición global, ha celebrado este martes la decisión del Senado. “El Acuerdo Bipartidista hará crecer la economía, creará trabajos bien pagados y pondrá a EE UU en el camino de ganar el futuro”, ha augurado el presidente desde su Twitter.

Sacar adelante la "infraestructura humana"

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara Baja (el último peaje del plan de infraestructuras antes de ser firmado por Biden), ha prometido que no impulsará este texto hasta que el Senado dé luz verde a la iniciativa presupuestaria de su partido por 3,5 billones de dólares, que incluye un plan de gasto social, la "infraestructura humana", según los demócratas.

Los senadores demócratas pretenden aprobar la iniciativa presupuestaria lo antes posible, esta misma semana, a través de un mecanismo llamado reconciliación, que les permitiría sacarla adelante por mayoría simple en vez de depender del voto favorable de como mínimo diez republicanos del Senado.

Los progresistas quieren emplear ese mecanismo debido a la ajustada mayoría de que disponen en la Cámara Alta, 50 escaños (número igualado por los republicanos) más el voto de desempate de la vicepresidenta del país, Kamala Harris, en virtud de su puesto como presidenta del Senado.

Normas
Entra en El País para participar