La fiebre por los seguros contra la inflación protege de la fe en la Fed

La subida de precios de los bonos ligados al IPC muestra que hay la gente cree que el consenso puede equivocarse

Billete de dólar.
Billete de dólar. reuters

Confía, pero verifica” es un viejo adagio. También puede aplicarse a la Reserva Federal. El banco central estadounidense sigue gozando de gran credibilidad entre los inversores. Sin embargo, un rincón del mercado de deuda pública estadounidense sugiere que están comprando un seguro en caso de que el actual brote de inflación dure más de lo que espera el presidente de la Fed, Jerome Powell.

El rendimiento de los títulos del Tesoro estadounidense a 10 años protegidos contra la inflación (TIPS, por sus siglas en inglés), que ofrecen protección contra el aumento de los precios al consumo, ha alcanzado un mínimo histórico en la mayoría de los últimos días de negociación, con un nuevo mínimo establecido el miércoles en el -1,216%.

Los rendimientos se mueven de forma inversa a los precios, y la demanda de TIPS no cesa a pesar de que se han vuelto cada vez más caros. En una semana de finales de julio, los inversores colocaron un récord de 3.200 millones de dólares en fondos TIPS, informó Bank of America la semana pasada.

Es cierto que la reciente subida del precio de la deuda vinculada a la inflación refleja en parte el encarecimiento de los bonos del Estado de EE UU en general, a medida que los rendimientos han disminuido. La diferencia entre el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años y los TIPS con el mismo vencimiento se ha mantenido relativamente estable en las últimas dos semanas.

Pero esa no es toda la historia. Los inversores están dispuestos a pagar para comprar TIPS menos líquidos porque quieren protegerse contra una inflación más alta, y durante más tiempo, de lo que predicen los bancos centrales. La diferencia de rendimiento entre los bonos del Tesoro normales y los TIPS es una medida de lo que se espera que sea el aumento medio de los precios al consumo durante el periodo correspondiente: se conoce como la tasa de inflación de equilibrio. Los inversores que tienen TIPS saldrán ganando si la inflación resulta ser mayor. La tasa de inflación intermedia a 10 años no solo ha subido casi tres cuartos de punto porcentual en los últimos 12 meses, sino que, con un 2,35%, está también un tercio de punto porcentual por encima de su media de dos décadas.

Ello sugiere que los inversores piensan que existe la posibilidad de que la Fed tolere una inflación más alta, en promedio, que en el pasado, o que tenga que soportarla. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estándar serían probablemente más altos si este fuera su escenario central. Pero el mercado de bonos ligados a la inflación muestra que la gente está dispuesta a contratar un seguro caro por si el consenso se equivoca. Confían en la Fed, pero juegan sobre seguro cubriendo sus apuestas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías