Workerbee Capital

Dos ex-Miura lanzan un fondo de ‘private equity’ especializado en salud y agro

El vehículo tiene un tamaño de 50 millones. Planea realizar hasta cinco operaciones para crear plataformas sectoriales

Jesús Saiz y Jordi Franch, cofundadores de Workerbee Capital.
Jesús Saiz y Jordi Franch, cofundadores de Workerbee Capital.

El competido sector del capital riesgo español tiene un nuevo jugador. Se trata del fondo Workerbee Capital, que han lanzado los ejecutivos Jordi Franch y Jesús Saiz, antes ligados al private equity Miura Partners. Se trata de un vehículo especializado en la inversión en compañías españolas de los sectores de salud y agroalimentario.

La nueva gestora trabaja actualmente con la CNMV para obtener luz verde del regulador. Y trabajan para levantar un fondo de 50 millones en el que prevén que inviertan fundamentalmente family offices españoles.

Franch, que ha pasado por Gallina Blanca y Henkel, y Saiz pilotaron conjuntamente la inversión de Miura Partners –un fondo de private equity que actualmente es dueño de, entre otras, la compañía de cítricos Citri&Co, el grupo de restauración Tragaluz o el fabricante de maniquís TVC– en Guzmán Gastro, dedicada a la distribución de productos frescos a la hostelería. Una firma que el fondo catalán adquirió en 2011 y vendió en 2017 al gigante sudafricano Bid­corp tras haber llevado a cabo una intensa campaña de adquisiciones, como la fusión con Cuttings.

El objetivo es repetir este caso de éxito ahora con su propio vehículo. Ponen en el radar a las compañías en un tamaño por debajo del llamado mid-market. Se trata de firmas con un ebitda entre 1 y 2,5 millones y una facturación de entre 10 y 40 millones. Y orientado en dos sectores: el sanitario, con un foco especial en todo lo ligado con el cuidado de personas, o residencias, y el alimentario, especialmente el mundo agrícola, de producción o transformación.

Sus planes pasan por realizar entre cuatro o cinco operaciones, organizados en verticales sectoriales, que después prevén hacer crecer de manera inorgánica con una o dos adquisiciones por cada uno. La estrategia es la conocida como growth, es decir, la toma de participaciones minoritarias con un uso "muy prudente" de la deuda.

Por el momento, Franch y Saiz explican en una entrevista con CincoDías que cuentan ya con un gran número de posibles inversiones sobre la mesa. "Hemos visto unas 40 empresas, de las cuales nos centramos en tres", aseguran. Esperan obtener el visto bueno de la CNMV entre el tercer y cuarto trimestre del año para realizar a continuación el primer cierre y las primeras operaciones.

La prueba del sushi

Antes de poner en marcha Workerbee Capital, Jordi Franch y Jesús Saiz realizaron una operación para mostrar músculo ante sus posibles inversores. Se trata de la compañía The Umai Group, que fusionó Robasta y Master Sushi. Cuenta, además, con dos asesores de excepción: Jordi Gallés, presidente de Europastry, y Ernest Quilles, CEO de Epson España.

Normas
Entra en El País para participar