Pedro Almodóvar, bodeguero en La Mancha

Elabora tres vinos, que venden en España y en Alemania, país en el que el director manchego es todo un ídolo

Pedro Almodóvar.
Pedro Almodóvar. GETTY IMAGES

El padre de Pedro Almodóvar, Antonio, fallecido en 1980, fue el último de una larga familia de arrieros dedicados a la elaboración de vino en la bodega que tenían en su pueblo natal, Calzada de Calatrava, en Ciudad Real. El vino lo transportaban en pellejos, con la ayuda de mulos, hasta El Centenillo, una localidad al norte de Jaén, a unos 14 kilómetros de La Carolina, en la que se había asentado desde mediados del siglo XIX una próspera comunidad minera, en torno a las explotaciones inglesas de varias minas de plomo y plata.

Según recuerda el hermano del cineasta, Agustín Almodóvar, inmerso, al igual que todo el equipo de El Deseo, en la postproducción de la película Madres paralelas, que inaugurará la 78ª edición del festival de Venecia, y que en España se estrenará el 10 de septiembre, con la ayuda de testimonios de la época rescatados por un historiador local, el vino blanco de uva airén que los antepasados de la familia elaboraba artesanalmente y transportaba hasta allí era de “un color amarillo pálido, muy ligero y de trago largo”, que se bebía en las tabernas y en las casas “con unción y reposado miramiento”.

Fue este testimonio el que sirvió de acicate para que Agustín Almodóvar, que en su juventud había ayudado a su padre en la bodega familiar, quisiera rendir homenaje a sus antepasados poniéndole el nombre de su familia a un vino blanco, elaborado a partir de las variedad de esa uva manchega y que recordara al vino elaborado por sus ancestros.

Los tres vinos Almodóvar.
Los tres vinos Almodóvar.

En esta historia también participa Pedro Almodóvar, autor, por ejemplo, de las fotografías de las etiquetas frontales de los tres vinos –blanco, rosado y tinto–, a las que ha dado forma la firma Barfutura, que diseñó el póster de la película Julieta, o de series como Patria o Las chicas del cable.

De elaborar el vino se encarga la bodega Más que Vinos. Para ello han confiado en sus tres enólogos –Margarita Madrigal, Alexandra Schmedes y Gonzalo Rodríguez– que se conocieron en 1998 en La Rioja y decidieron unir sus caminos en la bodega familiar del único varón del grupo, en el pueblo de Dosbarrios, en la Meseta de Ocaña (Toledo). Allí plantan de manera sostenible variedades autóctonas, como cencibel (tempranillo), garnacha, malvar y airén, en los viñedos que rodean a la nueva bodega que inauguraron en 2007 en Cabañas de Yepes.

El vino blanco (8,50 euros) se elabora con airén y permanece en depósitos de acero inoxidable durante unas cuatro semanas, y hasta el embotellado mantiene sus lías finas. Para el tinto (10 euros) emplean garnacha y cencibel, la fermentación se realiza partiendo del racimo de uva entero, sin despalillar, y el proceso surge de forma espontánea en un depósito pequeño de acero inoxidable. Y en el rosado (8,50 euros) emplean uva cencibel de viñedos de 30-50 años de antigüedad.

Cuentan que las uvas de los tres vinos que llevan el nombre de Almodóvar son seleccionadas personalmente por los dos hermanos, y de cada uno de ellos lanzan una edición limitada de unas 1.200 botellas, que les acompañan en cada uno de los eventos y presentaciones que realizan en todo el mundo.

Además, se comercializa en España y también en Alemania, un país que siente devoción por Pedro Almodóvar y su cine. Este idilio viene de largo, desde que en 1987, el manchego ganara el premio Teddy del Festival de Berlín con La ley del deseo. Desde entonces, cada estreno se recibe con gran ovación, y ahora también su vino.

Normas
Entra en El País para participar