Inmobiliario

Colonial rebaja sus ingresos por rentas un 12,5%

El resultado recurrente de la compañía desciende un 45%, hasta los 57 millones

Juan José Brugera, presidente de Colonial.
Juan José Brugera, presidente de Colonial.

Inmobiliaria Colonial reduce sus rentas en el primer semestre tras varias desinversiones. La socimi obtuvo 155 millones de euros por estos ingresos, un 12,5% menos en el primer semestre, según informó la empresa a la CNMV.

La causa esgrimida por la empresa es principalmente debido a las desinversiones de activos no estratégicos ejecutadas en el 2020 y principios de 2021, y a la aceleración del programa de renovación para reposicionar activos.

La inmobiliaria, en todo caso, consigue salir de pérdidas y obtuvo un resultado neto contable de 162 millones en los seis primeros meses del año, en contraste con las pérdidas de 26 millones que se anotó en el mismo periodo del año anterior por el impacto de la crisis del coronavirus en el valor de sus activos. En concreto, mientras que hace un año esa menor valoración supuso un impacto negativo de 105 millones en la cuenta de resultados, esta vez ha contribuido favorablemente en 147 millones al resultado neto.

Este valor de los activos mejoró un 3% respecto al primer semestre de 2020, hasta los 12.017 millones de euros. Incluyendo el impacto de las desinversiones escrituradas, los activos habrían mantenido un precio estable.

La venta de activos acometida en el primer trimestre por un importe de 284 millones de euros, que incluye la desinversión de dos edificios en París y un activo comercial en Tarragona, afectó al resultado recurrente de la compañía, que descendió un 45%, hasta los 57 millones. Sin tener en cuenta el impacto de las desinversiones, esta partida se mantiene constante.

En términos comparables, es decir, ajustando inversiones, desinversiones y el efecto de los proyectos y activos en reposicionamiento, los ingresos por rentas aumentaron un 2% respecto al mismo periodo del año anterior.

Durante este periodo, Colonial ha formalizado 57 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 59.784 metros cuadrados, un nivel de actividad que supera en un 42% el volumen de contratación de hace un año. De esta superficie, 26.000 metros son nuevas contrataciones y el resto renovaciones, recoge Europa Press.

Teniendo en cuenta los precios de alquiler de estos contratos, el volumen de ingresos anualizados en los primeros 6 meses del año asciende a 28 millones de euros, lo que supone un incremento del 71%.

Las rentas máximas firmadas en la cartera del grupo alcanzaron los 930 euros anuales por metro cuadrados en París, así como 35 euros mensuales en Madrid y 28 euros en Barcelona, precios con los que la socimi marca su apuesta por las zonas 'prime', es decir, ubicadas en los centros de las ciudades.

La desocupación de sus activos ronda actualmente el 5%, en línea con el último trimestre reportado y el cierre del ejercicio 2020. La mejora de la desocupación en el mercado de París ha compensado el incremento temporal de desocupación en Barcelona y Madrid por entradas en explotación de reposicionamientos, así como por rotación de clientes.

En el plano financiero, la compañía cuenta con una liquidez de 2.438 millones de euros, incluyendo la caja y las líneas de crédito no dispuestas, que asegura sus necesidades de financiación para los próximos años.

Normas
Entra en El País para participar