La próxima compra de las ‘big tech’ podrían ser ellas mismas

La recompra de acciones parece la forma más sencilla de gastar su pila de efectivo, aunque pueden pagar de más

Las grandes empresas tecnológicas estadounidenses pueden mirarse en el espejo para su próxima adquisición. Alphabet, Amazon, Apple, Face­book y Microsoft tienen alrededor de 600.000 millones de dólares en efectivo en sus arcas. Con los ingresos alcanzando nuevos máximos, los inversores estarán deseosos de ver cómo lo ponen en práctica. La recompra de más acciones puede convertirse en la norma.

La matriz de Google informó el martes de que los ingresos del segundo trimestre se dispararon un 62% interanual, hasta los 62.000 millones, gracias al crecimiento de la publicidad online. Microsoft experimentó un aumento del 21%, hasta los 46.000 millones, en su cuarto trimestre fiscal, que finalizó el 30 de junio, mientras los ingresos de Apple crecieron un 36%, hasta los 81.000 millones, en los tres meses que finalizaron el 26 de junio.

Los niveles récord de ingresos han dejado a las empresas inundadas de efectivo. Por ejemplo, los fondos de Microsoft ascienden a unos 130.000 millones de dólares, más que, por ejemplo, la capitalización bursátil de Snap. Apple tiene incluso más potencia de fuego, con 194.000 millones de dólares en efectivo y valores negociables.

La compra de otras empresas ha impulsado el crecimiento, pero es una opción arriesgada por ahora. La Comisión Federal de Comercio (FTC) está ahora dirigida por la crítica con Silicon Valley Lina Khan, mientras el presidente Joe Biden ha nombrado al enemigo de Google Jonathan Kanter para dirigir la unidad antimonopolio del Departamento de Justicia. Con estos altos organismos de control, incluso la adquisición de empresas emergentes –un hábito de Apple en particular– puede enfrentarse a su escrutinio.

Otro ámbito en el que las grandes tecnológicas podrían derrochar es el de la contratación. El año pasado, Alphabet archivó sus planes de contratar a 20.000 personas. Si aumentara su nómina en esa cantidad, costaría 2.400 millones al año sobre la base de un salario medio de ingeniero de software de 120.000 dólares, según PayScale. Eso apenas haría mella en la pila de efectivo de 136.000 millones del jefe Sundar Pichai, y es de suponer que los esfuerzos de los nuevos empleados aportarían más. La investigación y el desarrollo ya son una gran prioridad para las big tech.

Queda recompensar a los accionistas. Apple y Microsoft pagan dividendos. Otros gigantes tecnológicos se han centrado únicamente en la recompra de acciones. La firma de soft­ware dirigida por Satya Nadella casi ha terminado con los 40.000 millones autorizados en 2019. El pasado julio, Alphabet dijo que recompraría acciones por valor de 28.000 millones, y en abril agregó otros 50.000 millones.

Con los precios de las acciones en alza, existe el riesgo de que las empresas paguen de más. Las acciones de Alphabet han subido un 72% en el último año, en comparación con el 37% del índice S&P 500. Aun así, a los inversores les gustan las recompras. Y el jefe de Apple, Tim Cook, y sus pares están escasos de opciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías