La necesidad de bajar el IVA del yogur natural

Tiene un impuesto del 10%, frente al superreducido del 4% de alimentos como la fruta, los huevos, las verduras y el pan común

Seguir una alimentación saludable es la base para garantizar el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo, así como poder hacer frente a nuestro día a día con energía plena. Una buena salud cardiovascular, o reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades está vinculado a la calidad de nuestra alimentación, por lo que es clave aportar al organismo los nutrientes que le beneficia en una cantidad adecuada. Hay ciertos alimentos que son claves para una correcta alimentación, alimentos de primera necesidad a los que toda la sociedad debería tener un acceso asegurado.

Debido a los beneficios que aporta, el yogur natural sin azúcar añadido es un alimento que debería estar en todos los hogares. Al inicio de su elaboración, a principios del siglo XX, se comercializaba en farmacias por ser considerado un alimento medicinal, con beneficios para la salud, especialmente la gastrointestinal, gracias a la función de sus fermentos vivos. Actualmente, el sector ha evolucionado y el yogur natural puede encontrarse en todos los comercios y supermercados, pero su alta densidad nutricional en pocas calorías y los beneficios que comporta para el organismo no han cambiado.

El yogur natural y las leches fermentadas naturales se elaboran a partir de leche y fermentos lácteos, nada más, y aportan nutrientes que ayudan a mejorar la calidad nutricional de la dieta. Además, el yogur natural es un alimento recomendable durante las diferentes etapas de la vida y se incluye entre las recomendaciones de consumo diario por guías y pirámides nutricionales.

Tomando este escenario como referencia, se entiende que este lácteo es un alimento de primera necesidad, por lo que el IVA que se aplica sobre él debería ser equiparable al que se aplica a otros alimentos frescos como huevos, fruta, verduras y pan común, entre otros. El IVA superreducido para estos alimentos de primera necesidad es del 4%: ¿por qué al yogur natural se le mantiene el 10%?

En los últimos años la sociedad ha tomado conciencia sobre la importancia de la alimentación saludable, los alimentos que consume y sus beneficios para el organismo. No obstante, los índices de obesidad han ido en aumento en las últimas décadas, convirtiéndose en un problema de salud mundial y un reto para la salud pública de nuestro país. El Gobierno español es consciente de su papel en este reto y ha emprendido una reforma fiscal de la alimentación para promover aquellos alimentos saludables. El camino que nos queda por recorrer es largo, por lo que es de suma importancia que la administración pública siga revisando el IVA que se aplica a los alimentos recomendados para el consumo diario. En este marco, desde la Asociación Española de Fabricantes del Yogur y Postres Lácteos (AEFY) solicitamos la reducción del IVA sobre los yogures naturales para garantizar la accesibilidad a un alimento que se considera de primera necesidad.

El perfecto maridaje del yogur natural con otro tipo de alimentos saludables y recomendados como es la fruta hace que su consumo sea un indicador de dieta saludable. Estos patrones de alimentación saludable deben introducirse desde pequeños, asegurando así que las nuevas generaciones crezcan siendo conscientes de la importancia de mantener unos buenos hábitos de alimentación y de vida activa. Según el informe oficial Aladino 2019, la prevalencia de la obesidad infantil en España es del 17,3% entre los 6 y 9 años, lo cual destaca la importancia de promover alimentos saludables entre los más pequeños.

El mismo informe apunta que entre las familias con una renta inferior a los 18.000 euros anuales y un entorno de bajo nivel educativo aumenta el índice de obesidad infantil. Ello hace que la bajada del IVA en alimentos de primera necesidad, de alta densidad nutricional, con aporte de nutrientes esenciales en pocas calorías, como es el yogur natural, sea todavía más relevante. Garantizar un impuesto más bajo sobre el yogur natural permitiría que aquellas familias con ingresos más bajos puedan tener acceso a él, permitiendo que los más pequeños lo incluyan en su alimentación diaria.

La Organización de Consumidores y Usuarios también se ha hecho eco de ello, solicitando la revisión del gravamen que se aplica sobre los alimentos que se consideran saludables, llegando incluso a pedir que este sea del 0% sobre aquellos alimentos de primera necesidad. El yogur y las leches fermentadas sin azúcares añadidos forman parte del listado de alimentos en los que hay que revisar el IVA según la OCU, alineada totalmente con la petición que AEFY ha realizado para la reforma fiscal. Y es que, si nos comparamos con otros países de la Unión Europea, veremos que España se encuentra todavía lejos del tipo de impuesto que se aplica sobre el yogur natural. Si nos fijamos en nuestros países vecinos, Francia le aplica el 5,5% y Portugal el 6%.

Uno de los grandes retos de la salud pública mundial de este siglo es combatir esos índices de obesidad alcista, reto en el que la administración pública tiene un papel fundamental para conseguirlo. Es tarea de todos el seguir promoviendo acciones que contribuyan a la salud de la sociedad, por lo que promover la rebaja fiscal de los alimentos saludables es importante.
La industria alimentaria va a seguir evolucionando, así como las tendencias de consumo de la sociedad, pero las esencias se mantienen. Encontrar un yogur natural sin azúcar añadido en los hogares españoles es probable, pero entre todos podemos hacer que sea seguro.

Antoni Bandrés es presidente de AEFY (Asociación Española de Fabricantes del Yogur y Postres Lácteos)