Navantia, el poder transformador de la industria naval

Sector público, empresas e instituciones colaboran para llevar el negocio a la digitalización verde

Vista de uno de los astilleros de Navantia.
Vista de uno de los astilleros de Navantia.

La actividad de Navantia, así como su carácter de empresa pública con socios de primer nivel en el sector privado, coloca al líder del sector naval en una posición privilegiada para la modernización del ecosistema industrial. La empresa, comprometida con el Plan España Puede, ha presentado 42 propuestas para el plan de recuperación, y además participa en el programa específico denominado PERTE Naval. El objetivo es generar un efecto arrastre diferencial sobre la economía y sociedad españolas.

El Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica o PERTE Naval forma parte del área industrial del Plan de Recuperación. Su objetivo es mantener la soberanía industrial y transformar la cadena de valor del sector, y para ello Navantia trabaja con Pymar (órgano de gestión del sector de la construcción naval privada española) y Siemens, en calidad de socio tecnológico.

A la cabeza

Navantia, el poder transformador de la industria naval

Navantia lidera el sector naval en España, aportando 4.000 empleos directos y 26.000 indirectos. Tiene una cartera de pedidos de 8.000 millones y aporta 1.200 millones al PIB cada año. En 2020 ha dedicado 58 millones de euros a desarrollo e I+D, un 5,5% de sus ingresos.

Más de 100 entidades de la cadena de valor naval se han mostrado interesadas en el proyecto, incluyendo astilleros, industrias auxiliares, proveedores de equipos, servicios y tecnología, universidades y centros de investigación. Estas entidades están repartidas en 15 provincias y más del 50% de las empresas son pymes. Los proyectos se estructuran en tres ejes con el objetivo de optimizar el modelo de negocio: Digitalización, Sostenibilidad (ecodiseño y astilleros de residuos cero) y Capacitación de las Personas.

En cuanto a los 42 proyectos del plan de recuperación, en los que Navantia participa, sus líneas de actuación son: energía eólica marina, combustibles limpios, sostenibilidad en entornos marinos y transformación digital del sector naval.

En eólica marina, Navantia está impulsando alianzas para el desarrollo de parques eólicos marinos basados en tecnología flotante. Así, apuesta por crear un polo tecnológico que duplique la capacidad de fabricación de subestructuras. En paralelo, quiere desarrollar nuevos parques dentro del ecosistema español de energía eólica, así como desarrollar centros de excelencia y soluciones de mantenimiento en el sector.

Navantia apuesta por el hidrógeno en varios puntos de la cadena de valor: generación de hidrógeno verde en plantas modulares terrestres y marinas, impulso de esta forma de energía como combustible alternativo en la industria naval y desarrollo de una red de puntos de distribución y repostaje de hidrógeno son los proyectos de la empresa en este terreno.

Igualmente, propone apoyar la transición verde aplicando criterios de sostenibilidad en las operaciones, productos y servicios, ya desde su concepción. Y ha presentado, también, proyectos transformadores del modelo productivo naval, mediante tecnologías 4.0 de aplicación dual, y la digitalización de operaciones.

Normas
Entra en El País para participar