Invertir en energía sostenible en Rusia, todo un campo abierto

España solo exporta el 0,56% de servicios a un país que los necesita

Imagen de la Plaza Roja, epicentro de Moscú, la capital de Rusia.
Imagen de la Plaza Roja, epicentro de Moscú, la capital de Rusia.

Una población de 144 millones de habitantes; grandes recursos naturales, como petróleo, gas y minería; estabilidad política y económica; y necesidad de proyectos comerciales. Estos factores hacen de Rusia un país con un enorme potencial para empresas e inversores españoles. “En general, salvo las muy grandes, las compañías españolas tienen un conocimiento escaso del mercado ruso”, señala Carlos Martín Sánchez-Bendito, presidente de Elconsorcio.es, firma dedicada a la consultoría, inversiones y desarrollo de negocio y especialista en asesoramiento sobre mercados exteriores, entre los que se encuentra el ruso.

Rusia forma parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y está reduciendo sus barreras. Sin embargo, la característica principal de este mercado es su inexperiencia comercial internacional. Sánchez-Bendito explica que “aún arrastran la mentalidad del pasado, cuando la competitividad no existía”. Es un país que, más que mercancías, está necesitado de proyectos, desarrollo de ideas y servicios, además de inversiones. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), España exportó a Rusia en 2019 servicios (excluidos los turísticos) por valor de 411 millones de euros, un 14% más que el año anterior. El número de empresas exportadoras de servicios creció un 44% entre 2018 y 2019 y se situó en 2.204. Informática e información, servicios empresariales, transporte, servicios gubernamentales y comunicaciones fueron los más vendidos.

El Gobierno ruso ha establecido zonas económicas especiales para atraer inversiones

Pero aún queda mucho por hacer pues, según Icex España, solo representa el 0,56% de los servicios que exporta España. En cuanto a inversiones, en 2019 ocupó el puesto 36 en el ranking de países donde invierten los españoles, con un stock de inversión de 1.021 millones, datos de Icex.

Las tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible, muy demandadas

Martín Sánchez-Bendito insiste en que el potencial es inmenso, más cuando la pandemia ha afectado gravemente a otros mercados tradicionales para España como los latinoamericanos. Además, hay que tener en cuenta que el Gobierno ruso ha establecido varias zonas económicas especiales para fomentar la inversión extranjera.

En cifras

44% fue el porcentaje de crecimiento en 2019 respecto a 2018 del número de empresas de servicios españolas que exportaron a Rusia.

1.021 millones de euros. Es el stock de la inversión que mantuvo España con Rusia en 2019, según Icex, con lo que la capacidad productiva está garantizada.

Un área en la que todo está abierto allí es la de la energía, en especial, la sostenible. “Rusia está buscando compañías que cuenten con tecnología propia para ofrecer productos y servicios de energía sostenible, en particular, tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible”, asegura el presidente de Elconsorcio.es.

Equipos, componentes, integradores, ingenierías especializadas o servicios con contenidos que aporten sostenibilidad en la producción, almacenamiento y uso de la energía son muy bienvenidos en el país.

Tanto que cuentan con financiación y subvenciones por parte del Gobierno del país presidido por Vladímir Putin. Como también por parte del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, entidad creada en 1991 para ayudar a las economías de los países de la Europa central tras la caída del Muro de Berlín, y que aporta, sobre todo, préstamos a las empresas que quieran invertir en Rusia y otros estados europeos poscomunistas.

Área de interés

El caso del hidrógeno es emblemático. Sánchez-Bendito subraya que el desarrollo de este vector energético, indispensable hoy por hoy en la economía sostenible, es fundamental en aquel territorio y por ello muy demandado. Así, uno de los proyectos en los que se está trabajando con inversiones españolas es el clúster del Ártico de Mezen, constituido para conseguir hidrógeno más limpio o verde.

La bahía de Mezensky, en el Mar Blanco y en la ruta del Mar del Norte, cuenta con recursos energéticos únicos procedentes de las mareas marinas. En la época soviética se planificó la construcción de una central mareomotriz, la de Mezensky, que ahora, con tecnología actual, permite producir anualmente más de un millón de toneladas de hidrógeno verde para su exportación. En dicha bahía se construirán, además, todo tipo de instalaciones industriales.

Sectores más más atractivos

Oportunidades. Los sectores de la economía rusa que ofrecen más oportunidades para la inversión extranjera son la industria de extracción, manufacturas, sector financiero y de seguros, comercio mayorista y minorista, actividades administrativas y bienes raíces.

Exportaciones. La exportación de mercancías españolas a Rusia está volviendo poco a poco a la normalidad tras el parón provocado por la pandemia. Icex España informa de que se están retomando en aquel país las actividades de promoción presenciales de productos agroalimentarios, materiales de construcción, arquitectura, gastronomía, confección y mueble.

Normas
Entra en El País para participar