Calviño se abre a subir el salario mínimo en otoño si la recuperación del empleo continúa

Estima que el PIB podría crecer un 2% intertrimestral en el segundo trimestre del año

Mantiene en el 6,5% la previsión de crecimiento de 2021 y en el 7% la de 2022

Cuadro macro Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El Consejo de Ministros ha revisado este martes sus previsiones macroeconómicas en paralelo al lanzamiento del límite de gasto no financiero para el año 2022, a la luz del tono de la recuperación económica de la crisis del Covid-19 y de los embates de la última ola de la pandemia.

En la anterior revisión del cuadro macroeconómico, ha recordado la vicepresidenta primera dle Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se constataba “una ralentización del crecimiento por la tercera ola de la pandemia y por la situación climatológica del inicio del año”, ha recordado en referencia al temporal Filomena. “Ahora estamos en una situación muy diferente”, ha remarcado.

La reactivación económica arrojará un “crecimiento intertrimestral que podría situarse, o incluso superar el 2%” en el segundo trimestre del año, mientras que el número de afectados por ERTE ha caído hasta el entorno de los 340.000 (frente a los 3,6 millones de abril de 2020).

“Todo apunta a que en el mes de julio se podría recuperar más del 90% del empleo perdido”, incluyendo a los afectados por ERTE, ha añadido, quedando solo unos 450.000 afectados por suspensiones de empleo o pérdidas de puestos de trabajo. El empleo de febrero de 2020 podría recuperarse en otoño, ha anticipado, avanzando que en septiembre se valorará si es posible impulsar una subida del salario mínimo en los últimos tres meses del año. De mantenerse "la tendencia positiva del empleo, en septiembre veremos si es posible acordar un alza del salario mínimo para los meses finales del año", ha especificado.

Este anuncio supone un giro en los planteamientos defendidos por Calviño hasta la fecha, que parecía retrasar hasta 2022 cualquier posible incremento del salario mínimo, pese a las reclamaciones de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el ala de Podemos del Gobierno, que urgía a subirlo este mismo año. La cesión podría ayudar a engrasar la negociación interna del Presupuesto de 2022.

Mantiene las previsiones de crecimiento

“Cerca de año y medio después del inicio de la pandemia está en marcha una recuperación sólida de la pandemia”, ha destacado Calviño. Todos los analistas coinciden en que España recuperará el nivel de PIB precrisis en 2022 y que en 2023 estará en la senda de crecimiento anterior a la irrupción del virus.

Con todo ello, la evolución desde el pasado mes de abril viene a apoyar las previsiones de la pasada primavera, ha dicho Calviño, exceptuando dos apartados: empeoran las expectativas sobre el precio del crudo y el tipo de interés a largo plazo, mientras que mejoran la cifras de comercio internacional.

Así, pese a que el Ejecutivo venía barajando la posibilidad de reeditar al alza sus previsiones económicas, finalmente se ha decantado por la prudencia, en el marco de la expansión de la variante Delta el coronavirus, y ha mantenido inalteradas las grandes cifras del cuadro macro.

Concretamente, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos estima que el PIB crecerá un 6,5% este año, tras el descenso cercano al 11% del ejercicio 2020, y que repuntará un 7% en 2022.

Normas
Entra en El País para participar