El momento dulce de los titanes ASML y SAP puede agriarse

Ambas mejoran sus objetivos, pero los inversores ya han descontado gran parte de las buenas noticias

ASML y SAP están en racha. Los titanes europeos de la tecnología, con un valor de 251.000 millones de euros y 146.000 millones respectivamente, mejoraron ayer sus objetivos de ingresos para 2021. Sin embargo, los inversores ya han descontado gran parte de las buenas noticias.
Hay que admitir que ambas empresas se basan en tendencias tecnológicas bien establecidas. ASML, que vende máquinas que permiten a los fabricantes producir chips, se está beneficiando de la escasez de semiconductores en todo el sector. Clientes clave como Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSM), con un valor de 541.000 millones de dólares (460.000 millones de euros), están invirtiendo en equipos adicionales para aliviar la escasez.

El presidente de ASML, Peter Wennink, elevó el miércoles sus previsiones de ingresos para 2021 por segunda vez este año. Ahora espera que las ventas aumenten un 35%, frente al 30% de abril y al mero crecimiento de “dos dígitos” previsto de enero.

Por su parte, el jefe de SAP, Christian Klein, está consiguiendo que los clientes abandonen las antiguas licencias de software y se pasen a sus servicios de computación en la nube basados en suscripciones. Su producto estrella, RISE, permite a clientes como Etihad Airways y Siemens Energy ejecutar operaciones empresariales básicas, como la gestión de la cadena de suministro y las finanzas, en servidores remotos por una cuota recurrente. Es más fácil que ejecutar el software localmente en sus propias máquinas. El miércoles, Klein incrementó su previsión de ingresos en la nube para 2021 a 9.300 millones de euros, frente a 9.200 millones, tras una mejora similar en abril.

Las dos tendencias tienen recorrido. El kit de ASML podría tener aún más demanda si los políticos de Europa y Estados Unidos impulsan la construcción de plantas locales de chips para reducir su dependencia de las fábricas asiáticas. Y la pandemia ha llevado a más empresas a renovar sus sistemas informáticos, lo que significa que el producto RISE de Klein debería de seguir ganando clientes.

El problema es que los inversores ya prevén un éxito continuado. Los analistas esperan que los ingresos de Klein por la nube se dupliquen con creces para 2025, hasta alcanzar casi 22.000 millones de euros, según las estimaciones medianas de Refinitiv, lo cual está en línea con sus propios objetivos a largo plazo, esbozados en octubre. La relación precio-ingresos de SAP ya ha subido a 24 veces, en comparación con las 18 veces que se pagaban justo después de que Klein diera a conocer sus objetivos.

ASML, por su parte, cotiza a más de 40 veces los beneficios, frente a un nivel medio de dos años de 34, según datos de Refinitiv. Si cualquiera de los dos motores de crecimiento decepciona, también podrían hacerlo las infladas acciones del dúo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías