Volkswagen, primer candidato al Perte del vehículo eléctrico

La compañía lidera una agrupación que optará a las ayudas públicas y prevé que se fabriquen coches de baterías en Martorell y Navarra

Instalaciones de Volkswagen.
Instalaciones de Volkswagen. EFE

La iniciativa liderada por Seat (Volkswagen) para impulsar la fabricación de vehículos eléctricos en España es la primera que se perfila como candidata a las ayudas públicas de casi 3.000 millones de euros incluidas en el proyecto sectorial aprobado por el Ejecutivo (Perte).

El Consejo de Ministros dio luz verde el martes pasado al proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) del vehículo eléctrico y conectado (VEC) que inyectará en el sector 4.295 millones públicos hasta 2023, en su mayoría procedentes del fondo europeo Next Generation, y que se prevé que movilizará inversiones privadas de más de 19.700 millones.

Del total de dinero público, 2.975 millones irán a la actuación integral para el desarrollo y fabricación del VEC en España, y de esa cantidad, unos 1.500 millones serán subvenciones, mientras que otros 1.500 millones consistirán en préstamos.

El BOE ha publicado hoy sábado las condiciones del PERTE

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publica hoy  sábado la Orden que recoge la aprobación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) para el desarrollo
de un ecosistema para la fabricación del vehículo eléctrico conectado
(VEC).

Para poder optar a estas ayudas, los proyectos deberán ser presentados por agrupaciones empresariales integradas por, al menos, cinco compañías tractoras. Además, la inversión deberá tener impacto en un mínimo de dos comunidades autónomas.

Las iniciativas también deberán incluir una planta de fabricación de baterías y plataformas para la producción de vehículos eléctricos y la fabricación de componentes, así como integrar un 40 % de pymes y contar con una inversión mínima de 40 millones de euros. En marzo pasado el Gobierno anunció la creación de un consorcio público privado con Seat y sus socios en el denominado proyecto F3, integrado por una quincena de compañías, entre ellas Iberdrola, Telefónica y CaixaBank, y otras del mismo sector de la automoción como Ficosa, Gestamp, Sesé y Grupo Antolín.

Este proyecto contempla la creación de una fábrica de baterías eléctricas cerca de la planta que la firma automovilística tiene en Martorell (Barcelona). La fábrica, que se convertiría en la tercera del consorcio alemán después de la de Alemania y Suecia, forma parte de un proyecto más ambicioso, denominado Future Fast Forward, que contempla también la producción de coches eléctricos pequeños en Martorell y Navarra.

Tras la aprobación del Perte, el consejero delegado de Volkswagen, Herbet Diess, aseguró que España será uno de los pilares estratégicos de la ofensiva de vehículos eléctricos del grupo. El grupo automovilístico alemán, que engloba marcas como VW, Seat, Skoda, Porsche y Audi, quiere establecer en España "toda la cadena de valor añadido de los vehículos eléctricos", incluida la producción de vehículos, de sus componentes y la nueva fábrica de baterías, subrayó Diess esta semana.

La multinacional Ficosa, con sede en Viladecavalls (Barcelona), se encargará, en concreto, del desarrollo local de sistemas para el vehículo eléctrico. Además de este proyecto, Ficosa ha asegurado a Efe que esta valorando también otras vías de actuación en el marco del Perte centradas en la mejora de la seguridad de los vehículos de conducción autónoma (smart digital view).

Normas
Entra en El País para participar