El Ibex registra su peor semana desde enero al caer un 3%

El selectivo español cede un 0,24% en la sesión y logra salvar los 8.500 puntos que perdió por momentos

Ibex 35 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los máximos anuales marcados en junio por el Ibex 35 parecen ahora un espejismo. La nueva oleada de contagios de Covid-19 en España, así como en otros países europeos y del resto del mundo por el avance de la variante Delta, ha truncado las expectativas para este verano. El selectivo español ha registrado su peor semana desde el mes de enero, tras caer un 3,08%. Además, este descenso le deja al borde de perder los 8.500 puntos, mínimos de marzo. En el año, las subidas se reducen ya al 5,36%.

En el resto de Europa, los últimos días también han estado teñidos de rojo, pero con descensos más moderados que no impiden, sin embargo, registrar la peor semana desde febrero para la Bolsa parisina, que cae un 1,06%. Mayor es el descenso de la londinense, que pierde un 1,6%, mientras que el Ftse italiano cede un 1% y el Dax alemán, un 0,9%.

Al otro lado del Atlántico, tras tocar máximos el lunes, Wall Street cierra con caídas dispares -el Nasdaq se deja un 1,9% en la semana y el Dow Jones pierde un 0,5%- pendiente de la evolución de la temporada de presentación de resultados iniciada esta semana por los grandes bancos y que continuará con las grandes tecnológicas a partir del lunes. En el mercado español, serán Iberdrola, Línea Directa y Renta Corporación quienes darán inicio a la presentación de las cuentas del segundo trimestre este miércoles.

Desde DWS indican que en esta ocasión las cifras ya no serán tan importantes como "las perspectivas de las empresas". "El mercado bursátil mira al futuro, no al pasado, y pocas veces resulta más difícil capturar el futuro en cifras que en momentos de grandes cambios cíclicos", aseguran.

Los últimos cinco días también han estado marcados por los datos macroeconómicos, con un continuado avance de la inflación y una mejora del mercado laboral que muestran que la recuperación económica coge ritmo. En este sentido, los analistas de Pimco apuntan que "la economía mundial se encuentra ahora en la mitad del ciclo", lo que desde el punto de vista de la asignación de activos, "significa que los orientados al crecimiento, como la renta variable y el crédito, pueden seguir ofreciendo rendimientos relativamente atractivos".

Este viernes se conoció el IPC de junio en la zona euro, que bajó una décima, al 1,9% interanual. Otra de las referencias del día fue el dato de ventas minoristas de junio en Estados Unidos, mes en el que subieron un 0,6% frente a la esperada caída del 0,4%. En Asia, el Banco de Japón (BOJ) ha anunciado que mantendrá su política monetaria ultraflexible, pero rebajó dos décimas su proyección de crecimiento de PIB para este año.

En el Ibex, la semana ha tenido dos grandes protagonistas. Siemens Gamesa se desplomó el jueves un 14% tras lanzar un profit warning. La compañía, que con el descenso del viernes se deja un 18% en los últimos cinco días, anunció que revisa a la baja sus previsiones para el ejercicio 2021, con una estimación de ventas que se situará entre los 10.200 y 10.500 millones de euros, en la parte inferior del rango previsto. Esta noticia cayó como un jarro de agua fría en el sector de renovables y arrastró a Solaria.

El otro farolillo rojo del Ibex fue Inditex, que penalizó al selectivo el jueves tras desplomarse un 5,4%, su mayor caída desde abril del año pasado, ante las dudas sobre la evolución del negocio que publicó su competidor Asos. Pese al rebote del viernes, cuando se anotó un 1,4%, sus acciones se quedan en los 28,09 euros, niveles de hace cuatro meses.

Por sectores, el protagonismo ha estado dividido entre las turísticas y la banca. Las primeras han acusado las nuevas restricciones de los principales países emisores de turistas a España: Reino Unido ha incluido a las Islas Baleares de nuevo en su lista ámbar, lo que supone una cuarentena obligatoria a la vuelta, mientras que los Países Bajos han incorporado a Baleares y Canarias en la lista de zonas de riesgo, por lo que los viajeros sin pauta completa de vacunación tendrán que presentar un test negativo a su regreso. Francia, por su parte, desaconseja los viajes a España, aunque descarta imponer cuarentenas, y ha recortado el plazo para hacerse las pruebas para el regreso, de 72 a 24 horas antes. Una medida que también aplica a aquellos ciudadanos que viajen a Portugal.

Con todo ello, los valores turísticos del Ibex registran fuertes caídas. IAG se desploma un 9% y se anota así su peor semana desde diciembre, mientras que Meliá resta un 6,75%, el peor dato semanal desde marzo. Por su parte, Amadeus y Aena pierden un 4,4% y un 3,5%, pero solo hay que remontarse dos semanas atrás para registrar unas caídas superiores. En el año, solo estas dos retroceden: Amadeus, un 7,6%, y Aena, un 5,6%.

La banca, pendiente de las decisiones de los bancos centrales tanto en lo que se refiere a la evolución de su política monetaria como al posible levantamiento del veto del BCE a la retribución al accionista del sector, también acumula fuertes retrocesos. El más castigado es Sabadell, que cede más de un 7%, mientras que CaixaBank cae un 4,4%. Santander retrocede cerca de un 3% y Bankinter, tan solo un 0,8%. El sector recibió como un jarro de agua fría las palabras de la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, quien pidió prudencia a las entidades y recordó que el BCE tiene fórmulas para limitar el reparto del pago al accionista en función del banco.

Aunque las mayores caídas han sido para estos dos sectores, tan solo tres valores han logrado salvar la semana: Red Eléctrica, que ha avanzado un 1,59%, Naturgy (+0,5%) e Iberdrola (+0,15%).

Fuera del Ibex, los inversores castigaron esta semana la minera Berkeley tras conocerse a la mina de uranio de Retortillo. Sus acciones se desplomaron el lunes un 56,4%. El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informó desfavorablemente sobre la autorización de construcción de la planta de fabricación de concentrados de uranio en el municipio salmantino (Salamanca) por la escasa "fiabilidad" y las "elevadas incertidumbres" de la solicitud planteada por la empresa.

En el mercado de divisas, el euro cede posiciones frente al dolar, un 0,5%, aunque se mantiene por encima de los 1,18 billetes verdes.

El petróleo, por su parte, cae un 2,9%, su peor semana desde mayo, y el barril de Brent pierde los 74 dólares. La recuperación económica está elevando la demanda de crudo y tanto la Agencia Internacional de la Energía, como la Administración de Información Energética de EE UU y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) están de acuerdo en que así seguirá hasta finales de año, cuando esperan que el consumo recupere los niveles de 2019. El desacuerdo está en qué pasará después y cómo proceder en el aumento de la producción, unas dudas que ya se reflejaron en la reunión de la OPEP+ a principios de mes, que concluyó sin acuerdo.

Normas
Entra en El País para participar