Servicios TI

DXC acelera en España: factura más de 500 millones y va a contratar más de 1.000 personas este año

Con 14 centros de TI en el país, ya tiene una plantilla de 7.000 profesionales.

Prevé elevar ingresos entre un 10% y un 15% este ejercicio, que acabará en marzo

Juan Parra, director general de DXC en España y Portugal.
Juan Parra, director general de DXC en España y Portugal.

DXC Technology, la empresa que nació hace cuatro años fruto de la fusión del negocio de servicios empresariales de Hewlett Packard Enterprise (HPE) y CSC, acelera su apuesta por España. La compañía de servicios TI, especializada en ayudar a empresas y organismos públicos a aprovechar las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías, no ha parado de crecer desde entonces y ya es “una de las empresas tecnológicas más grandes de España”, según cuenta Juan Parra, director general de DXC en España y Portugal.

En su último ejercicio, concluido el pasado marzo, la multinacional superó los 500 millones de euros de facturación en España (19.000 millones a nivel global), tras crecer un 7% año sobre año, pese a la pandemia. Para este ejercicio, la compañía prevé elevar la cifra entre un 10% y un 15%, pues, según el directivo, aunque la pandemia no ha concluido desde un punto de vista sanitario y social, “las empresas sí han pasado página y están acelerando sus proyectos de transformación digital”. “Es verdad que con presupuestos complicados, pues la pandemia ha afectado a las cuentas de la mayoría de las empresas, pero todas tienen claro ya que la tecnología es una palanca importantísima para poder ser competitivas y crecer”, añade.

DXC ya tiene en España casi 7.000 empleados (unos 150.000 en todo el mundo) tras contratar en su último ejercicio más de 1.000 personas. “No hemos hecho ni ERE ni ERTE durante la pandemia; al contrario, hemos incrementado el equipo y lo volveremos a hacer. El plan es crecer este año en unas 1.000-1.500 personas; solo en nuestro primer trimestre fiscal, de mayo a junio, hemos contratado a 300, y el 98% de nuestra plantilla es indefinida. No solemos contratar gente por obra”, asegura el ejecutivo.

La compañía también suma en España 14 centros especializados en distintas tecnologías desde donde ofrece sus servicios. “En Santiago de Compostela, por ejemplo, tenemos uno con más de 300 personas que hacen big data; en Valencia otro de gestión de procesos de negocio y robotización, y en Madrid otro de ciberseguridad, o un centro cloud en Zaragoza con unas 1.000 personas”, apunta Parra, quien asegura que no planean de momento abrir más centros, pero sí crecer los que ya tienen.

DXC trabaja en España con unos 150 clientes, muchos grandes corporaciones como CaixaBank, Acciona, Ferrovial, FCC, Logista, Seur o la aseguradora Mediterráneo Vida a la que han evolucionado todo su core de negocio, al igual que han hecho con VidaCaixa, el grupo asegurador de CaixaBank. La banca tiene un gran peso en el negocio de DXC en España (en torno al 25%), aunque como señala el directivo trabajan para empresas de todos los sectores y su portfolio cubre desde la consultoría a la gestión de infraestructuras, aplicaciones, gestión de procesos de negocio (BPO), analítica de datos, ciberseguridad y gestión del puesto de trabajo.

Parra asegura que en España están viendo sobre todo muchos proyectos ligados a la migración al cloud público, a la modernización de las aplicaciones, a la analítica de datos, a la ciberseguridad y “algo que no es muy sexi, pero sí necesario por el empuje del teletrabajo, que es la modernización de la gestión del puesto de trabajo”. Según el directivo, tras la pandemia sí ha habido cambio en el tipo de proyecto: “Se están abordando los muy aterrizados a tierra y con un retorno de inversión y una solidez y un caso de negocio directo y claro; en cambio, se han abandonado muchos de los planteados a más largo plazo, sin un retorno de inversión claro y que se abordaban más con un planteamiento de incubadora”.

Independencia tecnológica

Parra destaca la independencia tecnológica de DXC. “No somos un fabricante de producto ni de infraestructura, somos una empresa de servicios, un integrador y un gestor posterior de lo que integramos y eso nos abre muchas puertas”. En ese sentido, apunta que HPE es para ellos un socio más, como Microsoft, Dell, SAP, Google o Amazon Web Services. Sus competidores habituales son Accenture, IBM, Atos o Capgemini.

Microsoft ha nombrado a DXC su partner “favorito” en España para hacer migraciones al cloud público y gestionar entornos híbridos. La firma tiene 500 personas en el país certificadas en tecnología Microsoft, aunque “nuestra relación con AWS es excelente y estamos migrando a muchas empresas a su nube pública, y también trabajamos con Google”. El directivo apunta sobre este tipo de proyectos que están llevando a la nube gran parte del negocio de Acciona.

Parra destaca un cambio que ha traido la pandemia. "Hace unos años, utilizar la tecnología como mecanismo de competitividad, de entender a los clientes, empleados o socios, no era algo tan conocido en los consejos de administración y los comités de dirección. Hoy, sí lo es. Y aunque la crisis sanitaria ha impactado en los ingresos y rentabilidad de las compañías, estos consejos están demandando que la tecnología les permita ser más competitivos, reduciendo costes operativos o creando nuevas líneas de negocio".

La compañía está llevando a cabo proyectos internacionales acompañando a sus clientes españoles por todo el mundo, como uno actualmente que están haciendo para Ferrovial en el continente americano, y también desarrollan y gestionan proyectos globales para clientes internacionales desde España, "porque aquí tenemos profesionales con un conocimiento referencial en algunas áreas".

Normas
Entra en El País para participar