Capital Energy: como anillo al dedo

El grupo renovable presenta proyectos a 11 convocatorias de fondos europeos y españoles

Capital Energy: como anillo al dedo

Capital Energy se hizo con 620 megavatios (MW) eólicos en la subasta de energías renovables convocada por el Gobierno el pasado mes de enero. Ahora espera correr la misma suerte en el reparto de unos fondos europeos pensados para que la digitalización y la sostenibilidad reactiven una economía golpeada por el Covid con un modelo más competitivo y responsable con el entorno.

Fundada por Jesús Martín Buezas, la compañía lleva casi 20 años trabajando en el ámbito de las renovables y su vocación es convertirse, en apenas un lustro, en actor fundamental de un sector clave para la sostenibilidad medioambiental, económica y social de España y Portugal.

Coinciden así los objetivos de Bruselas y del grupo español, que, según consta en el Informe integrado 2020 que la firma daba a conocer a finales de mayo, ha presentado proyectos innovadores a 11 convocatorias de fondos europeos y españoles con un presupuesto que supera los 11.700 millones de euros.

Opta a desarrollos innovadores presupuestados en más de
11.700 millones

Juan José Sánchez, consejero delegado de Capital Energy.
Juan José Sánchez, consejero delegado de Capital Energy.

Optando a las manifestaciones de interés nacionales y regionales con iniciativas orientadas al desarrollo de renovables, hidrógeno verde, almacenamiento energético, digitalización e investigación y desarrollo, Capital Energy aspira a participar en el reparto de las ayudas y la financiación previstas, “una oportunidad para transformar los patrones de producción y consumo” y para tratar de hacerlos “más sostenibles”, declaraba el pasado mes de abril su consejero delegado, Juan José Sánchez, en un foro organizado por la agencia Efe y la consultora KPMG.

Efecto tractor

Sánchez defiende que la recuperación en España, para ser sólida y resiliente, ha de transitar por la senda de la sostenibilidad, algo que es posible por la disponibilidad de los recursos naturales y por “una cadena de valor de primer nivel”. Además, el consejero delegado sostiene que el país disfruta de ventajas y fortalezas para desarrollar el hidrógeno renovable como un vector fundamental dentro de la matriz energética del futuro.

La propia experiencia de la compañía pasa por intentar conciliar su contribución a la progresiva descarbonización de la economía a través de la implantación de las renovables, como la eólica o la solar, con el fomento del desarrollo económico y social de todos los territorios en los que opera a través de la firma de acuerdos con Administraciones públicas, empresas y colectivos locales para ejercer un efecto tractor con su actividad.

De hecho, el grupo prevé que los fondos europeos permitan desplegar sus activos renovables para desarrollar una mayor digitalización y conectividad en áreas y entornos rurales donde se ubican sus instalaciones.

En marcha

Capital Energy quiere ser el primer operador 100% renovable verticalmente integrado de la Península. En octubre lanzó su comercializadora, tiene una cartera de proyectos de unos 38 GW de potencia y ha firmado contratos para equipar sendos parques eólicos con Siemens Gamesa y GE Renewable Energy.

Para cumplir su plan de negocio, ha cerrado operaciones de financiación con bancos nacionales de primer orden y con inversores institucionales internacionales por más de 300 millones.

Normas
Entra en El País para participar