La gran empresa mueve ficha para captar las ayudas europeas para rehabilitar vivienda

BBVA y Acciona se alían para llegar a las comunidades de propietarios

El 60% del dinero del programa está pensado para las obras en edificios

Edificio de viviendas en rehabilitación en Barcelona.
Edificio de viviendas en rehabilitación en Barcelona. GETTY

El Gobierno hará público próximamente el instrumento que regulará y calendarizará la ejecución de los fondos europeos que comenzarán a llegar a España en el mes de agosto, con una prefinanciación inicial de 9.000 millones de euros que irá creciendo a medida que pasen los meses y se vayan cumpliendo los diferentes hitos y objetivos pactados con Bruselas. En este contexto, las grandes empresas empiezan a moverse para captar la parte del dinero comunitario que irá al Programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales, dotado con 3.420 millones de euros y diseñado para hacer energéticamente más eficientes cerca de 510.000 viviendas de aquí a 2026.

El viernes, BBVA y Acciona sellaron un acuerdo con el objetivo de formar parte del proceso que asesorará a las comunidades de propietarios que quieran rehabilitar sus edificios, con el objetivo inicial de llegar a un total de 3.000 viviendas. Cabe recordar que de los 3.420 millones, casi el 60% (unos 1.994 millones) están pensados para las intervenciones a nivel inmueble, reservando el resto del montante a las obras de viviendas individuales y a la puesta a punto de barrios y vecindarios completos.

El pacto entre las dos compañías resume en buena parte cuál es el proceso que deberán seguir las comunidades de propietarios que decidan rehabilitar el edificio. El acuerdo, de un lado, permitirá a los interesados la posibilidad de contratar con la empresa de energías renovables un servicio llave en mano, que engloba el diseño, la ejecución y la tramitación de subvenciones. Por otro, incluirá la posibilidad de solicitar con la entidad bancaria una propuesta para la financiación de los proyectos.

Si la comunidad muestra interés, explican las compañías, Acciona elaborará un análisis en profundidad del inmueble y diseñará una propuesta personalizada que incluya las actuaciones a realizar, las subvenciones a las que se pueden optar y la financiación necesaria. Una vez que el proyecto sea aceptado por la comunidad, la empresa se encargaría de su ejecución y de la gestión de las ayudas, mientras que BBVA podría ofrecer una solución de financiación diseñada a medida.

Las actuaciones integrales en edificios completos estarán apoyadas con las mayores deducciones fiscales y las ayudas directas más cuantiosas. El Ejecutivo establece una deducción del 60% por obras de rehabilitación para edificios enteros aplicable a cantidades satisfechas por personas físicas propietarias de vivienda, “condicionadas a una reducción del consumo de energía primaria no renovable, referida a la certificación energética, de un 30% como mínimo, o bien, a la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase energética «A» o «B», en la misma escala de calificación”, detalla el ministerio.

En las ayudas directas, el Ejecutivo contempla subvenciones modulables entre el 40% y el 100% del coste de la obra cuando se mejoren las fachadas y cubiertas o se instalen calderas o paneles fotovoltaicos.

Normas
Entra en El País para participar