Repsol invertirá 657 millones en la ampliación de su complejo industrial de Sines

Construirá dos nuevas plantas de material 100% reciclable

Sede de Repsol en Madrid
Sede de Repsol en Madrid EL PAÍS

La multinacional energética Repsol construirá dos plantas de materiales poliméricos en su complejo industrial de Sines (Portugal), por 657 millones de euros, la mayor inversión industrial en el país en la última década, según el grupo español.

Los nuevos materiales, 100% reciclables, podrán utilizarse para aplicaciones de alta especialización y en línea con la transición energética en la industria farmacéutica, automotriz y alimentaria. Con la inversión, Repsol "da un paso en su objetivo de tener una petroquímica más integrada y diversificada", además de aumentar las sinergias del área industrial de la compañía.

El complejo industrial contará con nuevas instalaciones que incluye la posibilidad de uso del ferrocarril, optimizando así la conexión con el mercado europeo y reduciendo la huella de carbono. Las plantas estarán operativas en 2025 y convierten al complejo industrial de Sines en uno de los más avanzados de Europa por su flexibilidad, elevado grado de integración y competitividad, destaca la empresa.

Neutralidad tecnológica

Se instalarán dos plantas químicas, una polietileno lineal y otra de polipropileno. Ambas cuentan con una tecnología con la que Repsol pretende garantizar la máxima eficiencia energética, siguiendo el objetivo de ser una compañía de emisiones netas en 2050. Así, la multinacional afirma que abordando la descarbonización desde la neutralidad tecnológica se garantizará "el futuro y la rentabilidad del Complejo Industrial” al tiempo que mantiene y crea puestos de trabajo.

Para Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol: "esta inversión demuestra el compromiso de Repsol con su complejo industrial en Portugal. La compañía apuesta por un desarrollo industrial que permita la transición energética al tiempo que crea riqueza y empleo de calidad".

El Plan estratégico 2021-2025 de la empresa incluye una inversión 18.300 millones de euros en los próximos cuatro años para evolucionar su área industrial, transformando todos sus complejos en polos multienergéticos “dotándolos de las últimas tecnologías que permitan descarbonizar sus procesos a través de la mejora de la eficiencia energética”, destacó este viernes la compañía. De esta manera, la multienergética afirma reforzar su compromiso de contribuir al desarrollo sostenible de las áreas donde opera, generando una actividad económica que beneficia a la sociedad.

Normas
Entra en El País para participar