El Ibex firma su segunda peor sesión del año y cae a mínimos de abril

El selectivo español se deja un 2,31% y pierde los 8.700 puntos

Ibex 35 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La expansión de la variante Delta y la preocupación sobre la posibilidad de que el crecimiento económico haya tocado techo pusieron punto y final a la indecisión que venía dominando en las Bolsas en las últimas semanas. Siguiendo la estela bajista de los mercados asiáticos, donde los inversores temen que la propagación de las nuevas variantes ponga en riesgo la recuperación económica, Europa amaneció teñida de rojo, un color del que no logró desprenderse, sino que fue ganando intensidad a medida que avanzaban las horas. El Ibex 35, que en las últimas sesiones venía registrando movimientos estrechos, concluyó con una caída del 2,31%. Además de perder los 8.700 puntos y marcar mínimos de abril, la Bolsa española firmó su segunda peor sesión de 2021 solo superada por la vivida el 20 de abril cuando bajó un 2,89%.

Los descensos fueron generalizados tanto en Europa como en EE UU, pero algo más intensos en las Bolsas periféricas las más perjudicadas, un movimiento que como señala Nicolás López, director de análisis de renta variable de Singular Bank, no obedece a un problema de estos mercados, sino que se engloba dentro del proceso de menor apetito por el riesgo que se venía produciendo hace algunas semanas. El Mib italiano cedió un 2,55% mientras el Cac francés se dejó un 2%; el Dax alemán, un 1,73% y el FTSE británico, un 1,68%. “Los inversores están tratando de medir el posible impacto de la variante Delta, mucho más contagiosa y que está frenando la desescalada, por el temor de los políticos a ir una vez más por detrás del virus”, explica Patricia García, analista de Macroyield.

Los mayores descensos registrados por la Bolsa italiana y española tuvieron como claro protagonistas al sector bancario. Sabadell bajó un 3,39%; BBVA, un 3,28%; Santander, un 2,78% mientras Bankinter y CaixaBank retrocedieron un 1,56% y un 1,78%, respectivamente. Las entidades que en los últimos meses se habían visto favorecidas por el alza de las rentabilidades de los bonos sufren ahora el aplanamiento de las curvas de deuda. Desde IG señalan que además de la debilidad empiezan a reflejar los últimos datos macroeconómicos la refracción se está frenando, un escenario que favorece a las compañías de perfil más defensivo.

Aunque la banca sigue pensado mucho en la Bolsa española, los descensos fueron generalizados y Almirall (-3,59%) se convirtió en el más damnificado en una jornada en la que solo tres valores del Ibex 35 escaparon a las ventas. Solaria avanzó un 1,92%; Pharma Mar, un 1% mientras IAG concluyó en tablas en una sesión en la que la que todas las miradas estuvieron puestas sobre el sector turístico ante la disparidad de criterios adoptados por Francia y Reino Unido en referencia a los desplazamientos de sus ciudadanos a territorio español en un momento en el que la cepa Delta empieza a ser la variante dominante en varias comunidades autónomas.

Un día después de la publicación de las actas de la Fed, las pérdidas también se extendieron a Wall Street. Aunque la retirada de los estímulos aún está lejos en el tiempo antes la falta de consenso de los miembros del banco central, los inversores se inquietan ahora por la posibilidad de que en los próximos trimestres el crecimiento se ralentice. Gonzalo Sánchez, director de inversiones de Gesconsult, señala que después de una racha en la que se venían registrando datos macroeconómicos en máximos, la publicación del ISM fue la puntilla para prolongar la corrección. Tampoco ayudaron las peticiones semanales de desempleo que aumentaron en 373.000 solicitudes, por encima de las 350.000 que preveían los analistas. El Dow Jones y el Nasdaq cayeron un 0,7%.

A pesar del mal comportamiento que registraron las Bolsas los inversores se muestran optimistas, aunque reconocen que se necesitan de nuevos catalizadores y que la selección de compañías es ahora más necesaria que nunca porque las valoraciones son muy exigentes. Sánchez considera que las caídas son un buen momento para tomar posiciones en cotizadas en las que se combine la calidad y la visibilidad operativa.

La caída de las rentabilidades en el mercado deuda tras la estela dejada el miércoles en EE UU duró poco en el mercado español. El bono a 10 años que en niveles intradía marcó mínimos de abril concluyó la jornada en el 0,348% frente al 0,33% previo y continúa lejos del 0,61%, el máximo anual. Los que sí prolongaron los decensos fueron el bono alemán, que cerró el -0,3%, mínimo de abril, y el estadounidense que cayó del 1,3% por primera vez en cinco meses.

En el mercado de materias primas el Brent avanza un 0,97%, hasta los 74 dólares, a cierta distancia de los 77 que marcó el lunes.

Normas
Entra en El País para participar