Emprendimiento

Cafler lanza una plataforma de movilidad delegada: te llevan el coche a la ITV, a lavar o al taller

Sus conductores mueven el vehículo por los usuarios para cualquier gestión que necesiten. Ofrecen sus servicios a usuarios finales y a agentes del sector de la automoción (talleres, compañías de seguros y concesionario)

Iñigo Diego y Ricard Guillem, cofundadores de Cafler.
Iñigo Diego y Ricard Guillem, cofundadores de Cafler.

La startup española Cafler lanza una plataforma online de movilidad delegada ocho meses después de presentar su idea de negocio en un foro de inversión al que acudió para conseguir 200.000 euros de financiación para su puesta en marcha. Tras levantar finalmente 800.000 euros, el proyecto echa a andar en Madrid y Barcelona con el propósito de gestionar de forma eficiente y económica todos los servicios de movilidad relacionados con un automóvil.

Su primer servicio es el de pasar la ITV de aquellos propietarios que, por falta de tiempo u otra razón, prefieren externalizar esta tarea. Y mercado parece que hay, pues cada día se mueven entre ambas ciudades más de 16.000 vehículos para hacer esta inspección técnica.

El objetivo de Cafler, fundada por Ricard Guillem e Íñigo Diego, es cubrir cualquier necesidad del usuario relacionada con la movilidad de su vehículo: llevarlo a limpiar, al taller, traerlo del concesionario tras su compra, intercambiarlo entre miembros de una familia, llevarlo de un punto A a un punto B... “Tu coche está para moverte a ti, no para qué tu pierdas tiempo en moverlo”, dice Guillem, CEO de la compañía. El directivo cuenta que la plataforma utiliza un algoritmo propio que “permite externalizar cualquiera de esos servicios de una forma rápida, segura y económica”. Cafler arranca con un precio cerrado de 9,99 euros, IVA incluido.

"Nuestra plataforma responde a una demanda que existe en el mercado, ya que el ritmo de vida actual nos invita a organizarnos de distinta manera, poniendo el foco en cuestiones importantes y dejando en manos de terceros aquellas tareas que no nos aportan, pero que sin tecnología no resultaba eficiente. Ahora, gracias a la inteligencia artificial y a nuestro algoritmo podemos optimizar los procesos, escalar mucho las operaciones y ofrecer el mayor número de servicios con el menor número de drivers, lo que nos permite ofrecer ese precio tan competitivo y democratizar este tipo de servicio", continúa Guillem.

La startup cuenta con una red propia de conductores profesionales, “certificados y claramente identificados”, que garantizan, dicen, un servicio de calidad. Según Diego, el usuario solo tiene que entrar en la plataforma y reservar el servicio, indicando lugar y hora de recogida del vehículo. Los conductores se encargan de recogerlo, gestionar el servicio y devolverlo en el sitio fijado. Mientras estos realizan la gestión contratada, el usuario puede hacer un seguimiento en tiempo real.

Guillem y Diego aclaran que su red de conductores se compone de conductores contratados en plantilla y de profesionales autónomos que dedican una pequeña parte de su jornada a trabajar para la plataforma. "Este modelo escalable nos permite abastecer tanto picos de demanda como no tener conductores desocupados", señalan los fundadores.

La plataforma de Cafler está dirigida tanto al usuario final como a cualquier agente del sector de la automoción (talleres, empresas de seguros o concesionarios, entre otros) que pueden ofrecer un valor añadido a sus clientes.

Ambos emprendedores señalan que han constatado que el cliente que lleva el coche al taller solicita cada vez más que el propio taller le pase la ITV. A la vez que realiza la revisión, el mecánico traslada el coche a pasar la ITV y lo devuelve al propietario. "Este servicio de movilidad delegada supone para el taller un coste medio de unos 120 euros, incluyendo las tasas, que varían según las ciudades. Sin embargo, gracias a nuestra tecnología, ese coste se puede reducir hasta un 70%, eliminando así el coste de oportunidad que supone a los talleres destinar personal cualificado a mover un vehículo”, asegura Diego.

Algunas importantes cadenas de talleres como Feu Vert (con más de 100 puntos de venta en España) y certificadoras como TÜV SÜD, además de talleres independientes y concesionarios de distintas marcas, ya han contratado los servicios de Cafler, que planea ampliar su actividad a otras ciudades españolas este año. "Queremos abrir un par de ciudades más, posiblemente Valencia y Bilbao, siempre acompañado de nuestros partners en España, y siempre en grandes ciudades porque este es un negocio de centros urbanos grandes", continúa Guillem. También iniciarán un test piloto internacional para entrar "con solvencia" en 2022 en otros países como Francia.

La compañía planea llevar a cabo una segunda ronda de financiación antes de finalizar 2021 para desarrollar la versión 2.0 de la plataforma, que quieren tener operativa para principios de 2022, y en ella lanzarán de golpe todos los demás servicios apuntados. Los fondos de la segunda ronda, "que superará los cuatro millones", también se utilizarán para llevar a cabo la expansión internacional de la empresa.

La primera, liderada por BStartups, de Banco Sabadell, y Encomenda, ha contado también con inversores europeos como Dídac Lee, René de Jong y Jacky Abitbol, partner de Cathay Innovation, El dinero captado, los más de 800.000 apuntados, se dedicarán a desarrollo tecnológico y a ampliar el equipo, que ahora suma 20 personas, además de la flota de conductores.

"Llegamos al mercado para acompañar la transformación de la movilidad y convertirnos en una realidad de la sociedad donde pedir un Cafler para que me lleven el coche a lavar o a cambiar los neumáticos sea algo habitual", subraya Guillem, quien con tan solo 16 años y una historia ligada al sector de la automoción (su familia tiene varios concesionarios) decidió poner en marcha la compañía. Su socio también cuenta con una experiencia directa en el sector tras trabajar en la multinancional Michelin y fundar e.neumaticos.com

Normas
Entra en El País para participar