Reestructuración

El juez da todo el poder a EY en Abengoa y aparta a los minoritarios

Los consejeros pierden casi toda la capacidad de gestión en la compañía

Una torre en una planta solar en Sanlucar la Mayor (Sevilla).
Una torre en una planta solar en Sanlucar la Mayor (Sevilla). Reuters

Ya hay decisión judicial sobre Abengoa SA, en concurso de acreedores desde finales de febrero, que pasa al régimen de suspensión de las facultades de la firma frente al anterior de intervención. Ahora, EY Abogados, que lleva las riendas del concurso, tendrá en la práctica todo el poder sobre la matriz y también gozará de amplias facultades sobre las decisiones en las filiales, incluida la que agrupa los negocios, Abenewco 1. La sección 3ª del tribunal de instancia mercantil de Sevilla así lo ha decidido en un auto al que ha tenido acceso CincoDías, después de que así se lo solicitara EY, según se comunicó a la CNMV en la madrugada del 21 al 22 de junio.

Esto se produce después de que la sindicatura de accionistas minoritarios, AbengoaShares, con un 21% del capital de la matriz, que cotizaba en Bolsa hasta el 14 de julio del año pasado, cuando fue suspendida de negociación por la CNMV, solicitara la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas. El objetivo era destituir a los actuales consejeros para que tomara el mando de la matriz el líder de la agrupación y expresidente de Amper, Clemente Fernández, que se ha negado al rescate que está actualmente encima de la mesa y que pasa por la aportación de 200 millones de euros entre créditos y capital por el fondo de origen californiano Terramar.

En su auto, el juez, Miguel Ángel Navarro Robles, motiva su decisión por "la incertidumbre, falta de seguridad jurídica y eventualidad de impacto negativo que pueda tener el conflicto societario subyacente entre un grupo de accionistas minoritarios y la sociedad, sobre el delicado proceso de negociación y de elaboración y desarrollo de la propuesta de convenio actualmente en curso que lo es conforme a la única oferta vinculante existente a la fecha [la deTerramar), y sin perjuicio de otra/s que pudieren concretarse en tiempo razonable".

AbengoaShares solicitó una junta extraordinaria el pasado 21 de mayo, y ahora la decisión está en el tejado del juez, si bien un cambio en los consejeros tendría ahora mínima influencia en los futuros acontecimientos, al haber sido privados de la mayor parte de sus poderes de gestión.

La SEPI está en proceso de estudio de solicitud de rescate de Abengoa por 249 millones, cuya participación es indispensable para que el plan de salvamento de Terramar llegue a buen puerto. El organismo dependiente del Ministerio de Hacienda ha solicitado al eventual rescatador que le exponga un plan de viabilidad a medio plazo para Abenewco, como publicó este periódico el pasado sábado 3 de julio. El objetivo es preservar el grueso de la compañía operativa, y no que estas sea vendida a trozos una vez haya sido salvada. En todo caso, la participación del organismo es complicada ante los antecedentes de Abengoa, que lleva desde 2015 en el alero.

Son muchas las partes con intereses en Abengoa, y cada una de ellas tiene su propia agenda de peticiones y condiciones. Es necesario un mínimo común denominador para que se pueda ejecutar el rescate, y esto es harto complicado dadas las circunstancias. La próxima fecha marcada en rojo es el 16 de julio, cuando vence el waiver concedido por un grupo de acreedores a Abenewco 1, la filial operativa del grupo de ingeniería y de la que penden la mayor parte de los alrededor de 13.000 empleados de la compañía.

No solo la SEPI está convocada, también Cesce, que debe garantizar avales por 300 millones que han de conceder los actuales acreedores solicitados por Terramar como condición para que su oferta surta efecto. Entre los acreedores destacan Banco Santander, Bankia, CaixaBank, Crédit Agricole y los fondos Blue Mountain, KKR, Alden y Melqart. También el ICO está en conversaciones para participar en un eventual blindaje de liquidez.

Con todo, las espadas siguen en alto y las diferentes partes involucradas no pierden la esperanza de que en el último minuto se llegue a un acuerdo que permita a la compañía seguir adelante. Terramar ofrece préstamos a Abenewco 1 por 150 millones y también está dispuesta a inyectarle capital por otros 50 millones, según comunicó Abengoa a la CNMV el 4 de abril. Así se quedaría con alrededor del 70% de la filial con los activos valiosos del grupo de ingeniería, mientras que el restante 30% iría a parar a los actuales acreedores.

Normas
Entra en El País para participar