Los gestores automatizados acumulan 12 millones de pérdidas en cuatro años

Tan solo Indexa Capital ha logrado salir de los números rojos

Los gestores automatizados acumulan 12 millones de pérdidas en cuatro años

A finales de 2016 empezaron a surgir en España varios proyectos que querían provocar una disrupción en la industria de fondos de inversión. Eran gestores automatizados que vendían carteras de fondos indexados a muy bajo coste. Cuatro años y medio después, estos proyectos acumulan unas pérdidas de 12 millones de euros y tan solo la firma Indexa Capital ha logrado entrar en beneficios.

Los cuatro principales proyectos independientes de gestión automatizada son los de Indexa, Finizens, Finanbest e inbestMe. El primero logró empezar a dar beneficios en septiembre del año pasado, y en 2020 ya logró cerrar el año en números negros, pero el resto sigue en pérdidas.

Finizens, impulsado por la firma de capital riesgo Axon Partners, acumula desde su lanzamiento pérdidas por valor de 5,1 millones de euros, de acuerdo con los datos remitidos a la CNMV. Finanbest pierde desde 2017 casi 3 millones de euros. E inbestMe, 2,2 millones. Indexa, aunque ya está ganando entre 70.000 y 100.000 euros al trimestre, aún acumula unos números rojos de 1,9 millones de euros si se analiza desde su lanzamiento.

El problema de estos proyectos es que para empezar a ser rentables necesitan tener un volumen de patrimonio asesorado o gestionado muy grande. Al apostar por unas comisiones ultrabajas (costes totales de entre el 0,5% y el 0,8%, frente al 2,5%/3% de los fondos normales), estas firmas precisan de contar con muchos clientes para poder empezar a dar beneficios.

Indexa Capital sí que logró ya en 2020 superar los 1,2 millones de euros de comisiones brutas y ya tiene más de 40.000 clientes, pero Finizens no llegó el año pasado a los 400.00 euros, mientras que Finanbest sumó 87.000 euros e inbestMe 113.000 euros. Unos niveles de ingresos que aún no bastan para cubrir los gastos.

Estos proyectos, además de ofrecer carteras gestionadas de fondos, también comercializan gestión pasiva en otros formatos, como planes de pensiones individuales, EPSV (los planes de pensiones del País Vasco), seguros de vida-ahorro y también fondos de inversión puros.

La banca tradicional, ante la amenaza que representaba la gestión pasiva, comenzó a lanzar sus propios proyectos, sus filiales low cost, como hicieron antes las aerolíneas o las teleoperadoras. Santander empezó a ofrecer carteras de fondos indexados a través de su filial online Openbank; CaixaBank, mediante el proyecto Smart Money; Bankinter, con Popcoin, y Andbank, con su participada MyInvestor.

En puridad, la primera entidad que empezó a apostar en España por la gestión pasiva con bajas comisiones fue ING. Sus planes de pensiones Naranja llevan funcionando 20 años, aunque ya las comisiones no son tan atractivas respecto a otros competidores.

Con todo, el producto se ha demostrado muy competitivo y los planes de Naranja están entre los más rentables de la última década, respecto a productos comparables. ING acumula casi 4.900 millones de euros en estos planes de gestión pasiva. En sus carteras de fondos indexados, las carteras Naranja, ING tiene otros 1.500 millones de euros.

Otro de los bancos que decidió apostar muy fuerte por la gestión pasiva para hacer frente a los nuevos jugadores fue CaixaBank, con sus carteras Smart Money. Desde su puesta en marcha en 2018 la entidad ha logrado atraer 3.500 millones de euros a este tipo de productos.

MyInvestor, una firma impulsada por Andbank España y en la que participan como accionistas Axa Seguros y El Corte Inglés, también ha hecho una apuesta decidida por la gestión pasiva. En su supermercado de fondos, los productos que más se contratan son los fondos indexados, especialmente de Vanguard, uno de los referentes del sector, y que no son fáciles de contratar. Además, cuenta con carteras de fondos indexados, y fichó para su diseño a Ignasi Viladesau, que provenía de BlackRock (la mayor gestora de fondos del planeta, y muy potente en fondos indexados). My­Investor tiene ya más de 400 millones de euros en productos de inversión.

Openbank, por su parte, ha distribuido ya 400 millones de euros en carteras de fondos indexados.

En total, los productos de gestión pasiva ya suman cerca de 15.000 millones de euros, aunque la inmensa mayoría ha quedado en manos de bancos, y las comisiones aplicadas no son tan competitivas como las de sus rivales independientes.

 

Normas
Entra en El País para participar