Renta Corporación, positivas perspectivas de la mano del sector inmobiliario

Axesor Rating asigna a la compañía el rating de BB- con tendencia positiva

José María Cervera, director general de Renta Corporación; Luis Hernández, presidente, y David Vila, CEO  Pablo Monge
José María Cervera, director general de Renta Corporación; Luis Hernández, presidente, y David Vila, CEO / Pablo Monge

El grupo Renta Corporación, con sede en Barcelona, desarrolla su actividad en el sector inmobiliario, a través de sus dos principales segmentos de negocio: transaccional (venta de edificios y gestión de proyectos inmobiliarios) y patrimonial (gestión socimi e ingresos de las Inversiones Inmobiliarias). Su ámbito de operaciones se enfoca en España, destacando Madrid y Barcelona como principales mercados.

En cuanto a su principal actividad dentro del segmento transaccional, la compañía adquiere y rehabilita el activo, para venderlo posteriormente a un tercero, lo que implica unos menores plazos de actuación en comparación con el negocio promotor tradicional, que se basa fundamentalmente en el desarrollo del inmueble a partir de suelo finalista.

Además, el negocio transaccional se ve complementado por el segmento patrimonial, que dota de recurrencia a la generación de ingresos del grupo y favorece los márgenes operativos. En lo relativo a este segmento, Renta Corporación cuenta con importantes partners estratégicos, que han permitido impulsar el negocio patrimonial, uno de los ejes estratégicos del crecimiento futuro del grupo. En este sentido, destaca la alianza establecida en 2017 y vigente en la actualidad con APG, uno de los mayores fondos de pensiones del mundo, para la gestión en exclusiva de la socimi Vivenio, especializada en el segmento residencial en alquiler en España.

El grupo opera en un sector altamente pro-cíclico, que se ha visto notablemente penalizado a raíz del impacto de la situación de crisis sanitaria derivada de la Covid-19, condicionando sustancialmente la generación de negocio del grupo. Así, los ingresos totales se redujeron en un 49% en 2020, situándose en 45,6 millones de euros. Del mismo modo, los resultados operativos y finales se vieron penalizados significativamente, como consecuencia del retraso en la materialización de operaciones y la desestimación de opciones de compra, entre otros factores, registrándose un ebitda y un beneficio antes de impuestos consolidados negativos.

Recuperación progresiva

No obstante, en la medida en que se espera una paulatina recuperación en la economía española, asociada fundamentalmente al avance en el proceso de inmunización de la población y por tanto, una reactivación de los principales sectores de actividad, se estima una recuperación progresiva de la actividad en el sector inmobiliario. Esto se refleja ya en el positivo desempeño mostrado por Renta Corporación durante el primer trimestre del presente ejercicio 2021 en términos de resultados.

La compañía, alcanzó un ebitda de 2,9 millones de euros (1,1 millones de euros en el primer trimestre de 2020) y un beneficio antes de impuestos de 1,9 millones de euros (0,2 millones de euros en primer trimestre 2020). Esta evolución confirma las perspectivas favorables de cara al cumplimiento de los objetivos establecidos para el 2021 y que contemplan, entre otros, una sustancial mejora en los ingresos y resultados, que retornarían a valores positivos, con un ebitda estimado de 15,5 millones de euros y un beneficio neto de 9,5 millones de euros.

Por otra parte, la estructura de financiación de Renta Corporación se caracteriza por una elevada autonomía financiera, superando el patrimonio neto en 1,2 veces la deuda financiera total del grupo, beneficiada, adicionalmente, de una prudente política de dividendos, la cual fue suspendida en el último año. Esta prudencia se reflejó, a su vez, en una contención de las inversiones, a raíz de la situación provocada por la pandemia, que conllevó una reducción de la deuda financiera neta en un 26% en 2020.

Dentro del contexto actual, la compañía presenta unos adecuados niveles de liquidez, favorecidos por su capacidad para acceder a fuentes de financiación externas. Aspecto que adquiere mayor importancia, dada su limitada capacidad de generación de flujo caja libre, derivada de los requerimientos de inversión asociados a su operativa. No obstante, consideramos que dicha capacidad de financiación no se verá mermada en el corto plazo, de acuerdo con un apalancamiento situado en umbrales controlados y un elevado nivel de capitalización.


Normas
Entra en El País para participar