43 Aniversario de Cinco Días | Logística

El transporte de carga, más conectado

Las empresas, golpeadas por el Covid, piden dinero e incentivos fiscales para su transformación

Transporte de mercancías
Getty Images

La transformación de la logística y del transporte de mercancías ya estaba en marcha cuando empezó la pandemia, empujando al sector a dar sus primeros pasos hacia la descarbonización y la digitalización. Sin embargo, lo que se había proyectado como un proceso gradual, a medio plazo, se ha convertido en una necesidad inmediata a causa de la crisis.

“Las nuevas tendencias y los cambios en los hábitos de consumo durante el Covid-19 nos han obligado a acelerar la transición”, señala Francisco Aranda, presidente de la patronal de logística y transporte Uno. “Pero esto implica hacer una gran inversión en muy poco tiempo, lo cual es un problema porque faltan recursos en las empresas”.

Tras 15 meses afectados por la merma de actividad, el incremento de los kilómetros recorridos en vacío y los precios a la baja, el sector ha tenido que acudir a balones de oxígeno como los créditos ICO. “Aunque es cierto que el comercio electrónico ha ayudado durante este tiempo y que el consumo está creciendo, todavía estamos muy lejos de volver a la situación anterior al estado de alarma”, afirma José María Quijano Riestra, secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM).

A la espera de los fondos europeos

Entonces, ¿cómo afrontarán las empresas los retos a los que se enfrentan? Las esperanzas están puestas, sobre todo, en una rápida reactivación de la economía y en la llegada de los fondos Next Generation EU.

Después de todo, se trata de una actividad que representa el 6% del PIB y que emplea a más de 800.000 trabajadores. “Podemos ser un jugador muy importante y protagonista en la economía circular”, cree Francisco Aranda. Además, Quijano apunta que los transportistas han planteado la posibilidad de que se establezcan líneas de apoyo e incentivos fiscales para las empresas.

“Esperamos que no se lleven a cabo las medidas anunciadas sobre la aplicación del pago por uso de las carreteras, el alza de los impuestos sobre el combustible o la eliminación progresiva del gasóleo”, añade.

Los ejes de la transición

Los tres ejes de la transición del sector son, según Francisco Aranda, “digitalizar para automatizar procesos y prever el comportamiento de los consumidores, responder a la exigencia de sostenibilidad de la sociedad y formar a profesionales con estas nuevas capacidades”.

Los fabricantes, por su parte, tienen claro por dónde van los tiros. “El futuro será eléctrico, también en larga distancia. Y las flotas necesitarán estar integradas digitalmente en todos los procesos de la logística”, asegura Jaime Baquedano, director comercial de camiones y furgonetas de MAN Truck & Bus. “Eso sí”, advierte, “nadie puede remar solo en esta transformación; hará falta crear entre todos las infraestructuras necesarias para hacerla posible”.

Retos y tendencias

El informe Tendencias tecnológicas pos-Covid-19 en el sector logístico, de la patronal Uno, identifica el reto de automatizar los procesos de las empresas (smart supply chain) como uno de los más importantes.

El cambio de hábitos de los consumidores convierte el desafío de crear una cadena de suministros sostenible y responsable (green logistics) en una necesidad a corto plazo, según el informe.

Un dato al que prestar atención es el del crecimiento del comercio electrónico, el 30% durante la pandemia. “Esta nueva tendencia se va a sostener en el tiempo”, asegura Fernando Aranda, de Uno.

Normas
Entra en El País para participar