MWC 2021

Elon Musk ofrece a las telecos hacerse cargo de la brecha digital con su proyecto de satélites Starlink

La compañía, que ha cerrado dos alianzas estratégicas con dos operadoras y está en conversaciones con otras telecos para proporcionar acceso satelital a sus clientes, planea invertir hasta 30.000 millones en el proyecto

Elon Musk, fundador de Tesla, SpaceX y Starlink, durante su intervención en el MWC a través de videoconferencia.
Elon Musk, fundador de Tesla, SpaceX y Starlink, durante su intervención en el MWC a través de videoconferencia.

Elon Musk, el fundador de Tesla, se ha convertido hoy en la estrella del Mobile World Congress de Barcelona. El multimillonario empresario no ha hablado esta vez de su flamante empresa de vehículos, sino de su proyecto de conectividad por satélite Starlink, en la que planea invertir, dijo, hasta 30.000 millones de dólares (hasta 25.210 millones de euros)

“Es un complemento natural a las tecnologías de fibra y 5G” para dar servicio al 3%-5% más difícil de cubrir por parte de las operadoras, ha reiterado varias veces como un mantra durante su intervención a través de videollamada desde California. “Hay necesidad de conectividad, pero esta es limitada o cara”, añadió.

Su compañía ya ha lanzado más de 1.500 satélites de órbita baja, que generan 30 terabytes por segundo, y para agosto esperan cubrir todo el planeta a excepción de los Polos, ha explicado. Esperan alcanzar una latencia inferior a 20 milisegundos.

En la actualidad, los satélites de Starlink, que ofrecen alta velocidad de conexión, cubren unos 12 países, pero creciendo rápido. El fundador de la compañía estima que en 12 meses tendrán unos 500.000 usuarios (sobre todo empresariales); Hoy, la cifra está en 69.000.

Cuando le han preguntado por los objetivos que se ha marcado con este proyecto, Musk no ha dudado: "El primer objetivo: ¡no quebrar!". Aunque lo ha dicho sonriendo, como si se tratara de una broma, era la forma de reconocer que este es un negocio difícil.

La inversión en Starlink antes de llegar a break-even será “como mínimo de 5.000 millones de dólares, con un máximo de 10.000 millones”, ha señalado. Contando con la inversión posterior a ese punto de equilibrio, podría oscilar entre 20.000 o 30.000 millones. “Ahora mismo estamos perdiendo dinero”, ha dicho.

Aunque hay muchos escépticos sobre si el internet satelital puede desarrollar un modelo de negocio viable, porque el principal mercado al que se dirige son las personas que viven en áreas remotas, que son pocos en número frente a las fuertes inversiones que requieren estos proyectos, Musk no comparte esa visión.

Una de las líneas de ingresos es la venta de los terminales a través de los que los usuarios recepcionan la señal, cuyo precio irá disminuyendo con el tiempo. Hoy valen 500 dólares (aunque su producción cuesta más de 1.000 producirlos). "El sistema es fácil de instalar, puede aportar conectividad al usuario en menos de 5 segundos", ha defendido.

Starlink ha cerrado ya dos alianzas estratégicas con dos operadoras líderes en sus mercados (no reveló sus nombres) y está en conversaciones con otras telecos para proporcionar acceso satelital a sus clientes, según el directivo. Fundamentalmente, operadoras en países donde las licencias 5G están condicionadas a alcanzar cierto nivel mínimo de cobertura en zonas rurales.

“Starlink puede encargarse de proporcionar esa cobertura rural”, ha subrayó Musk, que resaltó que Starlink puede ser útil para las operadoras como data bakchaul, es decir, como red para contener los enlaces intermedios entre el núcleo y los bordes. La compañía está trabajando ya en la siguiente generación de satélites de la red.

Musk, también visualiza cómo su proyecto Starlink podría proporcionar conectividad en Marte, una vez que Space X, su otro proyecto estrella, haga posibles los viajes interplanetarios. El directivo ha repasado en su intervención el progreso del proyecto Starship, la nave espacial de SpaceX, y ha dicho que trabajan para “hacer un intento de lanzamiento orbital en los próximos meses”.

Según Musk, este proyecto es el primer paso para crear “una base en la Luna y una ciudad en Marte”. En todo caso, admitió que es necesario mejorar “drásticamente” la tecnología de las naves espaciales. “El santo grial de la industria de los cohetes espaciales es la RRR, es decir, rápido, reutilizable y fiable”, ha asegurado.

Al final de su intervención, el fundador de Tesla ha hecho una reflexión uniendo tecnología y filosofía. "Starlink, Space X… todas estas empresas están orientadas a maximizar las probabilidades de que el futuro sea bueno, y a incrementar la conciencia de las personas. Quizá no sepamos todas las respuestas, pero esta mayor conciencia nos ayudará a saber qué preguntas hacernos".

Normas
Entra en El País para participar