El Gobierno rectifica y exigirá PCR negativa o vacuna completa a los turistas británicos

Baleares refuerza los controles sobre grupos de más de 20 personas y cree que las nuevas medidas no frenarán las llegadas en verano

Magaluf, una de las zonas turísticas de mallorca más afectada por la falta de turistas británicos.
Magaluf, una de las zonas turísticas de mallorca más afectada por la falta de turistas británicos. EFE

El jueves llegarán los primeros turistas británicos a Baleares tras incluir Reino Unido al archipiélago entre los tres territorios a los que podrían ir sus ciudadanos, junto a Malta y Madeira, en verano sin tener que guardar cuarentena.

El anuncio se hizo el día 24 de junio y tanto el Ejecutivo central como el gobierno balear recibieron con entusiasmo la noticia, pasando de puntillas sobre el hecho de que no se les pediría una PCR a la entrada, como se hace con los socios comunitarios de la UE, más aún cuando la variante delta, la predominante en Reino Unido, sigue creciendo con fuerza y atacando a las personas inmunizadas.

Cuatro días después y conscientes del veto francés, alemán, belga u holandés al viajero británico, a los que directamente ha vetado, el Gobierno español rectifica y obligará a traer pruebas que garanticen que los viajeros vienen libres de coronavirus. La clave para cambiar de opinión ha sido el hecho de que se podía dar la sensación de que España era un coladero para los viajeros del Reino Unido y que la expansión de la variante india podría dar al trastre con la estrategia de convertir a Baleares en un destino libre de covid y con uno de los niveles de incidencia más bajos de toda España.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció a primera hora de la mañana que España exigirá una PCR negativa o vacuna completa a todos los ciudadanos que vengan del Reino Unido a nuestro país y que la medida empezará a aplicarse a partir del jueves, fecha la que está prevista la llegada de los primeros británicos que no tendrán que pasar cuarentena. En una entrevista en la cadena Ser, Sánchez justificó la medida en el hecho de que los datos que llegan del Reino Unido son preocupantes porque tienen unos contagios muy por encima de los 150 casos por 100.000 habitantes en 14 días. “Hay que tomar medidas adicionales en nuestro país y es importante que se les aplique a los viajeros británicos las mismas exigencias que al resto de ciudadanos europeos”, recalcó.

La decisión del Ejecutivo central satisfizo solo parcialmente al Ejecutivo balear, que llevaba días reclamando pruebas en origen a los británicos que visitaran el archipiélago, así como fijar controles de entrada estrictos y seguros en los puertos y aeropuertos de las islas. La presidenta de Baleares, Francina Armengol, se ha visto obligada a reforzar los protocolos de seguridad ante el rebrote de la semana pasada en Baleares, coincidiendo con decenas de viajes de fin de curso de escolares de bachillerato, que se ha saldado hasta ahora con 800 infectados en ocho autonomías.

Armengol también anunció la aprobacion express de una nueva normativa para los desplazamientos organizados a Baleares, que obligará a todos los grupos superiores a 20 personas a llegar a las islas con PCR negativa hecha 48 horas antes o a tener la pauta completa de vacunación contra el Covid. De esta medida, pactada con sindicatos y empresarios, solo se librarán los grupos que acudan a acontecimientos autorizados por el Ejecutivo autonómico, congresos empresariales o competiciones deportivas.

La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, celebró la exigencia de PCR negativa o vacunación completa a los turistas británicos que viajen a la isla y reclamó “un refuerzo en los controles aeroportuarios para evitar colapsos”.

La noticia, sin embargo, es un jarro de agua fría para hoteles, restaurantes, bares o transporte, que el pasado viernes ya hacían números con la reactivación. Ryanair añadió 200.000 plazas a Baleares, Easyjet anunció otras 20.000 plazas y Jet2, uno de los turoperadores más importantes de Reino Unido, anuncio la recuperación de las operaciones con el archipiélago. Por su parte, Meliá, la hotelera más beneficiada por la vuelta del turismo británico, anunció que había vendido en 24 horas tantas reservas como en diez días del verano de 2019.

Normas
Entra en El País para participar