Finanzas

Calviño urge a la banca a que los ERE sean negociados y las salidas, voluntarias

Torres (BBVA) espera un crecimiento de la economía por encima de lo previsto ya este año

Nadia Calviño, en la UIMPrn ECONOMIA ESPAÑA EUROPA CANTABRIArn JUAN MANUEL SERRANO ARCEEUROPA PRESSrn
Nadia Calviño, en la UIMP ECONOMIA ESPAÑA EUROPA CANTABRIA JUAN MANUEL SERRANO ARCE/EUROPA PRESS Europa Press

El presidente de BBVA, Carlos Torres, ha coincidido con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, al considerar que la recuperación económica en España "será mayor de la prevista".  El banquero espera un fuerte rebote de la economía en la segunda mitad del año, donde la vacunación será clave para recuperar la actividad económica en los sectores más dañados por las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia. 

Calviño también  ha coincidido en esta reflexión, en la inauguración del curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en un curso organizado por la APIE y BBVA. 

Torres ha reconocido que la vacunación en España "avanza muy bien", lo que permite a BBVA ser más optimista que hace unos meses, una mejora de perspectivas que se apoyará en el crecimiento del consumo y la inversión.  "Creemos que los datos van a batir todas las previsiones con una recuperación mayor de la esperada. Eso será así si conseguimos que el turismo tenga un crecimiento más importante en el trimestre que puede llevarnos a que España, en 2021, crezca claramente por encima del 6% y por encima del 7% en el año 2022", ha destacado. A la vez que ha ofrecido  el "pleno apoyo" de BBVA al Gobierno en la transformación y modernización de la economía española.

Para recalcar su afirmación  sobre el crecimiento de la economía, Torres recurrió a las cifras de los gastos con tarjetas de la entidad. Asi, a junio, este gasto ha subido un 20% sobre las cifras precovid, gracias al consumidor nacional.

El banquero también habló sobre la transformación y modernización de la economía española. Aprovechando de la presencia de Calviño, Torres se refirió a las reformas estructurales recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y reclamó que se avance en incentivos para que el sector privado invierta.

El presidente de BBVA ha asegurado que los fondos europeos suponen una gran oportunidad para la transformación de la economía y sitúan a España en "una posición inmejorable" para reformar su modelo productivo y que los próximos años serán determinantes para modernizar la economía.

Para ello, apuntó que es necesario avanzar en las reformas necesarias y en incentivos para que el sector privado invierta. "Los bancos queremos contribuir en este proceso, dar un paso al frente para ayudar a nuestros clientes, siendo conscientes de nuestra responsabilidad con la sociedad", subrayó.

Incidió en que la transición hacia una economía más sostenible y digitalizada será buena para el planeta y creará nuevos empleos, pero también supondrá que desaparezcan determinadas actividades, por lo que resulta "crítico" paliar los efectos negativos para "no dejar
a nadie atrás".

Hizo hincapié en la necesidad de mejorar la educación, que es el motor de la igualdad y abogó por que el sector privado juegue un papel importante, promoviendo la educación y la formación en nuevas tecnologías, además de ayudando a los clientes a adaptar sus negocios de cara a su transición.

"Este tipo de reformas serán clave para reducir la desigualdad y para la creación de oportunidades para todos, porque invertir en capital humano es la inversión más rentable para las personas y la sociedad", sostuvo.

Restructuración del sector

Como es lógico, el banquero se refirió a la reestructuración del sector. Explicó que la operativa en oficinas ha caído un 50% desde 2018, mientras que las operaciones digitales se han duplicado en ese tiempo. 

Sobre el ERE que el banco acaba de firmar el banco con los sindicatos para la salida pactada de casi 3.000 empleados, el banquero reconoció que estas operaciones son dolorosas, aunque cree que necesarias en un proceso de transformación como es el que se está llevando a cabo en la banca. Por eso considera positivo haber llegado a un acuerdo con los sindicatos para llevar a cabo el ajuste en BBVA España.

Sobre el documento que está redactando en este momento el sector como un protocolo de buenas prácticas para el que se espera que se adhieran todas las entidades financieras para conseguir mejorar su reputación, Torres reconoció que la banca tiene que "explicar bien" lo que hace para la sociedad y la economía.

Nadia Calviño, por su parte, volvió a reclamar a la banca que negocie los ERE con los sindicatos y que las salidas "sean voluntarias". 

Desde que BBVA y CaixaBank anunciaron la puesta en marcha de sus respectivos ERE para la salida de unos 10.000 empleados, la responsable de Economía del Gobierno criticó estos procesos, como los elevados sueldos de los banqueros.

Tanto ha sido así, que llevó al FROB, dependiente del Gobierno, con un 16% del capital de CaixaBank a votar contra el salario de los miembros del consejo de la entidad, entre los que se encontraban los de su presidente José Ignacio Goirigolzarri, y el del CEO, Gonzalo Gortázar en la junta de accionistas del banco.

Ahora, y tras los recortes en el número de salidas y mejora de las condiciones que han llevado a cabo BBVA y negocia CaixaBank, la vicepresidenta ha afirmado: "valoro positivamente que los procesos de reestructuración se hagan de forma negociada, que e reduzcan las salidas y sean voluntarias. Esa es la idea del diálogo de ese tipo de negociaciones".

La responsable del ministerio de Economía resaltó que  "no es positivo" plantear el futuro del sector bancario sobre la base de reducir su tamaño, capacidad, plantilla u oficinas.

Se da la circunstancia que el documento que la banca esta redactando ya se incluye precisamente que los ajustes se lleven a cabo de forma negociada y la salidas sean dentro de lo posible voluntarias.

Sareb

Calviño también hizo una reflexión sobre la estrategia que seguirá el Gobierno en Sareb, el banco malo ahora de los bancos y en un 45% del Estado. La idea es maximizar la recuperación de ayudas públicas.

Calviño ha destacando que Sareb es una herencia de la anterior crisis financiera y que este año el Gobierno ha tenido que asumir 35.000 millones de deuda pública por la reclasificación de la sociedad en las cuentas públicas. Ahora, el Gobierno debe plantearse cómo puede mejorarse la operativa de la institución, teniendo en cuenta que "tiene que responder al interés general y permitir la maximización de las ingentes ayudas públicas que se dieron al sector financiero".

"Tenemos que diseñar un plan estratégico que sea lo más positivo posible de cara a los próximos años. Estamos reflexionando, justamente, sobre cuál debe ser la estrategia, de ahora en adelante, para la entidad", ha indicado.

Sareb nació en 2012 para recapitalizar las entidades financieras más afectadas por la crisis financiera de 2008, para lo que adquirió 98.211 activos valorados en 50.781 millones de euros.

Tiene el mandato de generar ingresos suficientes, mediante la venta y gestión de estos activos, para amortizar la deuda emitida en el inicio de su actividad, un objetivo que debería cumplir antes de su liquidación, prevista para 2027. Al cierre de 2020, había cancelado el 31,2% de la deuda, por lo que todavía debe devolver 34.918 millones de euros.

El Gobierno podría decidir alargar el plazo más allá de 2027 para favorecer esa amortización de deuda. También podría tomar el control de Sareb después de que Eurostat haya obligado a reclasificar su deuda en las cuentas públicas, para lo que tendría que dar salida a los accionistas
privados de su capital.

Actualmente, el Ejecutivo controla el 45,9% de Sareb a través del FROB, mientras que el resto está en mano de bancos y aseguradoras como Santander (22,23%), CaixaBank (12,24%), Sabadell (6,61%) o Kutxabank (2,53%).

Morosidad

El presidente de BBVA, por otro laso, indicó que aún no se ha visto el pico de la morosidad
por las medidas de apoyo que ha habido ante la crisis del Covid y estimó que ese pico se hará evidente en 2022. El banquero aseguró que el pico de morosidad se visualizará cuando se retiren las medidas de apoyo que se aplicaron para paliar el impacto de la crisis. Y añadió que el pico del coste de riesgo se produjo ya, al subir las provisiones de manera muy relevante en 2020, con un incremento en el primer trimestre de un 50% sobre lo normal.

Consideró que a partir de ahora, las provisiones irán a la baja, mientras que la morosidad subirá para alcanzar su pico en 2022.

Calviño indicó, por su parte, que las cifras de morosidad en las entidades financieras son
menores de lo previsto. 

Normas
Entra en El País para participar