Ultima sentencia

El Supremo obliga a Bankia a indemnizar a un particular que compró después de la OPS

El tribunal exige que devuelva el dinero por adquisiciones en el mercado; las reclamaciones en curso serán atendidas pero no las nuevas

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, y José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad.
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, y José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad. EFE

La salida a Bolsa de Bankia continúa dando guerra 10 años después de producirse. El Tribunal Supremo, en una sentencia del pasado 1 de junio, establece que la entidad debe compensar las pérdidas causadas por las compras de acciones realizadas tras la salida a Bolsa del 20 de julio de 2011, no solo por las adquiridas en el proceso de la oferta pública de suscripción (OPS). Eso sí, solo las reclamaciones en curso serán atendidas, puesto que ha prescrito el plazo para dar la batalla judicial.

Bankia ha sido, casi desde el principio, partidaria de indemnizar a los pequeños inversores que compraron acciones en su salida a Bolsa. Unos 250.000 particulares acudieron a la operación, en su mayoría clientes de la entidad, y aportaron el 60% de los 3.092 millones que captó en la ampliación de capital.

Otra cuestión distinta es la devolución del dinero a los compradores en el mercado secundario, fuera del periodo de suscripción de la OPS. Aquí, Bankia se ha mostrado en contra de indemnizar a los inversores.

Pero el último fallo del Tribunal Supremo da la razón al pequeño inversor. Cuatro magistrados de la Sala de lo Civil han resuelto que un minorista que compró directamente en el mercado debe ser resarcidos, según razonan en una sentencia, disponible en la edición online de CincoDías. Sin embargo, hay otras sentencias que han eximido a la entidad a reembolsar acciones compradas en el secundario. Una de ellas, también del Supremo, fechada en junio de 2019.

El nuevo fallo enumera toda la regulación protectora para los pequeños inversores, recogida en la ley del mercado de valores y en la directiva europea de folletos. Y concluye, en contra de lo que dictó la Audiencia Provincial de Valencia, que reconoce “la responsabilidad por folleto respecto de las compras realizadas en el mercado secundario en los 12 meses posteriores a la aprobación del folleto de la OPS de Bankia”. Ese periodo consta específicamente en la ley del mercado, al igual que el plazo de prescripción, fijado en tres años y que, de entrada, cierra la puerta a que nuevas reclamaciones tengan éxito. Por eso, desde el banco descartan un efecto en las cuentas.

La Audiencia Providencial asegura en su fallo que “se constata la falta del requisito del nexo [en el folleto] de causalidad entre la información facilitada por Bankia y el perjuicio sufrido por la demandante”. Aduce que compró las acciones en el mercado el 23 de mayo, cuando ya se conocían noticias que anticipaban el mal estado financiero de Bankia.

Pero el Supremo no compra este argumento, al señalar que “el hecho de que, antes de que se produjera la adquisición, se hubieran producido algunos hechos que hicieran descender el precio no rompe el nexo de causalidad entre la información defectuosa contenida en el folleto y la pérdida de valor producida cuando se conoció el alcance de esos defectos”.

“Número reducido”

Bankia, en su informe anual de 2020, explica que a cierre de ese ejercicio tenía vigentes “164 procedimientos civiles en materia de acciones derivadas de la OPS y de compras posteriores”. “En la actualidad se siguen tramitando, aunque en un número reducido, demandas en las que se solicita tanto la anulación de las compras de acciones en la oferta pública de suscripción llevada a cabo en 2011 con ocasión de la salida a Bolsa de Bankia, como las referidas a compras posteriores, si bien en relación a este ultimo supuesto son reclamaciones residuales”, explica el banco.

La entidad, de hecho, da por concluido casi al 100% el episodio de las reclamaciones, después de que la propia Bankia abriera a inicios de 2016 un proceso de arbitraje para compensar a los inversores particulares; a cierre de 2020, había empleado unos 1.900 millones de euros en todos los procesos. “La contingencia asociada a los inversores minoristas que suscribieron acciones en la OPS se considera prácticamente resuelta”, según Bankia.

El importe que potencialmente habrá de devolver será reducido y, en todo caso, a cierre de 2020 contaba con unas provisiones de 196 millones para “cuestiones procesales y litigios por impuestos pendientes”. Ahora es CaixaBank la que se responsabilizará de estas cuestiones, tras su fusión con Bankia. Fuentes de la entidad indican que en este momento quedan vivos una treintena de procedimientos judiciales por compras de acciones de Bankia en el secundario tras la OPS y que está todo suficientemente provisionado.

Normas
Entra en El País para participar