Distribución

El Corte Inglés presentará un nuevo plan estratégico hasta 2026 en la junta del 23 de julio

Es el primero elaborado plenamente por su consejero delegado Víctor del Pozo

Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés.
Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés.

La junta de accionistas de El Corte Inglés ya tiene día y hora: el próximo viernes 23 de julio a las 12 de la mañana, una fecha importante por varias cuestiones. Una simbólica, ya que será la primera que el grupo no celebrará en domingo; y otra relativa al negocio, al ser también la primera en la que se aprobarán unas pérdidas anuales.

Pero también será clave para el futuro de la compañía. Tal y como aparece en el orden del día, publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) de este viernes, esta expondrá ante sus accionistas los detalles de un nuevo plan estratégico que definirá El Corte Inglés del futuro. Este tiene cinco años de duración, extendiéndose entre 2021 y 2026, y es el primero elaborado al 100% bajo el mando ejecutivo del consejero delegado Víctor del Pozo.

El anterior se aprobó en 2018, justo después de la salida del expresidente Dimas Gimeno. Aquel fue elaborado tanto por Del Pozo como por Jesús Nuño de la Rosa, que entonces ascendió a presidente ejecutivo. Víctor del Pozo ya era consejero delegado, pero sin la última decisión en la gestión del grupo, algo que sí tiene ahora. También será el primer plan bajo la presidencia de Marta Álvarez.

Tal y como explican fuentes de la compañía, dicho plan estratégico aún tiene que ser aprobado por el consejo de administración, algo que deberá llegar en la cita de este mes o en la que se celebrará en julio. Las líneas de actuación serán muy parecidas a las que ya ha llevado a cabo El Corte Inglés en los últimos meses, especialmente a raíz de la pandemia, que ha provocado un replanteamiento generalizado en el mundo de la distribución tradicional.

Ese nuevo plan estratégico se llevará a cabo con un balance adaptado a la nueva realidad del grupo y del sector. El Corte Inglés perdió 2.945 millones en 2020 después de acometer deterioros por cerca de 2.500 millones. De ellos, casi 2.100 correspondieron a sus centros comerciales. "El Covid-19 ha acelerado el proceso de digitalización. Como resultado, y bajo un criterio de prudencia, hemos deteriorado el valor de las unidades que podrían estar más impactadas por el cambio en los hábitos de consumo hacia la compra omnicanal", explicaba el grupo en su presentación a sus analistas.

A partir del ejercicio que ahora está en curso, El Corte Inglés no debería encontrarse con el lastre de nuevos deterioros provocados por la pandemia, al menos no en una cuantía tan elevada, lo que le permitiría centrarse en su objetivo prioritario: recuperar los niveles de ventas. Según la compañía, en su primer trimestre (entre el 1 de marzo y el 31 de mayo) registró ingresos equiparables a los de 2019 en su actividad comercial. Una buena señal, aunque aún le queda más tiempo para recuperar los niveles de facturación de su agencia de viajes, que aportaban casi 2.800 millones a su cifra de negocio y que en 2020 se derrumbó un 90%.

La mejora de ingresos, del ebitda y de la generación de caja serán los puntos de partida para construir El Corte Inglés de los próximos cinco años.

Normas
Entra en El País para participar