Distribución

El Corte Inglés registró en 2020 unas pérdidas históricas de 2.945 millones al deteriorar 2.500 por la pandemia

Sin estos efectos extraordinarios la pérdida fue de 445 millones. Los ingresos se redujeron un 31% hasta el entorno de los 10.500 millones

El Corte Inglés registró en 2020 unas pérdidas históricas de 2.945 millones al deteriorar 2.500 por la pandemia pulsa en la foto

El Corte Inglés registró una pérdida neta de 2.945 millones de euros en el ejercicio 2020, el primer resultado negativo de su historia y que estuvo marcado por la pandemia del Covid-19, que mantuvo su negocio cerrado en su mayor parte durante dos meses.

Una cifra abultada que tiene su explicación en unas provisiones y deterioros acometidos sobre algunos de sus activos por cerca de 2.500 millones, y que tienen su origen en los efectos que la pandemia ha tenido sobre su actividad comercial y en los cambios que ha provocado en el hábito de los consumidores. Sin estos efectos extraordinarios la pérdida sería de 445 millones.

Según ha detallado el grupo de distribución, casi 2.100 millones de esos 2.500 corresponden a deterioros relacionados con sus centros comerciales. "El Covid-19 ha acelerado el proceso de digitalización. Como resultado, y bajo un criterio de prudencia, hemos deteriorado el valor de las unidades que podrían estar más impactadas por el cambio en los hábitos de consumo hacia la compra omnicanal", explica el grupo en su presentación a sus analistas. "Estamos diseñando un plan para añadir valor a esos espacios transformándolo en outlets, almacenes, dark stores o alquilándolos a terceros", añade. A esas cifras hay que sumar 150 millones por el plan de reubicación de centros, 125 millones por amortizaciones de activos fiscales y otros 135 millones por litigios o riesgos crediticios.

Las ventas totales del grupo cayeron un 31,6% hasta 10.432 millones, la cifra más baja desde, al menos, el año 2000. Los principales causantes fueron el negocio comercial, cuya caída fue del 19%, y la agencia de viajes, cuyo retroceso superó el 88% por la ausencia de turismo internacional y la caída del nacional. Pese a todo ello, el grupo que preside Marta Álvarez pudo concluir el ejercicio con un ebitda positivo de 141,73 millones, aunque este ha sido también un 88% inferior al del año anterior y de esa cifra, 126 millones proceden del efecto de la norma contable de arrendamientos IFRS 16 y a otros ajustes  de consolidación.

La primera, que es la principal vía de generación de ingresos del grupo, registró una facturación de 10.523 millones, con un ebitda positivo de 52,42 millones. La agencia de viajes facturó 211,1 millones, cuando en el año previo de la pandemia alcanzó los 2.731 millones. Esta fue la única unidad de negocio que generó un ebitda negativo por 136,6 millones. Por su parte, el negocio asegurador destacó por ser el más estable de todos, con unos ingresos de 211,1 millones, un 2% menos, y un ebitda de 92,5 millones, un 3% más.

Más online y alimentación

Entre los puntos positivos que dejó 2020 para El Corte Inglés están el importante crecimiento experimentado en la venta online. Esta creció un 132% respecto a los niveles de 2019 y pasó a representar el 17,3% de los ingresos totales del grupo, unos 1.800 millones de euros. En el ejercicio anterior el peso de este canal era del 5,8%. La compañía destaca que es el segundo operador de comercio electrónico en España, y además destaca que la cesta online es un 50% superior a la compra en tienda. También reseña un total de 760 millones de visitas a su aplicación y web, y que las entregas en el mismo día alcanzaron los 145 millones de ventas. 

La venta de alimentación, que no sufrió restricciones por la pandemia, creció un 2% hasta los 2.957 millones, siendo la categoría que más ingresos generó al grupo. Un puesto que le quitó a la venta de moda, muy castigada por la pandemia. Esta alcanzó los 2.768 millones, un 43% menos. Los segmentos de artículos para el hogar y de ocio también sufrieron retrocesos, pero en mucha menor proporción.

Mejor posición de liquidez, pero más deuda

Pese a todas las dificultades que ha representado el ejercicio, El Corte Inglés ha destacado que cerró con la mejor posición de liquidez de su historia. A 28 de febrero, fecha de cierre del ejercicio, esta alcanzaba los 3.549 millones. En esa cifra incluye 1.546 millones en créditos no dispuestos, después de que el año pasado firmara un préstamo con aval ICO de 1.300 millones; 928 millones en tesorería y 1.075 millones de su línea de emisión de pagarés del MARF.

Algo que también provocó un incremento de sus niveles de endeudamiento. Su deuda neta alcanzó a cierre del año los 3.811 millones, aplicada la normativa contable IFRS 16, un 17% más. La compañía destaca que durante el año pasado "demostró su capacidad de gestión de caja, la confianza de las entidades financieras y las agencias de crédito para mantener la calificación durante la pandemia, así como el acceso a los mercados para reforzar su liquidez".

Normas
Entra en El País para participar