Macron y Johnson se enredan por las salchichas y el Brexit

Polémica en el G7 por la aplicación del protocolo para Irlanda del Norte

Emmanuel Macron y Boris Johnson, el sábado en la cumbre del G7 en Carbis Bay (Reino Unido).
Emmanuel Macron y Boris Johnson, el sábado en la cumbre del G7 en Carbis Bay (Reino Unido). AFP

Las crecientes tensiones entre Gran Bretaña y la Unión Europea amenazaron con ensombrecer la conclusión de la cumbre del G7 el domingo, ya que Londres acusó a Francia de hacer comentarios "ofensivos" sobre que Irlanda del Norte no era parte del Reino Unido.

Desde que el Reino Unido votó a favor de salir de la UE en 2016, ambas partes han tratado de resolver cómo abordar el comercio post-Brexit y la región británica, que tiene una frontera terrestre con Irlanda.

En última instancia, las conversaciones siguen volviendo al delicado mosaico de historia, nacionalismo, religión y geografía que se entrelazan en Irlanda del Norte, pero la última disputa sobre el acuerdo de divorcio del Brexit se ha centrado en las salchichas.

Durante las conversaciones con Emmanuel Macron en la cumbre del G7, el primer ministro británico Johnson preguntó cómo reaccionaría el presidente francés si las salchichas de Toulouse no pudieran venderse en los mercados de París, haciéndose eco de la acusación de Londres de que la UE está impidiendo la venta de carnes refrigeradas británicas en Irlanda del Norte.

Los medios de comunicación británicos informaron de que Macron respondió diciendo de forma inexacta que Irlanda del Norte no formaba parte del Reino Unido, comentarios que el ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, calificó de "ofensivos".

"Varias figuras de la UE han caracterizado aquí en Carbis Bay, pero francamente desde hace meses y años, a Irlanda del Norte como un país de alguna manera separado y eso es un error", dijo Raab.

"Es una falta de comprensión de los hechos. No hablaríamos así de Cataluña y Barcelona, o de Córcega en Francia", dijo en el programa de la BBC de Andrew Marr.

¿Guerra comercial?

En un movimiento que a algunos les preocupa que pueda provocar una guerra comercial a gran escala, Johnson ha amenazado con invocar medidas de emergencia en el protocolo sobre Irlanda del Norte del acuerdo de divorcio del Brexit si no se encuentra una solución a la llamada "guerra de las salchichas".

Ese protocolo mantenía esencialmente a la provincia en la unión aduanera de la UE y adherida a muchas de las normas del mercado único, creando una frontera reguladora en el Mar de Irlanda entre la provincia británica y el resto del Reino Unido.

Pero Johnson ya ha retrasado la aplicación de algunas de sus disposiciones, incluidos los controles de la carne refrigerada que se traslada del continente a Irlanda del Norte, alegando que estaba causando trastornos en algunos suministros a la provincia.

Una fuente diplomática francesa dijo que a Macron le había sorprendido que Johnson sacara a relucir las salchichas, algo que el líder británico había dicho que era un asunto crucial pero que los franceses consideraban una distracción de los asuntos principales de la reunión de los líderes del G7.

El presidente se limitó a señalar que la comparación de las salchichas no era válida debido a las diferencias geográficas, dijo la fuente.

Interrogado en repetidas ocasiones en una rueda de prensa sobre los comentarios de Macron durante sus conversaciones, Johnson dijo que el Brexit había ocupado una "proporción insignificante" de sus deliberaciones durante la cumbre de Carbis Bay.

"Haremos lo que sea necesario para proteger la integridad territorial del Reino Unido, pero en realidad lo que ocurrió en esta cumbre fue que hubo una cantidad colosal de trabajo sobre temas que no tenían absolutamente nada que ver con el Brexit", dijo.

Macron dijo a los periodistas al término del G7 que las dos partes deberían dejar de perder el tiempo en disputas sobre salchichas.

"Mi deseo es que logremos colectivamente poner en marcha lo que firmamos hace varios meses", dijo. "No perdamos el tiempo con polémicas que se crean en pasillos y trastiendas".

Dijo que Francia nunca se había tomado "la libertad de cuestionar la soberanía, la integridad territorial del Reino Unido".

A pesar del acuerdo de paz alcanzado en 1998 con la mediación de Estados Unidos, que puso fin a tres décadas de violencia, Irlanda del Norte sigue profundamente dividida en líneas sectarias: muchos nacionalistas católicos aspiran a la unificación con Irlanda, mientras que los unionistas protestantes quieren permanecer en el Reino Unido.

La UE no quiere que Irlanda del Norte sea una puerta trasera a su mercado único y ninguna de las partes quiere controles fronterizos entre la provincia y la República de Irlanda, que podrían convertirse en objetivo de militantes disidentes.

En lugar de eso, las dos partes acordaron el protocolo actual, que prevé controles entre la provincia y el resto del Reino Unido, aunque Gran Bretaña dice ahora que son demasiado engorrosos y divisorios. Johnson dijo el sábado que haría "lo que fuera necesario" para proteger la integridad territorial del Reino Unido.

"Es hora de que el Gobierno deje de hablar de corregir el protocolo y se ponga a dar los pasos necesarios para eliminarlo", dijo Edwin Poots, líder del Partido Unionista Democrático, el mayor partido político de Irlanda del Norte.

Normas
Entra en El País para participar