EDP prepara un proyecto piloto para que las renovables sean compatibles con el sistema eléctrico

El plan está dirigido a compañías con grandes consumos de electricidad

Centro de control eléctrico de EDP.
Centro de control eléctrico de EDP.

Las enormes centrales eléctricas, nucleares o de gas son, hasta el momento, las que ajustan su producción para garantizar el equilibrio entre la energía que se genera y la que se consume en los hogares y en la industria, algo esencial para el suministro seguro de electricidad. Es decir, estas grandes centrales son las que cada segundo, en coordinación con los operadores del sistema, suben o bajan su producción cambiando el consumo de combustible, para que coincida consumo y producción en cada instante, manteniendo así la calidad de nuestra energía eléctrica, tanto en tensión como en la frecuencia, de 50 Hz.

Hoy, con la creciente inclusión de energías renovables (eólica y solar), se hace más complicado alcanzar ese equilibrio entre la oferta y demanda de electricidad, debido a que su generación depende de factores como el sol o el viento, donde resulta complicado modular su aporte de energía a la red sin desperdiciar nada de la misma. “Y será más difícil aún lograr esa flexibilidad energética cuando estas fuentes naturales tengan más peso entre los usuarios en un futuro”, aseguran en EDP.

En este nuevo escenario, el operador del sistema eléctrico transponía la normativa europea y daba entrada a que la demanda eléctrica también pueda participar en el servicio de equilibrar la generación y la demanda en las mismas condiciones que el resto de tecnologías tradicionales. De este modo, los clientes, como proveedores ya de servicios al operador del sistema, competirán con los generadores.

"Permitirá ahorros de energía y la monitorización del consumo que emiten las empresas en cada momento”, comentan en la eléctrica

En este momento inicial, los mejores candidatos para el suministro de este tipo de servicios a la red eléctrica son los grandes clientes industriales, dada su elevada potencia de consumo de electricidad, su predictibilidad de consumo y su conocimiento del entorno eléctrico. Y cuando se desequilibra la red en un momento dado del día, el cliente responde, a través de su comercializadora, al pedido del operador eléctrico de subir o bajar su consumo y así restablecer el equilibrio en la red, haciendo el papel que hasta ahora desempeñaban las grandes centrales de generación.

EDP España entra en este mercado incipiente para “acompañar a las empresas y explorar su oportunidad de ahorro”, aseguran en el grupo. De hecho, prepara un proyecto piloto, en colaboración con GridBeyond, que va dirigido a estos grupos empresariales electrointensivos y que tiene como objetivo monitorizar y ajustar su consumo eléctrico.

Seguir de cerca a los clientes

El proyecto piloto comienza con un solo cliente, con el que probará toda la infraestructura y servicios. “Si marchan bien, la compañía los extenderá a la industria, creará una oferta y reunirá a más clientes”, destacan.

“Recomendamos para esa reducción del consumo que las empresas utilicen paneles solares, ya que garantizan una electricidad 100% renovable”, afirman en EDP

El programa incluye una plataforma de tecnología energética con inteligencia artificial con la que se podrá identificar la flexibilidad en el uso de la energía de las compañías. Al supervisar de cerca la carga, la capacidad máxima y la producción de energía a través de la plataforma, se logrará controlar y optimizar el consumo de energía, ayudando a las empresas a ahorrar y a ser más sostenibles. Al mismo tiempo, y al ofrecer una mayor flexibilidad a la red, las empresas permitirán a los operadores integrar más energías renovables en la electricidad, apoyar el proceso de descarbonización y mejorar así el sistema energético español.

“Además, con estas soluciones que estamos preparando en el proyecto piloto, los clientes obtienen beneficios por ofrecer sus flexibilidades”, señalan en la multinacional. “Y estos ahorros irán incrementándose a medida que pasen los años”, añaden. En este proceso hacia la flexibilidad del sector energético, Red Eléctrica de España pagará a estas compañías industriales por equilibrar la demanda eléctrica y los proveedores de energía obtendrán un margen por sus servicios.

Ayuda a las empresas en el nuevo escenario

EDP refuerza sus planes de expansión tras invertir seis millones de euros en la compañía GridBeyond en 2020. Este grupo lleva años operando en Irlanda y Reino Unido, los dos mercados con más desarrollo de Europa en este tipo de servicios de flexibilidad energética.

En opinión de Michael Phelan, consejero delegado de GridBeyond, “el mercado de la energía está experimentando cambios complejos. Por lo tanto, requiere gran eficacia en esa gestión y monitorización mediante la aplicación de tecnologías digitales de última generación en todas las áreas del sistema eléctrico, desde la generación hasta la transmisión, distribución, oferta y demanda de la electricidad”.

EDP busca, en definitiva, ayudar a las empresas en la gestión “a la hora de entrar en estos nuevos mercados de flexibilidad”.

En el EDP Business Summit del 17 de junio “se tratarán aspectos de la flexibilidad en el sector energético como eje fundamental del nuevo sistema eléctrico”, concluyen.

Normas
Entra en El País para participar