España arranca el cobro de la tasa Google mientras el G-7 abraza el tributo que la anulará

Biden impulsa un acuerdo que se llevará al G-20 y ante la OCDE

Hacienda cobrará en julio el primer semestre del nuevo tributo digital

Los asistentes al G7, este sábado en Cornualles.
Los asistentes al G7, este sábado en Cornualles. REUTERS

El Ministerio de Hacienda español ha dado finalmente todos los pasos necesarios para comenzar a cobrar a las empresas con actividad digital la llamada tasa Google. Paradójicamente, la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la orden ministerial que regula el modelo y las reglas de liquidación del flamante tributo coincidió el viernes con el arranque de la cumbre de líderes del G-7 que tiene por objeto impulsar un tipo mínimo de Sociedades global que sustituya a este y al resto de nuevos impuestos digitales.

Así lo implica el acuerdo ya sellado el pasado fin de semana por los ministros de Finanzas de las siete grandes economías mundiales (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido), a ratificar por sus presidentes en la cumbre de este fin de semana. Un paso crucial para defender su aceptación en el seno del G-20, en la cumbre de Venecia de comienzos de julio, y en el ámbito de toda la OCDE después.

El pacto, desatascado por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, busca fijar un gravamen mínimo del 15% para las multinacionales y facilitar el reparto de la tributación que efectúan donde tienen su sede entre aquellos territorios donde tienen actividad. A cambios, los países que han impulsado tasas digitales con dicho objetivo deberán retirarlas.

En el caso de España, la tasa Google lleva vigente desde mediados de enero, si bien la demora en su desarrollo reglamentario obligó a retrasar su recaudación. Finalmente, la Agencia Tributaria comenzará a cobrarla en el mes de julio, cuando las empresas sujetas al mismo deberán abonar de golpe la aportación correspondiente a los dos primeros trimestres de 2021.

El impuesto español sobre determinados servicios digitales, como se denomina oficialmente a la conocida como tasa Google, grava al 3% las operaciones de publicidad online, la intermediación digital o la venta de datos de usuarios que realicen compañías con una facturación de al menos 750 millones de euros en todo el mundo y de tres millones en España. Hacienda estima que recaudará 968 millones este año. Está por ver qué se ingresaría con el nuevo marco fiscal global, de pactarse, pero no se descarta que la cifra sea inferior.

De momento, el Observatorio Fiscal de la UE estima que España recibiría 700 millones con el tipo mínimo, si bien desde el Instituto de Economía de Barcelona (IEB) creen que la cifra podría crecer un 15% gracias al reparto de tributos por territorios.

Sin embargo, un informe de Euler Hermes y Allianz publicado el viernes, apuntaba a que la fijación del tipo mínimo convertiría a España en uno de los países más beneficiados, en cuanto a empuje de su potencial de crecimiento económico (0,77% adicional), solo superado por Polonia de entre la quincena de estados analizados. A su vez, Irlanda y Hungría serían los más castigados al partir de una baja fiscalidad.

A la espera de acontecimientos, la orden ministerial publicada en el BOE el viernes ratifica que la liquidación de la tasa Google será trimestral y que se efectuará en el mes siguiente al cierre de cada periodo a través del nuevo modelo de declaración 490, que solo podrá entregarse electrónicamente.

Dado que a cierre del primer trimestre el mecanismo seguía sin desarrollar, Hacienda impone que el pago correspondiente a los meses de enero a marzo se haga coincidiendo en plazo con el abono del tributo generado entre abril y junio. Así, las empresas sujetas al impuesto tendrán del 1 de julio al 2 de agosto de 2021 para presentar y liquidar la autoliquidación del primer y segundo trimestre del año, o entre el 1 y el 28 de julio en el que caso de que opten por saldar cuentas con el fisco mediante domiciliación bancaria.

A partir de ahí, la tributación correspondiente a los meses de julio a septiembre se hará en octubre y la del cuarto trimestre del año en el primer mes de 2022. A partir de ahí los pagos se harán cada abril, julio, octubre y enero mientras el impuesto esté vigente.

El BOE aclara que la regularización de autoliquidaciones presentadas a partir de importes provisionales de la base imponible deberá realizarse en un plazo máximo de cuatro años. Si para entonces no se está sujeto al impuesto se hará una autoliquidación complementaria.

La cumbre arranca con una llamada a evitar los errores de la Gran Recesión

En Cornualles. El Los líderes del G-7, el presidente de EE UU, Joe Biden; el de Francia; Emmanuel Macron; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el de Japón, Yoshihide Suga; Reino Unido, Boris Johnson; Italia, Mario Draghi; acompañados del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, se dan cita del viernes al domingo en Cornualles, al sur de Inglaterra, para retomar la agenda global tras la pandemia del Covid-19. La cumbre arrancó con un llamamiento a evitar los errores cometidos en la crisis financiera de 2008 y en la actual. “Necesitamos aprender de la pandemia, asegurarnos de que no repetimos algunos de los errores que sin duda hemos cometido en los últimos 18 meses”, expuso Johnson, que ejerce de anfitrión, instando a evitar también las fórmulas aplicadas en la Gran Recesión “cuando la recuperación no fue uniforme para toda la sociedad”. El premier británico aseguró que una vez que la vacunación ha permitido contener “la pandemia más penosa” vivida, es el momento de retomar reuniones presenciales para gestionar el fuerte rebote económico que se espera y las secuelas de desigualdad que quedan, recoge Efe.

Normas
Entra en El País para participar