INE

Gasolina, luz o turismo: lo que más subió o bajó de precio en mayo

El IPC escaló al 2,7% en tasa interanual, niveles desconocidos en cuatro años

Precios de los carburantes en una gasolinera de Madrid.
Precios de los carburantes en una gasolinera de Madrid. EFE

Confirmado. El índice de precios de consumo (IPC) escaló en mayo al 2,7%, cinco décimas más que en abril (2,2%), marcando la tasa interanual más elevada desde febrero de 2017, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). De hecho, no se alcanzaba un nivel tan alto desde febrero de 2017, cuando la inflación se situó en el 3%.

El IPC anual encadena así su quinta tasa positiva y se sitúa en niveles desconocidos desde hace cuatro años. El principal responsable del impulso de los precios fue el encarecimiento de la electricidad y los combustibles. Por contra, los servicios de alojamiento fueron los que más se abarataron.

Lo que más subió:

El INE achaca la escalada del IPC al aumento de precios de los combustibles, así como del gas y la electricidad, que se dispararon un 25,5% interanual mientras que hace un año los carburantes y la luz bajaban debido al confinamiento por la pandemia. De hecho, el coste de la electricidad se ha incrementado en un 15% desde que empezó el año, y un 40% respecto al mismo periodo de 2020.

También influyó en el alza del IPC, aunque en menor medida, el incremento de los precios de los automóviles (14%).

Igualmente, tiraron al alza de la inflación las bebidas no alcohólicas, con un incremento del 4,1% frente a hace un año, y el ocio y la cultura, cuyos precios subieron un 3,7% cuando el año pasado caían por las restricciones a la movilidad. Algunos costes asociados a la vivienda, como artículos textiles para el hogar y muebles y accesorios, experimentaron alzas de más del 2% frente al mismo mes de 2020. Los precios de vestido y calzado situaron su tasa interanual en el 1%.

Lo que más bajó:

Por su parte, lo que más se abarató fueron los servicios de alojamiento, cuyos precios se hundieron un 16,7%. Le siguen los equipos de telefonía y fax, con un descenso del 8%, y los paquetes turísticos, con una caída de casi el 5%.

El IPC de mayo se sitúa holgadamente por encima del objetivo del 2% de la zona euro. Este incremento de los precios obedece, no obstante, a factores que deberían ser transitorios como la subida de muchos bienes y servicios que cayeron con fuerza el año pasado por el estallido del Covid o el encarecimiento de materias primas, el petróleo, la electricidad, metales o productos agrícolas. Así, el Banco de España cree que la tensión inflacionista tendrá "carácter temporal".

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó dos décimas, hasta el 0,2%, con lo que se sitúa dos puntos y medio por debajo de la del IPC general. Es la mayor diferencia entre el índice general y la subyacente desde que se comenzó a publicar esta última, en agosto de 1986.

En tasa mensual (mayo sobre abril), el IPC subió un 0,5%, siete décimas menos que en abril y su tercera tasa positiva consecutiva. En el quinto mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) elevó su tasa interanual cuatro décimas, hasta el 2,4%, mientras que subió un 0,5% en tasa mensual.

Normas
Entra en El País para participar